agosto 24, 2012

Del Plato al Paladar

agosto 24, 2012

Un pérsimo maduro, muy ligeramente congelado. La pulpa se escarcha un poco y se deshace en la boca, eliminando el resabio amargo que suele tener a temperatura ambiente. Sorprendente. Buffet de desayuno del W en Seoul, Corea.

Tartare de carne de res, en el sótano gourmet de Galerías Lafayette, en París. La vaca, casi viva en el mostrador. La pimienta molida al momento, la mostaza de Dijon, las alcaparras y el echalote trabajan en equipo para darle un masaje a las papilas gustativas. Hecho comme il faut.

Huachinango a la veracruzana, estupendo en jitomate, aceitunas, alcaparras, cebolla, en la Posada Doña Lala, Tlacotalpan, Veracruz.

Garnachas de carne aderezadas por encima con salsa picante, col rebanado fino en vinagre de piña. Istmo de tehuantepec, Oaxaca México casa de mi Abuela

Pie caliente de carne molida copeteado con puré de papas, chícharos y gravy, en un puesto callejero de un quay de Sydney, Australia. Es mejor a las tres de la mañana.

Torta estilo europeo de jamón serrano y queso gruyere en pan plano, o de prosciutto con arúgula y parmigiano reggiano rasurado en pan ciabbatta, acompañandos con un vino BYO y seguidos por trozo de hogaza con mascarpone italiano y miel de abeja. Se comen de pie, en La Jersey, mercado de San Juan, DF. Posiblemente los mejores quesos de México.

Rodaballo escalfado, servido con un aceite de oliva de primera calidad en frío y almendras fileteadas y tostadas. Una creación. El Botafumeiro, Barcelona.

Pulpa natural de guanábana, o de chilacayota, mezclada en vaso largo con jarabe, mucho hielo y agua de la jarra de barro. Aguas de Casilda, mercado de Oaxaca. No hay otras.

Sandwich de vegetales a la parrilla y mozzarella en pan de centeno ligeramente tostado, servido en el sótano de juegos del hotel Blanket Bay, Queenstown, Nueva Zelanda.

Taco campechano de costilla, chicharrón y cueritos en tortilla recién hecha, con salsa especial y agua de horchata. Los Panchos, DF.

Chileatole verde, deliciosamente picoso y espeso, y pambacito de jamón, suave y elástico, harinoso, con Doña Tere, en Orizaba.

Cangrejo gigante en salsa picante de ajo, impresionante, precedido por un Singapore Sling, en el Hotel Raffles, Singapur.

Caldo largo de robalo, en cazuela de barro, con un toque de limón y salsa de habanero. Inmejorable. Salina Cruz, Oaxaca.

Sandwich de pastrami caliente, recién rebanado, en pan rancio de rye con mostaza de Dijon y pepinos agrios. Importante comerlo entre las dos y las cinco de la mañana, es su mejor momento. Katz Deli, Nueva York.
Salmorejo en Valencia
Media docena de ostras al natural con botella miniatura de vodka, limón, salsa Tabasco y horseradish. Se pone la ostra en un caballito, se le agrega un shot de vodka y los condimentos y se toma de un golpe. Notable. Después de las tres de la tarde, a mitad de precio. Old Capitol, Washington, DC.

Langosta recién pescada, a la plancha, con frijoles negros del sartén y tortillas de comal. Rosarito, Baja California.

Sashimi de hamachi, entregado con una reverencia, a las 5 de la mañana en el mercado de pescado de Tokio.

Chiles en nogada. Perfectos. Uno poblano, otro ancho. El chile picante, el relleno dulce, la nogada generosa. Peña de Bernal, Querétaro.

Rib eye steak kobe de medio kilo, término rojo. La res como debe ser. Parece caro: lo es. Bones steakhouse, Atlanta, GA.
Cebiche peruano en el restaurante Mare Nostrum, en Panamá,
antecedido por un pisco sour y leche de tigre.

Tacos de pastor en El Huequito, en Ayuntamiento entre Buen Tono y Aranda, Centro Histórico, DF.

Orejas crujientes, dulces, exquisitas, en la patisserie de la representación francesa en Epcot Center, Orlando, FL.

Clam chowder servido en una campesina de pan ahuecada. El vino blanco y las almejas ligadas a la perfección con la base de bechamel, cebolla y papa logran suavidad y fuerza en el mismo bocado. Fulton market, Boston.

Prosciutto di Parma servido con melone jugoso, maduro, dulce, uniforme, frío. Es la razón por la cual se sirve melón con el jamón serrano. I Latini, Florencia.

Tlayudas con asiento, frijolitos, queso fresco, dos salsas, guacamole y cecina enchilada al carbón, de noche, afuera del mercado de Oaxaca. Como hay que esperar, se recomienda mientras tanto atravesarse por un mezal de pechuga a La Casa del Mezcal.

Locos al mayo: abulón fresquísimo con mayonesa casera, en el mercado de mariscos de Santiago de Chile. Después, pasa una señora con una canasta llena de alfajores caseros envueltos a mano en papel de china. Ayayay.

Mshabshle. Capas finas de masa de trigo y requesón alternadas con nata y miel de flor de azahar. Ouf. Plaza de Ehden, Líbano.

Aguachile de camarón con tostadas untadas de mayonesa. ¿Y fresco? ¡De puerto de mar! El Cuchupetas, Villa Unión, Sinaloa.

Pimiento del piquillo relleno de morcilla de cebolla, montado en pan. Glorioso. Madrid en la calle de relatores

 Bar de tapas a un lado de la catedral, San Sebastián, España.

Gaspacho: coctel de frutas con cebolla, chile verde, chile piquín, queso rallado, jugo de naranja y salsa Valentina. Espectacular. Gaspachos del Boulevard, Morelia.

Langostinos enchipotlados, caldosos, en plato de barro. Después de probar el primero no hay retorno. Mariscos El Puente II, Jalcomulco, Veracruz.

Miel de maple natural, vertida caliente en forma de tira sobre nieve natural, al aire libre. La nieve la enfría y solidifica y después se enrolla la tira con un abatelenguas, creando una paleta sorprendente y mágica. Mont Tremblant, Canadá.
Fideuá el que hacía mi Papá

Huachinango a la talla, con el sabor delicioso del carbón y la acidez de la mayonesa picante, frijoles negros y tortillas recién hechas. Tino's, Puerto Vallarta.

Y este sábado, un nigiri de toro, con sake helado y té verde, como clímax de una cena cercana a lo perfecto, elegida y servida por el itamae en la barra del Tori-tori, Polanco, DF.

Si me dieran a elegir no sabría
Se puede vivir pero no sin el sabor de la comida. La única que nunca me gustó fue la Sueca :s


¿cuál es su más memorable manjar, comida o tentempié a lo largo de su vida?

6 solo lo soñaron:

adam tate dijo...

He estado en casi todas esas localizaciones, casi porque me faltan Mejico (no tengo perdon) y Libano.

Creo que solo he comido en dos. (en Bostón no estoy seguro, sería el tercero).

Todos los que visite, grandes destinos para viajar. Comer de lujo amplía los goces del viajero.

He estado en Arzak, Berasategui y el Bulli.
Pero mis mejores comidas las han marcado -siempre- las personas que comían conmigo.

Marite Alarcón dijo...

Por Dios!!! Me ha dado un hambre VORAZ! Qué rico todo lo que dices!!! Quiero aprender a preparar miel de maple casera!!! Y ese Mshabshle me llamó mucho la atención. La verdad, TODO me llamó la atención!

HAMBRE!!! y yo, a dieta!!! nooooooooooooooooooooooooo

Juanjo dijo...

Pero tu que quieres...que se nos caiga la baba?
He tenido experiencias culinarias muy intensas: Ahora mismo en Peru estoy disfrutando de algunas de ellas como el ceviche o un buen chifa,pero tambien en España he saboreado arroces estupendos
Besazos guapa

Yosoy Xhabyra dijo...

bah! habia dejado un comentario respecto a los "diarios gastronomicos" que vi en el catalogo moleskine, pero al parecer la lentitud de la red de "la chamba" impidio su publicacion y se perdio en el limbo de los comentarios.

en fin.

Xhaludos Jo.

tnf25 dijo...

se me antojo TODO!!!

Yosoy Xhabyra dijo...

esta entrada tuya me inspiro para hacer la "Mente de Papel 017".

Xhaludos Jo

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog