enero 21, 2011

Predecible Rito del Cortejo

enero 21, 2011
Los hombres que portan levita ahora es porque están a punto de casarse y el sombrero solo se remite a las épocas de mi Abuelo tan elegante, que sin caer en ese cliché de galán peliculesco, admiraba como caminaba con su reloj de bolsillo y su bastón aunque hiciera calor.

Yo siempre me pienso que en otra vida tuve que ver con la epoca de Dickens y Oscar Wilde, mi lado victoriano me traiciona irremediablemente, la elegancia y pulcritud de detalles enarbolados con las costumbres y modos de ser imperantes en las personas de la época me llaman profundamente la atención aunque, seguramente a más de uno podría resultarles aburrido.   Julián sorel con su literatura y sus besos emblemáticos, los versos de Lord byron y la crudeza de género que puede tener la hemoficción

De dicha época puedo rescatar que aunque se ocupaban por tener modales extremos en el comportamiento también inventaron el juego en todos los sentidos y direcciones que este término abarca.  Desde el backgammon y los juegos de casino, las charadas y juegos de salón, hasta los deportes de campo, como el rugby, el tenis, el cricket y el fútbol.  Prótocolos y ritos establecidos en una mesa dispuesta o bien el cortejo de un hombre a una mujer : El abanico.

Además de convertirse en un elemento indispensable en la indumentaria de la época, constituye un instrumento de comunicación, ideal en un momento en el que la libertad de expresión de las mujeres estaba totalmente restringida.

El objeto se coloca en cuatro direcciones con cinco posiciones distintas,  en cada una de las cuatro representan las letras del alfabeto el Abanico es el accesorio preciso o parapeto ideal de el repertorio que va desde sonrisas ingenuas, hasta auténticas declaraciones de enamorados y flirteos,  provienen del lenguaje y tambien la parte semiótica sobre el el sitio que uno ocupa dentro del comportamiento en las relaciones humanas.  unos otorgan un sitio,  otros poder.  Si fuera totalmente Victoriana seguro resulto muy predecible...

Pero yo voy por mi ábanico por aferradita aunque Colocar el lado victoriano del lado de la seducción resulta poco práctico en estos tiempos a veces hasta para mandar un guiño o mandar alguien al carajo  los hombres son unos brutos. 


9 solo lo soñaron:

Jolie dijo...

Tocar con el borde y abrir el abanico con la mano izquierda es quiero hablar ven y habla conmigo.

moverlo con la mano izquierda: nos observan

Abierto, tapando la boca: estoy sola

Golpearlo, cerrado, sobre la mano izquierda: escríbeme.

El Xhabyra dijo...

y los de locomia que mensaje estaban enviando?

O_o


Xhaludos Jo!



www.xhabyra.com

LAGARTO dijo...

yo no porto levita, pero si estoy apunto de casarme, tendre que conseguir uan o no es muy importante.

La Diabla dijo...

awww tambien me encanta eso! vestidos elaborados, detalles, modales, literatura! de todo!

basilio dijo...

Efectivamente la época de Oscar Wilde fue una época muy cabellerosa. Yo recuerdo haberme sentido importante con esas vestimentas cuando hice alguna representación por ahi con mi sombrero de copa y mi levita.
El abanico tenia su misterio como bien dices. Tu sabes que quiere decir cuando el abanico lo pones abierto hacia abajo?

kika dijo...

En realidad esa época tiene de romántico más las novelas y películas, en la vida real eran pocos hombres los que se daban a cortejar de manera elegante, puesto que a las mujeres tarde y jamás se les consultaba el parecer y debías agradecer si tus padres no te ofrecían a algún vejete degenerado y al menos podías tenerle algo de cariño o respeto al hombre que te tocaba.

Por lo menos en esta época podemos elegir. Y elegir uno de los que nos sirve es nuestar pura responsabilidad.

Kiddo dijo...

Por detalles así se hace mágica una relación, no existe ya una voluntad de seducir sin tocarse, y eso es lo que se añora, y no creo que unicamente porque no se tiene.

La tecnología nos hace paticojos en ciertas cuestiones, pero, aun en la época Victoriana debió haber un sin fin de despistados, la cosa es que a uno lo que le toca y asacarle provecho lo mejor que se pueda. Decualquier modo aun no hay viajes en el tiempo :(

Abrazo enorme.

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Querida amiga.

Te leo y en mi reflexión veo que hemos nacido en tiempos muy diferentes, o al menos no nací en esa época de Oscar Wilde...

Te gusta todo lo que a mí no.
Yo no sé... más bien vengo de un tiempo o de un lugar mucho más sencillo, sin tantos detalles...

Un abrazooooooooooooooote.
Cuidate mucho.
me gustó tu post.

Addiction dijo...

Todo un vocabulario...

Ah, pero me disculpas, he? Algunos intentaos ser un poco menos brutos.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog