diciembre 04, 2011

Puros Cuentos

diciembre 04, 2011
Tanto los mitos como los cuentos de hadas  responden a las eternas preguntas ¿cómo es el mundo en realidad?, ¿como debo vivir en el?  ¿quién soy yo?
Los mitos dan respuestas concretas y los cuentos de hadas  indicaciones.  Casi siempre vi alguna moraleja o solución en ellos pero nunca muy explícitas.  Al final creo que siempre uno necesita de magia mientras te revelen algo de la vida y de la propia naturaleza del mundo real aunque por fuerza estén mas cerca a lo fantástico.

Cuando el Príncipe se lleva a Blanca nieves, inmóvil en su ataúd, ella por casualidad tose y expulsa el trozo de manzana venenosa adherido a su garganta y recobra la vida. Sabemos que Blanca nieves se sintió atraída por el que le devolvió la vida deliberadamente en instantes



Fotografías de Annie Leibovitz
de la serie Walt Disney Dreams


Anne Hathaway
Las vejaciones de cenicienta terminan en el instante en que la zapatilla se ajusta a su diminuto pie. Desconozco si cenicienta estaba enamorada, aunque podamos sacar conclusiones del hecho que acuda a un baile conozca al principe y este quede prendado por quien sabe que casualidad.

Scarlett Johansson
En todas estas historias y  en muchas, el libertador demuestra, de alguna manera el amor que siente por su futura esposa. Por el contrario, nada sabemos acerca de los sentimientos de las heroínas.


Zac Efron y Vanessa Hudgens

La Princesa Aurora o la Bella Durmiente despierta cuando su amante la besa.  Experimenta o por lo menos acertamos a decir que "simpatiza" con el hombre que la libera del hechizo.   Uno asume que las princesas están enamoradas pero nunca lo mencionan... ¿será que los mismos cuentos conceden el poco crédito a los enamoramientos "repentinos"?
Los libertadores se enamoran de ellas debido a su extraordinaria belleza, simbolo de perfección y después tienden a pasar a la acción. Demostrar que son dignos de la mujer que  aman cosa muy distinta de lo que las heroínas deben hacer: Aceptar pasivamente que alguien las ame.

 En todas las historias indica que enamorarse es algo que pasa aunque el estar enamorado exige mucho mas porque esos cuentos de hadas no muestran los progresos involucrados en el amor por alguien, ni acerca de lo que implica el compromiso de "estar enamorado"
Al final los heroes o heroínas tienen que pasar por un camino lleno de dificultades si se desea alcanzar la propia y firme identidad y llegar a una integridad total: pero es acaso necesario sufrir graves peligros, penas y después salir victorioso en ello para ser dignos de ser amados?¿

No se, pero por muy agradable que sea eso de ser amado, ni siquiera el cariño de un príncipe garantiza la felicidad plena al final,  la auto realización si nos vamos a ver egoístas es desarrollarnos individualmente en y a través del amor y es que muchas veces sin ser ellos principes y nosotras princesas, el osado caballero huye como si su osadía por la conquista lograda le posibilitara el triunfo de batallas y  luchas contra dragones, gigantes o mostruos terribles junto a hechiceros pero no en el amor.

Tal vez algunos cuentos tengan que mostrarnos el brusco enfrentamiento ante la vida parada en una realidad aunque si bien es cierto creo que sería estúpido prohibir leer cuentos o no dejar que las generaciones de niños crean momentaneamente en ellos, pues nos inculcan un crecimiento interior, ensoñación y alguna lección.
Creo que los cuentos de hadas tienen importantes rasgos similares a cuando soñamos de niños, aunque bien claramente los aventajan. La ventaja radica en que a diferencia de nuestras fantasías individuales,  tienen una estructura consistente, con un principio bien definido  y un argumento que avanza  hacia una solución satisfactoria y sea cual sea el contenido del cuento no se necesita guardar sentimientos sobre lo que ocurre ni sublimar o justificar razones y mucho menos sentirse culpable por identificarse o por disfrutar algo con respecto a esas historias.

Seguro nos brindan cierta significación acorde a el momento o la necesidad que se vive y tiene ademas de toda la herencia cultural ese sabor o gusto por el que acudes o vuelves a ellos sin mencionar esa vaguedad con lo que siempre comienzan no solo para imaginar , sino para transportarnos a los lugares mas remotos, mágicos, lejanos o distantes de los que describen, inyectar a nuestra mente a través de un viaje maravilloso para devolvernos a la realidad de una manera aunque sea mas reconfortante.

y aunque jugue en tiempos pasados imaginando, Hoy para mi al final lo mas importante es querer de verdad a estar esperanzada a ser despertada o escogida por un Principe encantador... y bueno,  para no hacerles el cuento largo. . .  A mi no me entusiasma Blanca nieves, ni la Bella Durmiente ni Cenicienta.

Yo amo  La Bella y la Bestia y tengo mis razones. (seguramente Freud diría que psicológicas)


12 solo lo soñaron:

Jo dijo...

Yo disto mucho de ser princesa pero no es malo soñar en estos tiempos tan vacuos por mucho lo mas parecido a un principe será algo asi como un shrek ... yo tengo razones poderosas aún para creer sobre lo que puede uno ser capaz pisando tierra firme y real pero con una pizca de fantasia. Mientras sepamos separarlas bien y no satanizar un cuento de hadas aunque la publicidad, el mercadishing o la televisión se empeñen en distorsionar sus propias bondades.
y haya feministas (por cierto todas bien feas) tratando de emular en plan amargado que no hay que soñar

ѕocιaѕ dijo...

Que buen post, me gustaron mucho los puntos que tocaste, cuando leí el libro sentí eso que relatas sobre el amor repentino, el que finalmente ellos parecen elegirlas por la belleza y ellas? en qué momento tuvieron la posibilidad de elegir? o sea que si el que luchaba contra el dragón no fuera un príncipe ni guapo ni demás a la princesa le tocaba aceptarlo tal cual?

Y claro, se van cubriendo necesidades y patrones que se viven en la actualidad en la que casualmente surge una princesa con un rol cada vez más alejado de la dependencia y con mayor libertad.

Saludos y como dices no es malo soñar siempre y cuando los pies no vuelen tan alto del suelo y la realidad que tenemos.

Sergio dijo...

Lo mejor de los cuentos de príncipes y princesas es la recreación fotográfica que ha hecho Leibovitz, por lo demás, flaco favor han causado esas historias, y más en las niñas, mostrando una realidad tan falsa como decepcionante al descubrir la "verdad". Hay más sapos que príncipes y defendiendo ideas la armadura no brilla sino que se abolla y desmerece.

Con permiso, mi opción musical de la Bella y la Bestia...
http://superehore.blogspot.com/2011/05/la-bella-y-la-bestia.html
;)

Marité dijo...

Me encantó, como siempre. Pero sí, cada una tiene sus preferencias y si los cuentos de hadas con príncipes azules no son nuestro estilo por ser, como tú misma lo dices, "puro cuento", tendremos otros preferidos no?
Un besote!

la mis dijo...

No sé cómo, pero recordé cuando mamá decía: Tú estás para escoger, y no para que te escojan. La posibilidad de ser una quien elija a quién amar y que el sentimiento del otro sea recíproco es esta quimera que se vuelve en tu mundo, realidad. La perfección no existe... ni siquiera en cuentos.

[.saиđяîиε.t.] dijo...

Es que los cuentos son cuentos... y aunque pareciera ser tan obvio, la mayoría de la gente lo ignora o lo pasa por alto... A mi me parece muy aburrida una relación asi de platónica o de perfecta... Al menos Bella tuvo chance de conocer a "su" Bestia y al final ella tomo una decisión.... =)

Muy interesante el post... (pulgar arriba... jejeje)

LAGARTO dijo...

puro cuento , buen post sin duda aunque creo que los custos que superan la realidad no existen y no todo en esta vida es cuento de hadas.

moderato_Dos_josef dijo...

Nunca había reflexionado tan a fondo, como tú lo haces en el post, sobre los cuentos y le mensaje implícito que conllevan. Pero una cosa me llama siempre la atención en los cuentos de príncipes y princesas; su superficialidad.
Excelente este post.

Un abrazo.

marichuy dijo...

La Bella y la Bestia o Rapunzel. Esos me gustan.
(Y la vieja película de Cocteau, "La Belle et la Bête", es una buena versión)

raindrop dijo...

Las princesas de los cuentos hacen lo que se espera de ellas: dejarse amar. Un narrador, a esto lo llamará amar al príncipe de turno.
Y luego, añadirá la frase: "fueron felices y comieron perdices", para resumir años y años de dicha conyugal.
No sé qué sucede, pero después de la conquista hay mucha felicidad pero nada digno de ser narrado. Sospechoso, cuando menos.

Los cuentos se les cuentan a los niños en su tierna infancia.
¿Qué amor conocen ellos en esos momentos? El amor paterno-filial, nada más (con los hermanos están a la greña en interminables disputas llenas de celos). Y ese es el amor que trasladan a los cuentos.
Eso explica muchas cosas, ¿no?
^^

un beso

raindrop dijo...

Por cierto, comprendo que te guste La Bella y la Bestia: ahí sí que se ve un proceso de enamoramiento.
Es un relato encantador.

basilio dijo...

Todos los cuentos tienen una pizca de magia o fantasia, con el objetivo de enamor a la más guapa. Pero a veces la realidad no se corresponde con lo que vemos o nos cuentan los cuentos.
Por otra parte y poniéndo los pies en la tierra hay que saber que cada uno sabe las posibilidades de que dispone para enamorar a un hombre o mujer (no tiene que ser principe o princesa)
Poseemos una parte bella por lo menos en nuestro cuerpo o mente; bien sea en los ojos, en la sonrisa, en las manos, nuestra mirada, nuestra forma de hablar.
No todo es feo, y todo ello sumado a una mente bien amueblada...
Yo firmaria desde ahora mismo por esos ingredientes.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog