abril 11, 2010

Noches de Ronda

abril 11, 2010

Cae Lentamente la Noche, un frio sútil se adivina detrás de el cristal, entre la corniza se cuela el aire y refresca un poco la cara, pretendo desfruncir al buen morfeo pero los pájaros que revoloteaban hoy por la mañana a esta hora de ellos no se asoma ningúna nota y la luna se hace cada vez mas nitida como una mitad de queso sonriendo.   Lejos de una tierra, de lo tangible, lejos de la realidad de allá afuera, lejos de el piso bajo los pies, cerca del cielo, cerca del sueño, en el autoexilio impuesto todo forma parte de un ritual. A lo lejos hay un puente muy alto, detrás un conjunto de rascacielos pareciera que le formaran una valla luminosa, las pocas luces de algunos autos se aferran dinámicamente a lo largo para completar el cuadro, desde aqui se asoman dos nubes pareciera que esos edificios las sostienen, seguramente llevan décadas ahí colgando que ni siquiera han de sentir vértigo.

Nuestra imaginación es un instrumento para aprender del mundo,  supongo que es construyendo modelos, para saber cómo manejarnos en él por mas inhospito o vacuo.  Trato de aprenderme ese decreto pero en muchos momentos, no lo he logrado y heme aqui documentando la ambición con menos candor y con un poco en plan arrogante.

Basta la noche negra como la tinta, el insomnio, la luna o la bruma,  el espacio entre la punta de el boligrafo y el papel no es demasiado largo, los sentimientos se me agolpan uno tras otro y poseo un buen atuendo para la ocasión, no es el más elegante pero cumple el protocolo, un collar de cuentitas diminutas en tono discreto,  un solitario entre los dedos, el cabello abundante recogido en un listón y una copa de vino. Asumo que estoy un poco ebria y no se como es que salga esto.

Bien. Lo que aquí planteo es: ¿cuánto es lo bastante para poder escribir?. Y la respuesta es: que depende de las células del cerebro. Con cada trago de licor que tomo acabo con cientos de esas células. Pero eso no importa mucho porque tenemos millones. Primero mueren las de la tristeza, así que estás sonriente, luego mueren las del silencio y todo lo dice uno en voz alta, aunque no haya ninguna razón para que se escuche... pero eso no importa, porque después mueren las de la estupidez y habla uno con inteligencia.  por ultimo uno trata de matar las células de los recuerdos.
Esas son difíciles de matar.

Hay quien escribe para su descendencia, otros de forma íntima o general,  hay quién de modo "anónimo" escribe su propia biografía y entre líneas unos dejan ver de si mismos lo justo o sus desahogos.

Hay quienes no permiten dejar nada a la imaginación.no permitirse contar lo que sucede no es menos de lo que puede suceder, no lo que vemos sino lo que podríamos ver, [que] es una tarea más noble y más duradera.  No se si es preciso escribir y soñar, al mismo tiempo que beber, a veces sucede que la soledad o los momentos mas bajos son los que nos acompañan y nos sirven de inspiración aún desprovistos de musas...beberse los párrafos, puede que sirva de a poco, antes de que las palabras se paren en seco pero hace unos dias lo vengo pensando ¿será posible sentir que uno se cansa de escribir a pesar de tener tanto que decir?

porque uno escribe para salvarse, para que si no.
porque ... si no es para eso, es también para sentirse acompañado,  aunque sea para compartirse entre párrafos.

¿y ustedes porque escriben?

23 solo lo soñaron:

Jolie dijo...

si me diluyo lo uficiente podre llegar hasta sus sitios y leer, si no es porque me perdi en algun sitio ahogada pero... sigo viva

el7palabras dijo...

Aaaaa
aaaaaaaa
aaaaaaaaaa
aaaaaaaaaaa
brelbal-cón

yiiiieeeeeeeel cora-zón
mien-tras que pasaessssssta roOoooooOnnndaaaAaaaaAA.

Le decía yo allá en la pocilga, en un comentario atrasadísimo, que me acordé de usté la otra noche mientras paseaba a mis canes.
Dije yo: "¿Y qué será de Jo?" Leidi Jo, pues.
Y dije también: "Le voyescribir..."

Ya ve.

Eso de ser jodido y tener que trabajar no deja nada bueno. A mí que me gusta echar la hueva, escribir, leer, dormir, echar la hueva y volver a procrastinear... a últimas fechas ni siquiera hurgarme la nariz a gusto he podido.

La extraño.
Así como a la banda chancha; pero ya sabe, el embrujo de los 140 caracteres me ha hecho caer; y como me he vuelto "tan práctico", esas resultan muchas letras pa decir algo. Y ya ni qué decir algo importante.
Ash.

Le mando un beso.
Me pondré al corriente.

marichuy dijo...

Jolie

Así es, ya te decía yo que la Pizarnik me conquistó cuando le leí:

"Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración [...] Escribo contra el frío y el miedo..."

Y aunque tal vez uno no termine de salvarse, al regurgitar sus miedos y desazones, habrá encontrado una forma de alivio.

No sé si exista un límite idóneo para un texto, ni tampoco si es indispensable una inteligencia privilegiada. Lo que si creo es que, parafraseando a Cartier-Bresson, al momento de escribir hay que poner cabeza, corazón y ojo.

jota pe dijo...

-- bueno, escribir es siempre un acto reflejo, como respirar o cagar, si lo tratas de adornar simplemente te ahogas o te manchas, y no es necesario sacar las tripas o vestir perlas, simplemente es hacer lo que siempre haces: desnudar el alma y bailar ese blues cadencioso de tu cabecita. Gracias Jolie!

W dijo...

Aquí entre nos... ya no sé....


:)


Y sí... a veces se cansa uno....

Kix dijo...

Al igual que mi adorada W, hay veces que yo tampoco sé...

white dijo...

Como veras yo he andado un poco ausente y es que de plano me he dado un tiempo para refrescarme y volver mas cargada de energia. Leer me relaja, me acompania, y a la vez me sirve de distraccion de saber que la vida puede tener bastantes contrastes y yo a veces no los veo.

Hermes dijo...

Ahora para decirte que te envidio: tienes lluvia sobre la cabeza y por todo el cuerpo...

Nobody Dotcom dijo...

varias cosas:

1. Chupando en domingo a las 12, sola? Andas depre?
2. Yo escribo por placer, mucho que decir, poco que callar, una alternativa a la vida real que muchas ocasiones parece una ficción imperfecta de nuestra idealización de cómo debieran ser las cosas.
3. Merlot o Zinfandel?
4. Porqué borraste el link?

la mis dijo...

escribo porque las células malditas mías con alcohol no se mueren y como decía frida que hasta a nadar se enseñaron. creo que es más por paz mental.

Eleonaí dijo...

Para decir simplemnete. Lo visto, lo leído y aprendido, las interrogantes que son muchas. O para opinar sobre algo que puede ser mejor de otra manera. Y para decir que no, cuando hay que decir que no.

Saludos, compartiendo la lluvia que no cesa.

Lucercita dijo...

A mi me da miedo olvidar. Escribo para re-leer y recordar...algun dia

aLeVoSia dijo...

Escribo por escribir por necesidad por catrasis creo yo

Rojo... dijo...

La combinación perfecta es escribir soñar y beber, vaya que sí. Escribó a manera de catarsis, para dialogar, para borrar, por rabia, por placer, para sanar y sobretodo para platicar.

Saludos

la MaLquEridA dijo...

Escribo porque estoy viva, porque tengo algo que decir, porque de alguna manera, el escribir día a día, me quita un peso de encima.


Besos.

Vir dijo...

realmente todavía no lo se...

sigo buscando la respuesta


PD: me encantó tu escrito

Pinche Vieja dijo...

Dime si esta noooooooche tu te vas de rooooooonda como ella se fue... a doooondeeeeeeee vaaaaaaaaas (8)

O algo así....

Yo escribo pq está científicamente comprobado que si no lo hago, me ahogo con la máquina de pendejadas que viven en mi cabeza :s

Escribo pq le digo al mundo que aquí estoy y ambos sabemos que nos vale verga....

Repeat after me: v e r g a

Te quiero, Princesa Cansuela :D

arcademonio dijo...

...escribo por placer...para que la vida no se torne aburrida...escribo para incentibarla imaginacion ajena...escribo para despertar la capacidad de diversion, a veces dormida...escribo para tatuar instantes en los sentidos de quienes me leen entre líneas...escribo para espantar la soledad propia y ajena...escribo para plasmar sentimientos, pensamientos...humildemente, escribo loconfieso...y desde la luna sonriente te escribo besos furtivos que llenan tus bolsillos de ternura...

Ivanius dijo...

Cuando la Tuna te dé serenata
no te enamores, Compostelana...
y deja la Tuna pasar
con su tra-la-la-la-lá.

Yo escribo por razones de espacio. O séase, para liberarme de escombros de vez en cuando me da el gusto por el orden; eso de tener despejado el panorama ayuda a relajarse.

Mire usté qué forma tan rebuscada de decir casi lo mismo que dijo la Pinche Vieja (saludos).

Abrazo.

Lord Vyzarro dijo...

te falto decir que el alcohol deshinibe para escribir lo que no escribirias cuerda, sin embargo, habemos como dices quienes desnudamos el alma sin necesidad de enervantes, que resulta en ambas sitaciones?, es interesante descubrirlo, en tu caso te imagine con el peinado y las cuentitas y lo de mas me lo reservo jejeje, dejo saludos!!

Ferran D' Margarita dijo...

Diría Erick, yonosevivir.blogspot.com, escribo como sintoma inevitable de mi mal, para compartirme, comprenderme, celebrarme, ser compartido, celebrado -quiza, comprendido, analizado, y analizarme...

Nobody Dotcom dijo...

andas desaparecida...

[.fîllэ đэ ła иuît .] dijo...

hasta parece sarcasmo o no?.. . cuando uno tiene tanto que decir y poco ánimo de hacerlo... si, uno se cansa, pero a la vez no puede dejar de hacerlo... yo tembién escribo para salvar algo en mi interior, porque el impulso es tal, que aunque me contenga no puedo contenerlo por mucho tiempo... y me canso y me cuestiono... y me harto de mi misma y mis palabras... y a la vez las necesito, necesito decir todo lo que ronda mi cabeza.. aunque nadie lo lea (o lo entienda)... auqnue sólo sea para mi... porque como dices, finalmente estas letras son mias y me acompañan... y así no me siento tan sola cuando en las noches hace frio...

gran reflexión... y me encantó el texto.

besos.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog