mayo 16, 2012

Tálamo

mayo 16, 2012

Estamos mal por tu ausencia. La casa es una de ellas,  Mas de tres preceptos a plenitud entre la cama. la el deseo, la soledad, la noche y yo.  Esas cosas son ya un cúmulo como para arder en una pira, como cuando tu boca sostiene en los labios entre sudor y tus brazos alguna palabra dulce o ruda y aún así sigue sonando melodiosa.

No sé como armar la siguiente oración.  Sólo que estamos mal todas esas cosas y yo. Hace falta tocarte y apenas lo diga tu pongas sólo un camino de saliva encendida... Sentir, pensar, amar el orden importa poco si la terna son labios, muslos y hombros.
Mi cabello entre tu barba es un eslabón hacia la cama, una complicación leve el enredarse con los pies, la ecuación se desliza fácilmente entre la piel y los gemidos y el juego de poleas levanta un clamor que nos ancla a las sábanas.

Falta el ramillete de vértebras, los poros, tus oidos, la embestida,  el crepitar de células, las pupilas dilatadas, mis senos, la cadencia, el pubis y las nalgas. Dos no son suficientes para acallar lo que hay entre la noche y el día.  Hace falta que el deseo raspe, empuje, que no dé sosiego en nuestro exceso de ojos y de la ausencia que necesitamos se evapore mientras me haces tuya.  No hay dónde vivir en el estruendoso silencio.  Hace falta reconstruirse en ruinas.

Soy una de esas tres columnas dañadas en un templo devastado. Ven, que tengo sed
existe un cosmos trifurcado que te juro que arde justo antes de llegar el alba.


12 solo lo soñaron:

la MaLquEridA dijo...

¿Y ora?

Sergio DS dijo...

La ausencia siempre se hace más fuerte en la noche que durante el día, cuando te quedas conversando con tus fantasmas.

raindrop dijo...

Tres palabras ("echar de menos") en un desarrollo tremendamente hermoso y desgarrador.

besos

azpeitia dijo...

Yo también sueño lo que leo y lo hago penetrar dentro de mi yo...me gusta lo que dices y como lo haces...un abrazo desde azpeitia

Marite Alarcón dijo...

Me encantó leer este post. Es tan transparente. Me hizo sentir lo que seguro sentías en ese momento.

Beso!

Abismo dijo...

el deseo, la soledad, la noche y yo...

Eso sale desde el alma...

Besos abisales

mientrasleo dijo...

La soledad, el recuerdo y el amor... menuda combinación.
Muy emotivo, emocionas..
Besos

tnf25 dijo...

de esas veces que se va uno y con ello se va todo lo demas...

ѕocιaѕ dijo...

Hasta para extrañar lo haces con tanta pasión mujer, lo único bueno de extrañar a alguien es que nos inspira, aunque duela la soledad es buena musa.

Saludotes Jo

La Maquinista Yey★ dijo...

LA ausencia provoca...

marichuy dijo...

“Hace falta que el deseo raspe”. Me gusta ese enfoque. No puede ser a medias. ¿El deseo hará renacer las ruinas.? Espero que sí.

Juanjo dijo...

El deseo siempre tiene hambre
Besazos guapa

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog