marzo 26, 2013

Puros Pretextos

marzo 26, 2013


Situarte en la puerta del avión que te separa 4000 metros del suelo, saber que no te podrás agarrar a nada, que caerás al vació a 180km/h en dirección al suelo y "SALTAR", ver como el avión se aleja dejando atrás los nervios, el estrés, las dudas... 
Todo desaparece en el mismo instante en que tu velocidad aumenta en los primeros segundos de caída libre, la adrenalina circulando a toda maquina hace que esos segundos se conviertan en un momento muy especial, inolvidable e inigualable, es la primera vez que uno surca los cielos, volando.

 Luego una vez abierto el paracaídas, uno se siente feliz, aliviado, embriagado, tranquilo, disfrutando de las vistas de pájaro que nos brinda el paracaidismo. Después de aterrizar querrás repetir.

A raíz de saltar en paracaídas supe que lo mejor era no sólo la emoción del momento sino establecer cierto régimen para no temer que en las alturas sufriera de falta de oxigeno o un ataque cardiaco. Nunca tuve la precauciòn de informarme antes de ese primer salto en septiembre y fui una irresponsable conmigo. El primer salto o los primeros vas mas confiado porque llevas instructor y casi se encarga el de todo.

Sin embargo uno de los requisitos básicos es que no puedes subirte a un aviòn y mucho menos te  permiten saltar si rebasas los 90 kilos, aunque no es mi caso, no quiero llegar a esos extremos si no me cuido desde ahora, viendo que no soy Madonna ni la Demi que tienen para eso o para cirujanos. Y a veces tan sedentaria correr, ni por ofertas,  lo hice un tiempo pero mi caracter y las rodillas no me ayudan. Hoy necesito otra clase de ejercicio que no termine dejando como zapatilla puntiaguda.

Recuerdo que hace semanas dije me apuntaria a un gimnasio...  pero el que me gusta (claro, por fuera) lo encontré cerrado.  En otro estaba bastante caro, en otro no muy linda la zona, otro más que me interesaba tenía afuera del lugar  "Se Vende" a las pocas semanas... y entre puras malas señales ya estaba yo tirando la toalla.

Después se siguieron días de campaña con mucho trabajo, luego frio como de Siberia y hasta mucha lluvia. Pensaba falta que ahora ni haga nada por el clima.  Justo después el día que decidí  me lastimo el dedo y ya enfundada en ropa de ejercicio tres días después y con toda la disposición me cayeron visitas que hasta me tomé tres copas de vino...

Mañana comienzan las vacaciones, Hoy Ni un alma para responder el telèfono y ni un encargado para revisar emails en ese gimnasio... me dan ganas de mandar a volar todo.







9 solo lo soñaron:

Devastiel dijo...

Nunca saltaría, tampoco me apuntaría a un gimnasio. Aunque no haya caída libre, prefiero el deporte al aire libre. Bueno, eso creo. Porque debajo de la manta se está muy cómodo en invierno. Un saludo.

TORO SALVAJE dijo...

Bueno, podrías empezar en casa haciendo cinco mil abdominales antes de irte a dormir.

A que soy gracioso?

Marite Alarcón dijo...

Bueno, te diré que a mí me da demasiada pereza pagarle a alguien para que me presione en hacer ejercicios. Prefiero hacerlos sola porque así, si hay días que no podemos ir, pues no pasa nada! En cambio un día q no vamos al gimnasio, es un día que le pagamos al aire!

Un beso!

Abismo dijo...

No será el destino.... el gimnasio jajajajajaja
Besos abisales

ѕocιaѕ dijo...

y por qué no hacerlos en casa a tu tiempo y ritmo si extraños que te estén viendo, así no habrá clima o visita que te impida hacer ejercicio, si pagas una membresía y el destino se sigue empeñando en que no vayas al gimnasio pues será dinero mal gastado.
ánimo =)

mientrasleo dijo...

Seguimos anti sedentarismo por lo que veo
Con lo bonito que es pasear fuera de cuatro paredes. Tu estas segura?
Besos

Juanjo dijo...

La verdad es que siempre encontramos excusas cuando no queremos hacer algo.
Ahora me he vuelto a reenganchar a la bicicleta estatica...veremos cuanto duro
Mejor espera a que pase la semana santa porque en estos dias todo esta cerradisimo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Que pases unos felices dias guapa
Un besote

basilio dijo...

Esta entrada que nos ofreces es de lo más ilustrativa por lo menos para mi que no sabia la velocidad de caida ni tampoco los metros que teniais que dejar desde que dejas la avioneta, ni tampoco el peso que tienes que tener más o menos para realizar el salto.
Los primeros segundos de caida libre deben de ser la leche por lo que cuentas. Creo que hay que tener dos buenos ovarios Yoi.
Felicidades por no cagarte en los pantalones. Bueno eso no lo contaste nunca ja,ja.

Darío dijo...

Mejor vuele...

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog