octubre 26, 2011

Nubarrones de Algodón Envenenado

octubre 26, 2011




Extrañas, misteriosas, desconcertantes. Uno las ve y le parece estar viendo otra cosa. Los misterios de la vida, el comportamiento humano en toda su complejidad, tan abstracto, difuso, colorido, variado según se vea. Según el horizonte.

Las nubes son como esos fantasmas de cosas que vuelven para alegrarnos o para atormentarnos.  nos rendimos ante aquella necesidad.  Hay quienes afirman que embellecen el cielo con su presencia, que disparan la poesía y recuerdan el vértigo del amor. Como en un paisaje de amplitudes enormes justo la percepción esa de los románticos donde el sentir humano debia representarse en inmensidades caoticas y naturales.

Ese afán o esa necedad de buscarles una forma, imaginar o sentirnos pequeños ante su presencia y maravilla  son como el reflejo de amores o amigos perdidos.  Las relaciones indefinibles, que tienen forma a algo que no es una nube, vistas de lejos casi no parecen tales.
siempre existen personajes exigiendo que se les necesite, cruelmente luego que se presente la ocasión avanzarán adelante a veces sin esperarte pero con esa constante comodidad de que tu estarás ahi.

Hay quien se niega a desempeñar el papel que ellos mismos se habían creado en el primer lugar.  

Algunas cosas puede parecer bonitas pero son como regalos envenenados. Es imposible no recordar esas cosas que se tuvieron, pero que de pronto ya ni tienen forma.  A tal punto puede llegar la confusión, que donde uno creyó que tuvo algo,  el otro vio martirio, donde uno construyó un posible, otro vio una roca impenetrable, donde uno vio belleza, el otro vio amenaza o miedo. Donde uno vió empatía el otro lo vió como fastidio.
De aqui en adelante quisiera no cimbrar futuros basándome en pasados donde el presente no fluya...  que se bien que aunque yo sea una insensata con el exceso de sinceridad, haya palabras que te regalan en reviro con tanto filo que te quedan clavadas como dagas.  Tal vez me las gané sin esforzarme nada por mi exceso de confianza guardando sentires en un frasco de cristal por querer conservar.

Me lo merezco por Etiquetar las cosas por anticipado y es que Si cierras el puño, tu mano siempre estará vacía.



4 solo lo soñaron:

Jo dijo...

A veces mejor el silencio para que decir lo que no tuvo piedad...

a donde quedan eso que uno le llama de algun modo porque así lo cree y alguien se las quita porque le parece insoportable la idea.
¿y los abrazos, y las sonrisas, y las palabras de "estima" ... todo se evapora...


toda era falsa cortesia
cortesía no es amistad

aina dijo...

Esta entrada no me apareció en las actualizaciones.

Suena a decepción, de ésas que tanto duelen. Dicen, chiquilla, que aquello que no nos mata nos hace más fuerte. Aunque yo no soy mucho de aprender de mis errores y tú, me parece a mí que tampoco. Quizás debamos concentrarnos en los recuerdos y en lo bien que nos lo hicieron pasar, aunque fuera una farsa.

Un beso.

basilio dijo...

Las nubes son como algodones gigantes que te hacen soñar y crear figuras imaginarias. La cabeza de un mono, un barco, etc.
Todo es admisible y de vez en cuando la imaginación es muy atrevida y aventuras a decir: "Mira, es la figura de un Sr. con barba" cuando la otra persona se hace interrogantes en la cabeza pensando que te has vuelto tonto de remate.
Es pecado soñar con los ojos abiertos de vez en cuando?
El escenario lo tienes en el cielo, solo te falta poner los actores y disfrutar de tu imaginación.

la MaLquEridA dijo...

Las nubes son de algodón y te las puedes comer sola, te saben mejor porque no tienes que convidar.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog