febrero 18, 2008

El Tigre y el Dragón

febrero 18, 2008

“me aparto de la realidad para hablar de la realidad” G. Samperio


Cierro los ojos para dormir, un domingo cualquiera, acostada boca arriba y entonces lo siento, Abro los ojos y lo veo. ... abro los ojos y sigues ahi. Aunque haya vuelto a la normalidad en pleno lunes.

Sentado en mi pecho hay un pequeño dragón. Tiene la mirada tierna y lujuriosa. Su piel es suave como la de una serpiente, al suspirar, y se que lo hace con frecuencia, dos llamitas le asoman por las narices, mientras mi pecho ronronea y de súbito saco las garras como si fuera un gato.

Si me muevo agita las alas para no perder el equilibrio. Decido quitarmelo de encima pero se defiende del zarpazo suave, abre el hocico y me muestra los colmillos. me gustaria clavarle las garras, mientras resopla entre fumarolas


Cuando se descuida con un esfuerzo ímprobo logro encerrarlo en un cofrecito de hojalata.

Rapidamente coloco encima un girasol que debería como es evidente, calmarlo de inmediato, pero parece que el efecto tarda, me apresuro a encerrar esa primera caja en una segunda, igualmente de hojalata, que también protejo con una flor, y un momento despues los dos cofres van a parar a un tercero que en cuya tapa coloco una tercera flor.

Vuelvo a dormitar
Cierro los ojos pero no puedo dormir.


Abro los ojos, veo en un rincón el tercer cofre de hojalata, protegido por su flor, donde se que está guardado el segundo, que encierra al primero, cada uno con sus respectivas flores, que guarda al dragón. Extraño el peso de la criatura, tengo que confesarlo., extraño su mirada lúbrica, su mirada dulce y tierna mientras con garras fuertes resguardo los suspiros que me quedan.

Me pongo de pie. y quiero ir a liberarlo. Más alla de mis ojos, de mis cinco sentidos, necesito estar despierta para empezar a ver como es la realidad, no existe nada aqui de lo que quiero cerca ... (mientras escribo) creo que esta distancia ... me acrecenta mas lo sensible que luego ando (mas de lo normal) y extraño las cosas mas simples que yo sola puedo imaginar, tu no estás aqui mientras escribo, pero a veces de tanto que te veo , se me nublan los ojos, sin embargo se que estás presente porque ocupas el lugar de mis palabras y de mis pensamientos, y nada encuentro en mi para decirte, sino las pocas cosas mias, quiza las ya demasiado conocidas, las sabidas por ti a medias.

. ahora que estás lejos debo reconocer mi alcohólico caso, hoy he bebido todo el resto de mitad de los recuerdos, de esa botella de vino tinto que quedaba en mi heladera, creo que tengo como media hora ya...hace mucho que estoy sola contemplando el reloj y una pálida sombra en el espejo.

Quiero verte, tocarte; de este lado la ciudad lanza señales indescifrables, si , el tiempo aca tambien esta algo loco ; aqui el asfalto, las calles: no las comparo con ninguna fastuosa ciudad, creo que ya me llego la cruda emocional de saber que estas lejos y el teléfono hace más grandes las distancias en vez de acortarlas y es frustrante no poder concretar un numero que me lleve a ti.
A veces durmiendo procuro imaginarte y miro, mentiria si te dijera que lo hago siempre... pero no sabes cuantas veces lo he hecho y siempre tengo fragmentadas imagenes tuyas, que parcial y sin forma a veces medianamente puedo soñar. creo que desde hace tiempo eres quien veo también cuando estoy despierta, pero no basta abrir los ojos, es preciso despertar y despertar más y más y más arriba para poder sentirte, más aún para poder alcanzarte. Yo no quiero dormir solo para soñar, quiero aprender a despertar del todo.
A mirar lo que nadie, en ningún tiempo, mirar en ti lo que nadie ha podido. Lo que eres tu. Lo solamente tuyo, lo que vive detrás y por encima de tu corteza clara

Enviar un S.O.S. en pleno domingo no debería ser un acto deleznable, pero es que estoy extrañando todo, ese pequeño dragón es lo unico que me salva , es el unico que tiene el poder ahora para llevarme a ti porque apuesto que tiene tu mirada.


Hoy el recuerdo inhunda todo, aunque haya vuelto a la normalidad en pleno lunes, creo que por hoy voy a dejarte salir de ese cofre y yo voy a salir de esta jaula lo mas pronto posible.


8 solo lo soñaron:

Anónimo dijo...

un lunes nublado no hace mucha diferencia de un domingo de bajón

Fernando dijo...

Que daria yo por ser ese dragon intoxicado de lujuria al que hay que encarcelar bajo tres cajas de hojalata, pues unos pechos han encendido sus pasiones y lo han llevado a la locura!

Anónimo dijo...

muero de curiosidad por saber quien es el dragón.

Anónimo dijo...

el dragón es ese obscuro objeto de deseo?

Bob dijo...

Los domingos son complicados. Afortunadamente el América perdió en sábado, así que mi domingo no resintió tanto el catorce de febrero. Me acuerdo cuando llevaba esa camiseta en la prepa que suscitaba tantos comentarios aprobatorios. La tiré.
(¿de qué diablos estoy hablando?)

Saludos!!!

Señor Oscuro dijo...

Los domingos los odio, me suelen deprimir bastante la verdad. Los lunes son horribles, pero en mi caso la rutina me ayuda en muchas cosas, pero es q los domingos, si no quedo con nadie, me veo solo en casa...

Besos!!! Y espero que el bajon se te pase pronto :)

Defeña salerosa dijo...

Ánimo Jolie, los bajones son transitorios. Leo post provocativos y me mareo. Pero es un mareo buena onda, como de antojo...jejeje

basilio dijo...

Cógete de mi brazo como has hecho otras veces y saca pecho. Prometo no quemarte el boso ni los zapatos de piel. Los orificios de mi nariz estan apagados. Las uñas de los pies no me las he podido cortar, y creo que no lo haré de momento. Dejaria de ser tu dragón de ojos tristes y no podria agarrarme para ver tu cara.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog