enero 04, 2014

Butaca de Espectador

enero 04, 2014


Casi siempre los primeros de enero o los 25 de diciembre solìa ir al cine, pero se me quitaron las ganas cuando de pronto,  las oleadas de gente sn quehacer y harta del recalentado acudían a complacer su gusto cinematográfico igualito que yo

Cada que vamos al cine o el teatro tomamos varias decisiones que pueden influir.  Elegir la compañía, nuestro estado de ànimo, saber la pelìcula o la obra que vamos a ver, decidir en taquilla si comeremos palomitas o el horario,  justo antes de pagar, revisas la marquesina o saber sobre el argumento o los  actores.    Pasar por el baño antes de entrar a la sala, apagar el mòvil, o tener la imperiosa costumbre de revisarlo (curiosidad o mania), a veces o casi siempre te condicionan de una u otra forma, el gusto del otro, las costumbres, o los traumas de los demàs cuando vas rumbo a la butaca...

Odio por ejemplo las peliculas musicales,  y a veces termino dormida por andar sucumbiendo a capricho de alguien, a veces solo soporto la òpera e instalarme dos horas a oir "berridos" pues de antemano sabes que hicieron un riguroso casting.
Nunca me he sentado hasta delante, si pasa eso es porque la sala està atascada y mientras no sea una historia èpica quiza los cascos del caballo o el culo de alguna princesa no los tendré en la plena jeta.

La verdad es que no busco emociones tan fuertes, al menos no en una butaca aunque parece me persiguen señoras con voz de pito, gordos con bolsas ruidosas o, gente con lombrices en la panza que patea el asiento atrás juntocon sus bebitos que no tuvieron a donde ir a dejarlos que los cuidaran.

Leyendo un artìculo, Hiromi Mizuki, dice que las personas que se sientan en medio de la sala, son las que suelen planificar su ida al cine, dan la importancia de apreciar el evento.  Los que optamos por la parte posterior (en los que me incluyo) es porque la persona busca sentirse segura en caso que suceda alguna "emergencia" ... Casi siempre pido la orilla será que soy fanàtica de los abismos...

Puede que acierte en algunas conclusiones, pero... yo siempre he pensado que uno a veces no elige o elige una butaca porque tenga que ver con tu donaire mercenario o tu timidez, a veces es el gusto, la circunstancia o hasta el dìa.

¿Ir sola? ese trauma aun no lo puedo superar, jamàs pagaré por ir a ver algo sola, aunque como soy de dramàtica ya tengo mi epitafio listo y justo muy had doc, solamente porque en ese sitio terminarè solita solita...

"Muriò feliz escribiendo sobre ella y siempre hubo a lado alguien de su butaca"...



11 solo lo soñaron:

Jo dijo...

siempre me toca que pateen, hablen y traduzcan, , lleven a el bebè chillòn o beban cerveza a lado mio y apesten todo :( incluyendo la pelìcula....

Soy pelìcula de humor negro regiòn 4

dukespeaks dijo...

El cine se ve mejor en el cine (maravillosa frase publicitaria, de esas que no te toman el pelo). Prefiero ir solo, como voy solo a correr o me siento a escribir (o leer). A veces salgo todo mareado, como me pasó con Gravity. Prefiero sentarme donde no haya gente, para evitar las molestias de los patanes y las cabronas. Por lo regular, no compro ni un refresco (a comer a su casa). Me gusta el equipo de sonido de las salas de ahora, aunque el precio me parece exagerado.

Elcaligrafista dijo...

En cambio a mi me gusta ir solo al cine. Pero no me gusta mucho el tumulto...eso si.

mi beso.

Sergio DS dijo...

Nunca he ido al cine solo, es más, ni siquiera he alquilado jamás en un videoclub (¿aún se llaman así?) una película para ver sin compañía.

El epitafio queda muuuuuuuuy lejos.

TORO SALVAJE dijo...

Dejé de ir al cine por culpa de la gente: hablan, mastican, tosen, se levantan, llegan tarde....

Por eso iba a sesiones matinales en las que como mucho éramos diez personas, pero claro.... al final cerraron.


Besos.

Miguelo dijo...

yo tampoco iria nunca solo al cine. de todas formas no soy mucho de ir al cine. prefiero verlas en casa. veo un trozo, paro la peli y me pongo con otra cosa, luego vuelvo a la peli...

vamos que me disperso rapido.

BEATRIZ dijo...

Es curioso pero me recordaste los años anteriores a esta vida conyugal, solía disfrutar de ir al cine sola, sobre todo porque yo no como mientras veo la película, no tengo al lado el ruidito crujiente de los nachos o el olor a mantequilla de las palomitas, ni siento que deba hacer algún comentario sobre lo que está ocurriendo en la pantalla. Ahora es diferente, ahora mi vida se parece más a la tuya, nunca elijo ir sola al cine. No lo pongo en balanza porque para mí ambas cosas han sido normales.
En realidad tu post me hace reír, y eso es bueno.
Te mando un abrazo de enero frío acá. Ojalá la rosca de reyes te traiga muchas sorpresas agradables.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tampoco me gustan las musicales, a excepción de The Wall o Blues Brothers.
He tenido que tolerar los que hacen ruidos comiendo y se les cae esos baldes llenos de productos masticables.
Y aunque parezca irreal, un par de veces se cortó la película, mucho 3D pero...

Amapola Azzul dijo...

No estás sola, Jo.
Un beso.

Charly Hell dijo...

El ir al cine siempre es una actividad maravillosa. Yo estoy aprendiendo a ir solo al cine. Pensé que nunca lo haría, pero hace poco lo probé y tampoco se está tan mal, no tienes a nadie que te moleste, ni te pregunte ni te incomode... es otra forma de ver cine.

Besos.

Pd. yo tampoco soporto los musicales.

Marite Alarcón dijo...

Me encanta el post! jaajaja yo a veces planifico qué veré. Eso depende si esperé la película por mucho tiempo, porque si solo hay ganas de ir al cine, vamos y en la boletería vemos qué película nos llama la atención y los horarios también importan. Odio ir muy tarde porque a veces me duermo, soy como un bebé, qué se puede hacer!

Quiero un epitafio así!!!!
Me ayudas???

Beso!

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog