enero 19, 2023

Los animales son las únicas musas, que sí existen.

enero 19, 2023
Cometa y Merengue en su idilio eterno...

El excéntrico y triste Gerard de Nerval, el más grande decadentista, se paseaba por París con una langosta atada como si fuera un caniche

Flannery O’Conner adoraba a un  papagayo

Lord Byron adoraba a su perro, lo quería a rabiar, pero cuando entró en el Trinity Collage de Cambridge, las ordenanzas orgánicas del centro le prohibieron que pudiese quedarse con él en su habitación. Su cerebro palpitó y aulló como si le hubiese mordido en una pata. Para vengarse, llevó a su habitación un joven oso pardo, ante el terror y estrépito de sus vecinos. Nada ponía de osos en las ordenanzas

Edith Wharton, para animar un poco su vida, casada con un inválido al que había que cuidar, se llenó de perros grandes para tener algo de ruído en casa y no vivir en silencio.

Julio Cortázar bautizó a su gato como Adorno, un gato «sucio y canalla» que encontró en las calles de Saignon, donde veraneaba. Adorno, por su parte, tenía un tic en el labio que le hacía escupir un poquito que llamó «hacer un Cortazar». 

Cuando se conocieron, Cortázar dijo «Adorno, ven aquí», y Adorno lo escupió un poquito.

Hemingway,  llegó a tener 50 gatos. Algunos tuvo que sacrificarlos por el bien de la colonia, según él, o por causas humanitarias. Cuando un camión atropelló a su adorada Willy, le puso un bol de leche y mientras bebía, le disparó por la espalda, el muy cobarde amante de los gatos.

La máxima «escribe sobre lo que sepas» hace que sea sencillo hablar de tu gato, tu pato o tu  perro. Los perros sobre todo para mi son  como sustitutivos de afecto y seguro es muy común.. Lo difícil es pasar la primera noche a sabiendas que está perdido afuera en un Enero especialmente gélido.  llamarle Cometa no es una buena idea de pronto si en el nombre llevará la penitencia esa de verle correr lejos como nunca habías imaginado.

No sé si siga  asustada hoy, absurdamente he recorrido varias calles quizá el miedo provocado por terceros no sea mayor que los que esté por vivir. 

hoy no tengo ningún consuelo, se que no se ha muerto pero es casi lo mismo...






9 solo lo soñaron:

Alfred dijo...

Se supone que siempre vuelven, ánimos.
Besos.

María dijo...

Aparecerá seguro!
No te angusties. A veces necesitan salir a explorar, pero volverá..
Intenta mantener la calma, ya verás como regresa.

A Hemingway tienes que perdonarlo, ya sabes que él mismo se descarrajó un escopetazo en la cabeza, así que a lo mejor de verdad esta era su manera de querer … si tuvo 50 gatos no tendía valor para dispararle de frente : (
Yo también tengo perros, bueno no… tuve hasta hace muy poco, mastines además, pero uno, el más joven liquidó al más mayor y aun estoy recuperándome del impacto… los animales tb ejercen la crueldad al mas alto nivel, no todo es paz y amor en la naturaleza, pero es cierto que la lealtad incondicional de un perro, su nobleza, su inteligencia son dificilísimo encontrarla en algunos humanos… ahora bien , mi querida Jo! ¿ cómo sustitutos del afecto? Un perro, como ningún humano, como nadie, puede ser sustituto de nada, menos del afecto… el afecto te lo da todo y todos, si se lo permites y tú lo quieres recibir…
Volverá…
Ánimo!

Un beso inmeenso!

PD
Cuando tengas ánimo ( di por aquí si apareció, por favor… yo pondré una luz ( mental) a ver si la ve y regresa a tu casa) cuéntame que es un molcajete... es que ni idea ; )

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Que bien dateada estás, de los escritores y su amor por los animales. Vaya Adorno, no el animal, sino el filósofo, y sus escupidas a los demás miembros de la escuela DE Francfort, Un abrazo. Carlos

artur dijo...

Supongo i deseo , que si no hay ningún percance, sabrà volver a tu lado.
Quantas curiosidades en torno a la relación de animales i humanos...me ha gustado leerlas !
Animo y un abrazo !!

Chaly Vera dijo...



Los perros al igual que uno
No nos agrada estar encerrados
Y siempre aprovechamos la primera oportunidad
Para salir a pataperrear

Y cansados de respirar libertad
Añoramos el encierro
Y el hueso que en casa nos espera

Jova dijo...

Uno siempre regresa a dónde fue feliz, así que tranquila. Te dejo un abrazo mientras tanto

Beauséant dijo...

Mis gatas a veces se escapan y tardan mucho en volver, es horrible pasear por el barrio mirando con temor a la carretera y las cunetas.. pero, supongo, que es el precio de la libertad.. Hoy voy a decirte que siempre vuelven y te juro que voy a intentar creer en ello...

recomenzar dijo...

yo prefiero a los humanos no me gusta caminar al perro y las vacunas están caras
un abrazo

Sergio dijo...

Ay, que ya sé que esta situación tiene difícil consuelo. He empatizado contigo sin tener esos animales(pero vivo rodeado de ellos por un amigo que trabaja en la perrera y al que visito y le hago de voluntario paseándolos también, los amo a todos). Relee las palabras de Beausant. Parecen muy alentadoras. Me han recordado que a ese amigo que también tiene gatera y además de perros, dos gatos por casa, se le escapa uno cada por tres(es muy astuto) y pasan días de agonía hasta que vuelve con el rabo entre las patas. Mucho ánimo desde aquí. Deseo leer tu post donde dices que tu querida mascota está de vuelta.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »


Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog