julio 19, 2018

Departure Summer

julio 19, 2018




Ya no tenía paciencia para algunas cosas y personas aunque pareciera arrogante; llegué a un punto de mi vida laboral reciente en que no me apetecía perder más tiempo con lo que desagradaba por no encajar o tratar de integrarme a un lugar donde me hacian groserías en contubernio porque nunca me aceptaron siendo nueva y los otros unos consolidados muebles que con 30 años ahí, jamás ascendieron

Cinismo, envidias, críticas en exceso por tonterias por la blusa de seda o zapatos descubiertos, los reclamos provenían de cualquier naturaleza menos de la profesional y no valía respetar mi jerarquía era mas importante el juicio por antiguedad.
Con el paso del tiempo perdi la voluntad de agradar o sonreír, corresponder era por la imagen que debia dar como ejemplo aunque me dedicaran desplantes

Habia gente pisando a los demás para mantenerse a flote congraciandose, porque la.puerta dice que eres el capitán del barco.

Decidí no convivir con la pretensión, la hipocresía, lo superficial, la flojera, la deshonestidad y los elogios baratos, me quedé con la honestidad, la sencillez de la gente y su desinterés y amabilidad

Nunca tuve carácter rígido e inflexible, pero en ese ambiente de milagro no lo adopté. Mucho menos tuve la idea de replicar las caras largas de cartón o la mala saña porque siempre he sabido que hay que saber elogiar o incentivar a las personas reconociendo su trabajo, cuando lo merecen; pero 7 años luché y mejor me fui, de cualquier manera los de arriba insistieron en que me quedase, y detrás esos que se alegraban por fin de mi salida al escuchar y antes que dijera yo el no, vi como les cambió el semblante.

Creo que todos somos reemplazables, puedes ser muy bueno en lo que hagas pero no es bueno acostumbrarse ni tratar mal a nadie, puede que subiendo las escaleras a algunos los encuentres



8 solo lo soñaron:

El Otro Monstruo dijo...

Es muy desgastante lo que pasa en las empresas. Mucha falsedad, mucho interés. Y después de tanto tiempo, creo que las situaciones se vuelven irremontables. Me sentí un tanto identificado. Hace casi 8 años que estoy en el mismo lugar, y ya no creo que vaya a mejorar.

Voz en off dijo...

Que les den! No apetece aguantar según qué cosas! Lo que me da pena es que ellos con su hostilidad, con su mobbing, consiguieron que te fueras que era su objetivo. La envidia es un gran motor de la humanidad!😏

Alfred dijo...

Bon vent y barca nova :)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Esa impaciencia habla bien de vos.
Un abrazo.

Mi Álter Ego dijo...

Mucho éxito, guapa!!! No hay nada como poner tierra de por medio con las envidias. Un besote!!!

Siciality dijo...

Me gusta la gente, que no pierde el contacto con su pasado.
Que no se averguenza y que saluda, apoya y se complica la vida un poco, por los demás.
Que no vende a todos por los nuevos.
Que usa los tacones para hacer sonar sus pasos, firmes y amables.
Que lo intenta y sigue buscando lo que haga su vida más completa.
Me encantaron sus zapatos, pero mucho más, la mente que los usa.
Un piacere leerla hoy.
y un abrazo fuerte signorina
muas.
S

Beauséant dijo...

A veces acabamos persiguiendo metas que nunca fueron las nuestras. Aceptamos las cosas que nos dicen que son las normales, las lógicas, las correctas... y a veces nos asusta reconocer que no, que nosotros nos parecen una porquería, que no queremos eso...

Así que sí, tierra de por medio...

RECOMENZAR dijo...

Un lindo escrito

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog