octubre 14, 2016

Pies en Polvorosa

octubre 14, 2016


Recuerdo que alguna vez recibí cierta proposición, y en medio del enunciado solicitó saber que zapatos me habían gustado y si tenia opción del bolso mejor, el tenía lista la tarjeta de crédito.

El era bastante mayor y muy astuto parecía agradable hasta ese momento que se le ocurrió mencionar eso. No es que uno tenga prejuicio con respecto a la edad, conozco a hombres mayores sumamente interesantes que hasta tienen mejor tacto hasta para tocar el tema en cuestión, digo que a mi ni me gustan los pubertos.

Los horizontes conocidos necesitan ampliarse, rozarse con modos de ser y otras personas,resulta enriquecedor pero los antiguos conceptos ideas o convenciones sociales aunque ya no sirven, pesan mucho, a veces para una mujer porque no eres protagonista ni sale Clooney;  La cuestión aquí es que el no me gustaba nada, seguramente si hubiera aceptado en mi vida por temor al juicio de los otros me hubiera hecho acreedora a demasiada verguenza para esconderme siquiera tomándole la mano, supongo que el podría lucirse o presumir un rato a su lado pero ¿yo que precio debía aguantar eso?  Para mi salir con él era porque era mi compañero y no tenia nada de malo tomarme un café.

Contesté cortés  hasta eso, muchas gracias pero que yo ya tenía tarjeta de crédito.

¿Verguenza? ¡que se te rompa un tacón, que traigan los mismos que tú, que tengas que quitartelos para poder correr y traigas los talones cenizos jaja.. que no te alcanze para pagarlos  que se te mojen  y rechinen en un salón lleno de gente,  que camines super mal con ellos como pollo espinado!

Lo más vergonzoso fue decirle al maduro que no se atreviera porfavor a volver a invitarme.

¿si dije que estoy enamorada de los zapatos?

10 solo lo soñaron:

Alfred dijo...

Vaya lo qué dan de si unos zapatos con tarjeta de visita incluida :)
Un saludo.

Chaly Vera dijo...

La vida. el cine y la televisión enseñan que con dinero todo o casi todo se consigue. A veces hay elecciones difíciles de tomar.

Besos

El collar de Hampstead dijo...

Hay cretinos que creen que las mujeres tenemos un precio.
Regalos interesados,qué asco.

Besos,Jo.
Buen fin de semana.

Liliana dijo...

Y compañero de trabajo? Qué horror!!!! Digo porque seguramente lo seguiste viendo, agggggh!

Buen fin de semana!

PD: espero no haya sido tu jefe!!! 😜

TORO SALVAJE dijo...

Te salvaste.
Eso se hubiera convertido en un recuerdo agrio.

Besos.

Bitácora de Hache dijo...

Ufff... Recuerdo que un señor mayor me abordo con una propuesta similar, aun menos discreta y en frente de mi madre. De verdad, a veces pareciera que la sutileza o el tacto fueran ilegales..

basilio dijo...

Seguro que lo hizo porque luego se pensaba que era con derecho a roce.
Si, si lo hizo por eso.

Beauséant dijo...

Todos tenemos un precio, pero algunos empiezan la puja demasiado abajo :)

Rafa Hernández dijo...

De gentuza de esa, está el mundo lleno.

Besos.

Raúl dijo...

hubiera sido mejor que te hubiera comprado un carrito del super y que hubiera cargado las bolsas hasta tu casa.....

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog