julio 21, 2014

Compendio de Olvidos

julio 21, 2014

Hay quién dice que la raza humana, por naturaleza ocupa del olvido para deshacerse de dolores, sinsabores, recuerdos y hasta objetos indeseables. Habría que inventar un gradiente de olvido de la identidad, cuando te abochorna algo o tus parientes hacen algo que provoca querer desheredarlos y desconocerlos.
jaja
Es tan personal eso de dejar olvidadas las llaves, el cargador del móvil y hasta un objeto común y corriente en vez de el set de cacharros sexuales, piernas otropédicas sillas de ruedas o el vestido de novia en un cuarto de hotel.  A propósito de las vacaciones y que el verano ya está instalado creo que de hotel en hotel seguro que los administradores o las cadenas más famosas tendrán sus colecciones privadas de botes de shampoo o ropa interior

Ni Freud hubiera soñado poder acumular tanto para que con desatinos de los otros el pudiera estudiarlos.
Hace tiempo veía en televisión aquella nota, habían olvidado a un bebe de 18 meses dentro del carro, otros no menos inhumanos olvidaron al perro. Lo revelador en muchos de los casos es que no importa si eres responsable, ordenado o inhumano hay olvidos que cuestan caros.  No se digan los descuidos donde bien provocas un incendio o como en en el imperio Romano seguro había multas hasta por el esclavo o el caballo.
Hay curiosas cosas y pertenencias que quizá nunca debimos querer abandonar en un asiento del taxi, en la mesita de aquel café o yendo a una oficina a pedir informes.  Esas queridas pertenencias abandonadas a la suerte en un desangelado lugar y que un incauto quizá con suerte o con poco aprecio toma y abandona refundiendo en una sala de objetos perdidos o bote de basura. No imagino la lista de objetos perdidos en el limbo o agujeros negros del pasado que nos esforzamos en olvidar y otros querer recuperar en el rincón de un clóset o algún bar.
 El viernes encontré algo y como sus papás lo andaban buscando lo dejé "olvidado"  por si acaso quisieran recuperarlo. Hoy sabré si sobrevivió a la intemperie y pudo volar. :(

11 solo lo soñaron:

TORO SALVAJE dijo...

Entre los olvidos voluntarios y los involuntarios la vida es un despiste completo.

Besos.

Marite Alarcón dijo...

Existen olvidos que no quieren ser olvidados. Pero cosas que no se olvidan que deberían serlo.
Paradojas de la vida...

kika dijo...

A mi el olvido se me da fácil.
Y es más fácil así.

Darío dijo...

Recuerdo que olvidé un sombrero precioso, para dejármelo puesto en circunstancias especiales...

Lucifer dijo...

Yo olvido cosas que no quisiera mandar a aquel rincón sin luz de mi mente... y recuerdo cosas que no debería.

Bue... equis, la vida sigue.

Arcaisx3 dijo...

...a mi no se me olvida lo que no me gusta!!!

Mientras Leo dijo...

Y en cambio hay otras cosas que no somos capaces de olvidar. No será una excusa decir que olvidamos?
Besos

Cristian Macias dijo...

¿Como olvidar los olvidos? fácil olvidando... los olvidos quizás sean de forma intencional aunque no queramos verlo así... es la falta de interés o algo que simple y sencillamente ya no te importa...

Fredh Rueda dijo...

A mi ya se me olvido lo que querìa opinar... :(

Jova dijo...

A mi se me olvido decir te amo y me quede sola. Saludos.

la MaLquEridA dijo...

¿Volvieron sus padres? Espero que si, ese pajarraco merece mejor suerte que el olvido.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog