julio 31, 2015

Lecciones de la Historia

julio 31, 2015
Hace miles de años, en la Antigua Grecia, dos famosos oradores se enfrentaron en una competición de hablar en público ante una gran multitud. 

Cuando el primer orador terminó su discurso, la audiencia se levantó y aplaudió entusiasmada:

“¡Qué gran discurso!”, gritaban a coro.

Le llegó el turno al segundo orador. 

Cuando terminó el suyo, la audiencia se puso en pie y gritando:

“¡Marchemos sobre Esparta!”.

Parece que las grandes presentaciones no se limitan a cambiar tan sólo las ideas: cambian las acciones




4 solo lo soñaron:

Jova dijo...

Hola Jo. Como dice el primer acuerdo tolteca. Honra tus palabras porque son muy poderosas.Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

Para marchar sobre Esparta había que estar medio loco o ser un descerebrado.

Besos.

Charly Hell dijo...

Si se usa bien, la oratoria tiene más poder que las armas.

Cristian Macias dijo...

No es de sorprender Jo, eso sucede muy a menudo por ejemplo yo un día me tope con una gran oradora que cuando termino su discurso lo que hice fue tomarla de la mano y besarle durante algunos meses, después quizás huí por que supe que su discurso iba totalmente acorde a sus acciones...

Un abrazo Jo.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog