marzo 26, 2011

Paradero sin Sombra

marzo 26, 2011
Afuera el sol quema tanto que ahora que recuerdo a veces cuando  llueve, no quisiera que escampara.  Por inconforme...

Me quiero acurrucar en mi cama y no pensar, no importa si estoy sola, me abrazaré a  mi almohada fria mientras sienta mis mejillas contra la tela. Quiero llegar

La parada de bus en la tarde me inundó de pensamientos.  Éramos muchos bajo el techo huyendo del incandescente sol, sin ningún ánimo mas que el de añorar resguardarse si hubiera habido ánimo suficiente ese sol seguro nos provocaba reir o por lo menos hacer gestos....  a veces lo que es mas seguro es que sientes por dentro una tempestad mas por las hormonas que por el clima,  los que estábamos en la periferia aguantábamos un poco más de un viento muy frío y lo único que padecimos fue de gotas de sudor. 

las miradas de los extraños, de las niñas sostenidas de la mano de su papá, los chicos con su sonrisa de libertad estrenada de un viernes, las parejas, los obreros, las abuelas con un bolso de pan o tejido colorado.
Los de más al centro, quizá estaban más tibios al calor de los cuerpos más cercanos, chascones como si resguardados por un muro de personas paradójicamente pudieran protegerse de la luz y hacernos sombra.   Las gotas de llluvia golpean y retengo para que no se desborden de pronto por las ventanas de mis ojos la mirada de un extraño se asoma como inquisitivo.  Tengo que disimular porque ahora mismo estoy rodeada y mi sociabilidad no la traje conmigo.   
Recuerdo la parada de bus en la tarde, no porque me haya molestado tanto el tiempo climático extremoso derritiéndose contra nosotros, sino porque por esta vez todos de pie, todos juntos, éramos tantos,  y apuesto que unos cuántos  esperando lo mismo.



11 solo lo soñaron:

Jo dijo...

Sufro de tendencias melancólicas, me gusta quejarme y criticar la marcha del mundo, a algunas cosas de la vida supongo que toma tiempo darles el golpe aunque ya rebases los treinta

Dean dijo...

Son señales inequívocas de que estás viva.
Un saludo.

Mr. Hyde dijo...

La melancólia es buena porque significa que te han pasado muchas cosas buenas, es saludable estarlo de vez en cuando, solo no hay que dejar que nos supere. Sonrisas

marichuy dijo...

Ay querida, no sé cómo puedes ponerte melancólica con este maldito sol. Qué bien por ti. (claro, con este Blunt ni cómo saltar de dicha :P)

La melancolía es lo mejor para combatir los rayos de este sol asesino.

PS No había comentado estos días porque me salía un anuncio de que tu blog era sólo para invitados.

ѕocιaѕ dijo...

Ha de ser normal, mientras unos se ponen melancolicos con el frio, por qué no hacerlo en estos días soleados en los que de plano no quisiéras estar allá afuera sintiéndo la presencia del sol golpear tan fuerte que sientes que no puedes respirar frescura. El ver a más gente con las mismas carateristicas solo es señal de que sin duda tenemos tanto en común, y al mismo tiempo anhelamos un lugarcito sobreado donde escondernos.

chOcolAte sEnXuAl dijo...

como le haces Jo?

cuando el sol esta asi de latoso yo no logro pensar en nada... mas que en maldiciones hacia la madre naturaleza

El hombre del traje gris dijo...

insistooo es mejor la epoca de frío ... pero nooooo...

basilio dijo...

Cambio frio por sol. Aqui tenemos 12º y todavia aunque la Primavera nos ha obsequiado con las flores de los almendros tambien nos ha prohibido quitarnos la ropa de abrigo. Pongamos que hablo de Madrid.

Jahi´id Cussin dijo...

La melancolía, mi bella Jo, es la muestra de que no solo vives, sino de tu sensibilidad ante un mundo que mas que hostil, es indiferente. Terrible indiferencia, mil veces preferiría volver al estado natural de Hobbes y tener miedo de no ser mas el alfa natural (animal) a vivir en esta sociedad y temer no ser un alfa social, a mediar con esta soledad acompañada en la que tan comúnmente nos movemos.

Zereth dijo...

No hay mejor sentimiento de que eres parte de todos que en una parada de autobús.

Hace muchos años, trataba de contener las lágrimas, mientras en mi bolsillo solo traía fragmentos del corazón que me acaba de partir, yo solita. Hasta que una señora me preguntó por la ruta del camión y me ví dando las instrucciones... esto era, una más del peladaje, que había perdido mi trono y mi cetro mientras me confundía alegremente entre todos esperando un camión de la ruta 23, bajo el sol.

Besos

la MaLquEridA dijo...

Yo no amo el sol, soy melancólica por naturaleza. Quiero los días grises y lluviosos. Amo ver la lluvia desde la ventana. Amo el cielo anegado de nubes negras de tormenta.

Melancólica de nacimiento las risas y la gente no son para mi.


Un abrazo chillona como otra que conozco.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog