febrero 07, 2014

Un Adios Definitívo

febrero 07, 2014

A veces uno se despierta como con ganas de apagarse. como esas velitas encendidas sobre un gran pastel pero donde pasan por delante solo personas inapetentes.

Hoy me arden los ojos y mi nariz está un poco hinchada, me siento horrible. Tengo ganas de extinguirme un poco, seguro que no lo comprenden, o algunos sabiondos dirán que es mi estado hormonal que suele uno padecer por culpa de mi género.

Las despedidas son terribles, sobre todo si prefieres dejar las cosas así, uno las evade o se sublima para no tener que enfrentarlas tarde o temprano. Ayer quería desmoronarme y mostrar todas mi debilidades, tal vez arrodillarme y pedir perdón por ser hostil y por mi soberbía, estos ;ultimos dos meses,  mi no saber perdonar.  Llorar y llorar tanto que toda huella de arrogancia quedará olvidada... no pude

Cuando alguien te lastima no dejas despedidas ni adioses. Ni un ápice por donde pueda colarse la posibilidad de recomponer las cosas.  Tal vez, no existen los buenos y los malos amigos solo existe gente en la vida que nos acompaña un lapso de nuestra vida, nos apoyan a veces para no sentirnos solos y también con esperanzas nos contagian.  No hay buenos amigos ni malos amigos solo gente con la que uno quiere estar, y que se ha de mantener porque han construido su casa en nuestro corazón

Ayer recibi un mensaje de despedida y derribó el muro ese que me había impuesto de arrogancia, con el corazón de pollo que uno tenga no logras comportarte como quisieras, aunque las personas se lo merezcan.  Que te pidan disculpas no recompone las cosas, sólo sientes mas el hueco de la herida o recuerdas cosas,  que dejaron la huella y que será muy complicado tratar de olvidarlas

Le he deseado le vaya mejor, pero jam;as sabrá que lloré de decepción.



9 solo lo soñaron:

Sergio DS dijo...

Lo que más duele siempre es la decepción, amplifica al desamor.

Que vaya bien.

Sylvia dijo...

Sin saber el contexto no puedo opinar... no se si es mejor o peor... sabes? yo últimamente prefiero eso, despedidas, adioses que quede claro el punto final, no un olvido ni una ausencia no.... quiero claro una firma que me recuerde que ya está...
No te decepciones. (fácil escribirlo ehhhh...)
Besos

Marite Alarcón dijo...

Las despedidas duelen, siempre duelen por más que sean despedidas esperadas. Y no te apagues luz, tienes demasiado brillo como para dejar que te opaquen!
Te quiero!

la MaLquEridA dijo...

Creo que tienes razón, no existen los amigos, son solo personas -como dices- que te acompañan un tiempo por los caminos de esta vida. La mayoría no dice adiós solamente desaparecen y es todo, como suspiros que no recuerdas.

No te decepciones de ello ni por ello, aprende mas bien a vivir con ello.

Recuerda tan solo a aquellos con los que fuiste feliz, a los otros no les des cabida en tu corazón y como siempre le digo a Kiku, no les des ni una de tus lagrimas ni siquiera las de decepción.

Cuidate Lady Jo, ya no llores.

Mientras Leo dijo...

Lo peor es la decepción, las despedidas son oportunidades de encontrarnos grandes personas
Besos

Alexander Strauffon dijo...

Pues solo tu conoces los detalles de fondo, lo que puedo decir es que deseo a la larga sea superado el incidente y mejor aún: se convierta en una lección de carácter y juicio maduro en futuras vivencias. Lo amargo y dificil también es una buena lección.

Daniela Muente dijo...

Me gusta el comentario de Mientras Leo. Primera vez que leo tu blog, me da miedito opinar así no más. Suerte.

Miguelo dijo...

pienso igual. el que pidan disculpa no cambia las cosas

Cristian Macias dijo...

Quizas he aprendido a disfrutar cada momento con las personas, aunque nunca es suficiente y a uno le gustaria estar mas tiempo con ellos, pero bueeee lo mejor de todo es que pudieron despedirse quizas con la intencion de que een un tipo puedan decirse "hola que tal, ¿como te ha ido?, ¿si eres aquella persona que querias ser?"

Un abrazo Jo.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog