abril 24, 2014

Hasta que la coma, los separe

abril 24, 2014

Hubo una vez que algo se cruzó por en medio de sujeto y predicado. Pareciera que las grandes parejas tienen crisis o lapsos y letargos, pinky y cerebro, timón y pumba, el gordo y el flaco y hasta las hermanitas reigual que desafinaron.

Sujeto y predicado no fueron excepción y entre que uno anda entre letras y grupos sintácticos de otros lares sucede.

Sujeto y predicado fueron presentados quien sabe cuando, pero fue un verano porque cada uno tenía tiempo seguro de andar en calzones por su casa, del tingo al tango de parranda sin tener que levantarse temprano y además rascarse cualquier parte del cuerpo ahi metidos en internet. Desde aquel momento que ya ni se acuerdan, su cariño ha crecido, tanto que puede ser que agoreros predijeran que estarían juntos en las duras o las maduras, como si fuera sagrada institución sin serlo.  Encajan tan bien que, si sus amigos los vieran a lado de cada uno tal vez dirían que son la parejita ideal o los pondrian de ejemplo pues sujeto que está en América y predicado en Europa han mantenido el lazo mucho tiempo. Predicado se ha ido enfadado un rato celoso y berrinchudillo y sujeto dejandolo con el corazón roto, pero predicado ha tenido sus razones, sujeto aun temiendo se uniera a un grupo adverbial con mala gramatica o conocer a una coma entrada en carnes no se olvidaron. 
Si hablamos de humanos y relaciones puede que el amor eterno no exista por eso lo coloco en ondas gramaticales y virtuales. Graben esta copla «sujeto y predicado no pueden ir separados por ninguna coma en la oración»
No puede haber divorcios ni separaciones porque no está bien visto.  A menos que para darle emoción al asunto y un continuaraá haya puntos suspensivos para reforzar algo

¡feliz cumpleaños!

3 solo lo soñaron

abril 21, 2014

Resurrección

abril 21, 2014

Cuando me enteré de la muerte de Gabriel García Marquez, era jueves santo en el que conocía sobre la costumbre de encender un cirio Pascual hasta el Domingo. Ursula, el personaje de su novela Cien Años de Soledad muere igual que el escritor ahora.
Después tuve una idea absurda, creer que este señor logró insertar el imaginario también en aquellos que aun no lo habían leído. Mientras caminaba entre el bullicio, el sincretismo religioso y el olor a incienso y manzanilla, queria imaginar que el gabo, como mucha gente le llamaba, había sido llamado por la flaca en jueves santo, justo para poder estar en la ultima cena del hijo de Dios.

Ese afán de lo mexicano,lo trágico y lo ridículamente absurdo, lo barroco hecho imaginación para apearnos de historias apocalípticas, no creo haya costado a los antiguos mexicas aceptar la religión que los españoles imponian, no es difícil pensar porque García Marquez en parte adoptó México para quedarse.  

En cierto modo dicen que siempre pensamos en las desgracias con cierto tejo optimista, la razón y la fe se combinan cuando se trata de pensar en el futuro porque toda catástrofe parece siempre superable.

Todo destino posee un significado y una razón de ser, igual que la finitud de la existencia. El gabo ahora Vivirá eternamente y de Coco mi gato tal vez me olvidaré un día.   

Muchas veces he visto flotar burbujas tornasoladas, justo esas que le gustaban a mi gato, cientos en las que mi imaginación pondría las mariposas amarillas de las que escribió García Marquez, mi realismo mágico abunda en pañales, tal vez pensar en ambos va a mantenerles vivos en el recuerdo sin necesidad de ver, encontrar, o sentir nada mas que a través de sus libros.

7 solo lo soñaron

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog