febrero 08, 2014

De los Apocopes y La vida

febrero 08, 2014

En diciembre varios amigos y yo fuimos a una comunidad rural, para llegar es necesario caminar varios kilometros dos o tres a través de una brecha en medio de tierra, después de tres horas de camino en coche,  tramos de bosque y después campo seco.  Cuando llegamos al destino, lo primero que vimos fue un montón de niños jugando en un escampado con una pelota muy vieja. Hacía mucho frío como 3 grados, la neblina cubria parcialmente las milpas. llevábamos chamarras muy gruesas pero con todo eso, encima nos dimos cuenta sorprendidos que todos esos niños no llevaban zapatos.  Sus caritas estaban muy ajadas y sucias, comenzaron a formarse porque ese día ibamos a repartir cobertores.
*Que jodido, pensé debí haber traido comida y juguetes *

Una vez terminada la larga fila que parecía nunca acabar nos ofrecieron tortillas de comal de un tono azul increíble, una pequeña vasija de barro con frijoles y sonriendo sus madres, nos invitaban a ese festín cuando, seguramente ellos no comerían a diario de esa manera ni calientito. Agradecimos el gesto y comimos ese manjar que para ellos era demasiado y para cualquiera se le haría muy poco.

Rumbo a la camioneta terminando de atravesar la brecha de regreso, mi acompañante traía las mejillas chapeadas, no logré decifrar si por el frío o la caminata, mi nariz estaba colorada, comencé a toser terriblemente e interrumpiendo la escena dijo: ¨¿Qué come esta gente?¨ y sin esperar que yo participara en su monólogo repuso  ¡äire!¨
A pesar de lo dramático de la situación y todo el contexto. Pensar que hay niños que comen aire es como poesía.

Ese mismo día me dijo que el se casó porque pensó que se iban acabar las mujeres pero que nunca tuvo hijos, de hecho el decía que prefirió no tener, resignado, (su exesposa ahora, no pudo tenerlos) y entonces,  la explicación que siempre daba es que no podría tener hijos a los que tuviera que darles de comer puro aire.
La vida es a veces una representación metafórica del abismo en que estamos insertos. Parece dramático Jo¡ que jo... dida es la vida.

La verdad yo me rió en mi desgracia privada, yo soy cómica hasta ahogándome en el baño al mezclar cloro y ácido que casi no puedo respirar y sólo mis perros han de encontrarme si la crisis sigue ellos comeran bien pero yo a lo mejor puros frijoles o aire..  Sin querer uno termina haciendo literatura de la cruda estilo sylvia Plath pero hay personas que la pasan mucho peor que uno y no se quejan.


10 solo lo soñaron:

TORO SALVAJE dijo...

Claro.
Muchísima gente lo pasan peor y no se quejan.
Pero esa no es la cuestión.
Hay millonarios que se suicidan y pobres que ríen todos los días.
El estado emocional no tiene nada que ver con la riqueza.

Besos.

Amapola Azzul dijo...

Sí, hay de todo, Un abrazo, feliz semana. n beso.

Amapola Azzul dijo...

Siempre es mejor ser optimistas, esto es así, no todo el mundo lo consigue , pero es maravilloso serlo.
Me gustó.

BEATRIZ dijo...

Para nada Jo, yo crecí en una comunidad rural por varios años, y había temporales buenos donde toda carencia o padecimiento se olvidan. Te aseguro que los niños jugando a la pelota reían más desde adentro que cualquiera.
Solo que sí, pueden hacer falta cosas materiales.
Esos frijoles de la olla tan ricos que los describes, son lo de cada día para ellos.
Y comer aire, creo que no es tan drástico como vivir solo, sin nadie.
Por cierto, qué bonita experiencia la tuya.
Abrazos cálidos, muchos.

Darío dijo...

Sin dudas, tenemos que reírnos de nosotros y mirar un poco lo que pasa por al lado... Un abrazo

la MaLquEridA dijo...

¿Haz comido sandwich de aire? ¿Tortas rellenas de nada? Saben exquisitas.

Mira mi querida Jo, esos niños no se quejan porque siempre han vivido lo mismo, claro que si conocen otras formas de vida y los regresas a su entorno comenzara la quejadera, así mismo es. Así que no te aflijas, ellos son felices, claro que si puedes hacerlos mas felices, vale hazlo, habra mas felicidad en el mundo, que como dicen en los libro de autoayuda, es lo que todos andamos buscando.


Por cierto niña, no mezcles cloro con otras sustancias quimicas, un día de estos te nos desmayas y no sabremos de ti ni de tus perritos y gatitos. :'(

Besos Milady

Marite Alarcón dijo...

Hay de todo en esta vida... pero yo, me quedo con esto "la vida es a veces una representación metafórica del abismo en que estamos insertos"... perfecto.

kika dijo...

A veces hay que tomar una tacita de realidad, un sorbito de lo que a los otros les toca, para saborear mejor la tuya propia.

Una abrazo!

Cristian Macias dijo...

Me encanto tu frase "Pensar que hay niños que comen aire es como poesía."

Y tienes razon yo he andado en lugares un poco distantes en la sierra, donde se ve mas que desigualdad social una desigualdad humana por parte de los gobiernos, los frijoles en olla de barro y las tortillas hechas a mano son mi perdicion, recuerdo una vez qu fuimos a una cenaduria en un pueblo de tierra caliente Michoacan y al ordenar dije " A mi me trae 2 platos de frijoles de la olla con queso por favor" los comensales echaron a reir y la señora que atendia me explico que eso no vendian pero con gusto me ofrecia un platon.

LeTourDeFrance dijo...

¿Dónde le doy Like como en el feisbuk? Admito que me gustó la historia, como experiencia y como una forma diferente de interpretar la vida. No es que no se quejen de como viven o si son felices, tal vez viven con lo que esta a su alcance, en un entorno que no ofrece para más, esto lo digo a reserva de equivocarme. Me quedo con la experiencia que sin duda por lo que alcanzo a percibir en tus letras, te fue grata. ¡Abrazo! :)

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog