septiembre 19, 2013

Sólo en Película

septiembre 19, 2013



Llegas a la sala de espera, y entre un mundanal ruido observas a más de un galán estupendo. Piensas que si está en tu misma sala de espera, seguro abordará el mismo avión contigo. Enseguida podría uno armarse fantasías y preguntas.

si me pongo a fantasear un poco más ahora mismo, me tiro de el avión. te besará y sin duda sabrás que tiene aliento de menta fresca, labios suaves e irresistibles y en un pis pas se enfilarán al baño del avión a cumplir su cándida fantasía, Para cerrar con broche de oro traes puesto un vestido muy conveniente pues a ultima hora te decidiste dejar de lado esos pantalones que quedaron colgados en el clóset.

De adolescente disfruté en el cine peliculas cursilonas y sabrosas sobre mujeres que se topaban al amor de su vida en un avión. Conforme han pasado los años, la idea de un romance nacido en el aire fue tomando matices cada vez mas sofisticados e incluso fantasiosos. ciertamente atrás han quedado esos años en que imaginaba que algo sensacional podria sucederme en un avión con un desconocido de voz masculina y ojos matadores.

Antes viajaba por lo menos una vez al mes, y en mis muy personales estadísticas, más que con el gemelo de Robert Redford, me he topado con una serie de imitadores de mauricio Garcés, que sentados en primera clase, de inmediato te miran como a punto de decir, "arrooooooz!" Dos ocasiones me deshice de dos distintos
Hace no mas de dos díass mi compañero de asiento se sentía Richard Gere. Se sabía y se sentía guapo, pero a veces esos hombres aunque sean atractivos, les urge que inmediatamente lo notes, accidentalmente le vi brillar un diente mientras sonreia como buen guasón y con aire y mirada oblicua se acomodó placidamente quitando el brazo que divide el asiento.

Ahora mismo me falta el efecto especial de humo que deja el correcaminos, pero a veces hay que emprender la graciosa huida...

El guapo que vislumbré en la sala de espera se quedó casi en las ultimas filas, hicimos contacto visual antes de abordar, cuando me cambié de asiento me fijé en su cabello castaño claro ensortijado y de nuevo nos miramos, me regaló su sonrisa blaquisima que no le cubria toda la barba, a lo mucho tendria unos treinta y tantos. La realidad es que solo me quedó saborearme el beso imaginario. Justo se sentó al lado de una señora con mas cirugías que Elizabeth Taylor y yo claro, en un asiento filas atrás junto a un cincuentón, cruza de Fox y Don Francisco

el amor en el aire, solo es una película. El amor no golpea las puertas del cielo ni las escotillas. La salida del avión  es lo que interrumpe el romance. Al estar sentados uno no observa las cosas de manera realista, al salir se recobra el sentido común. 



8 solo lo soñaron:

Jo dijo...


Uno de los romances mas inverosímiles en la historia del cine lo vi hace muchos años entre un tipo manejando una avioneta y una chica conduciendo en una solitaria carretera de arizona. El se acerca y la sigue amenazando con aterrizar encima y le avienta una prenda.... Yo he llegado a la conclusión que los aviones no son el mejor sitio o al menos el menos indicado para iniciar un romance. Aún cuando antes de abordar te mires al espejo y te des cuenta que traes un look de diosa arrebatadora que nadie podria resistir en esos momento

Juanjo dijo...

Si? pero como se te queda el cuerpo despues de un vuelo de 11 horas? seguro que no para muchas conquistas
Aun asi tus fantasias aeronauticas me han encantado...quizas algun dia coincidamos en un vuelo
Besazos guapa

Aiodi G. dijo...

Yo todavía soy una pobre adolescente con hormonas al 100% y a cada chico guapo que veo, chico que me imagino un romance. Es una maldita locura. Y la vida no es una peli... Eso significa que no se te acercan como caballeros, ni te sorprenden con un diálogo estudiado y cuidado. Que va. Y menos en los aviones..

Siempre nos quedaran los intercambios de miradas y el gran misterio de su significado!

Mua:)

Sylvia dijo...

Soñar con un romance de película siempre es una tentación... avión, tren, supermercado... jajaja
En fin, yo prefiero no pensar en estas cosas que cuesta abrir los ojos
Besos ;)

[.Λzul melancolia.] dijo...

.P.a.r.e.t.e.s.i.s.

(I just came to say goodbye... I wish you all the best: health, joy, loye and (so much) more...

Take care of yourself Jo...

thanks 4 everything)

Darío dijo...

No sé qué seríamos sin películas... hagamos una película en nuestra cabecita... Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Es que las películas son viajes de imposibles. Creo que podemos vivir realidades alternas sin problemas. El tema está cuando hay que regresar a la realidad "real".

A ver si ponemos un poco de fantasía a nuestros días.

Te quiero sis!

Carlos dijo...

Yo he volado mucho con destinos largos y la verdad solo pensaba en dormir con unos cuantos cubatas para que pasan pronto las horas.
Las fantasías ni pasaron nunca por mi mente
Un abrazo

Carlos

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog