octubre 07, 2016

Mi crisis que no padecí en los 30

octubre 07, 2016

He salido con un par de personas... pero no a funcionado tener aventuras.

En realidad eso de vivir la vida loca nunca me salió y no se si por mi temperamento o porque de plano fui poco hábil hasta para hacerle saber a alguien que me interesaba. Ultimamente lo que hago es mas bien lo extremo en lo deportivo y sin llevarme de capa a nadie.

Después uno ve en las películas, claro jaja que aventurandose noche tras noche terminas asqueado o con moral muy cruda.  Supongo que por los intereses por el tiempo y por los caminos tan opuestos las relaciones hoy en día son las mas difíciles de construir a pesar de las redes sociales comunicantes,  Últimamente los celos son una comezón que no padezco, aunque en estos medios es ridículo de pronto sentirte en desventaja con respecto a si debo escribir tonterías o alardes para que me lean o ser una snob o hacerme la bruta...
o le dieron favs consecutivos a una chica que no conoces pero seguro piensas que el la mira mas bonita...

No me seduce nada estar creando esas expectativas  colgar tantas parece que terminan decepcionandote o dándote en la madre (perdón) y toda esta perorata es porque veo sufrir a algunas mujeres cercanas cuando los planes que soñaron o se pusieron por delante no salen y el remedio quizá es desesperarse y acabar agarrándose de cualquier cosa que les diga mentiras o ni siquiera las respete o quiera.
Toda expectativa  se va por la borda cuando pones todas las esperanzas a razón de un partido o los deseos propios en alguien mas, y eso no es felicidad.

Estaba leyendo hace unos días que a cierta edad, nosotras las mujeres nos volvemos invisibles, y la verdad no es que haya sido siempre estruendosa o llamativa, pero ahora si me va a dar la crisis, si me dicen que de pronto seré aún mas invisible todavía.
El impetu de los años jovenes no debería ser tan sólo la pauta importante.  Estos ultimos años he sido mas protagonista de mi existencia porque me encanta divertirme y quererme, estoy llena de proyectos por hacer aunque no han incluído un hijo o un marido. Todos mis defectos y equivocaciones también las atesoro aun con respecto a algunos hombres y mi relación con ellos pues serían quizá muy reprochables.
Al final me retiré por piernas en función de que ya no necesitaba sufrir o complacer,  porque no tenía que cumplirle las expectativas a nadie sino a mi misma y no diré que estoy contra los hombres porque han sido un factor super bonito en mi vida aunque a veces siento que ya no existe nadie que quizá quiera comprometerse...

Me traicionan los silencios con mis pensamientos que de pronto no quiero pasar desapercibida y quedarme totalmente sola, porque todos absolutamente a mi alrededor, van haciéndose un camino y consolidándose en sus vidas. Pero después miro hacia otros sitios en que no quiero verme a mi misma en la desesperanza aferrandome a algo por puro miedo o inseguridad  o fingiendo  porque eso de pronto dará de sí como cuando usamos pestañas postizas o se deslava el tinte.




10 solo lo soñaron:

Jo dijo...

Trato de tener ilusiones para no envejecer. El ser humano debe tener nuevas metas; eso es lo importante en el diario vivir. M. García Ferré

Rafa Hernández dijo...

Por rachas malas todos pasamos. Lo bueno es de ser positivos, y pensar que todo en un futuro se pueda mejorar.

Besos.

Alfred dijo...

No hay que agarrarse a nadie por miedo, en esos casos la soledad es más rica.
Bss.

Celia Segui dijo...

Cuando los sueños se cumplen pierden gran parte de la magia que tenían si no toda, lo cual no quiere decir que no merezca la pena que se cumplan y no nos hagan felices una vez cumplidos.
Lo de mejor solo que mal acompañado es una verdad como un templo.
Creo que tememos esa invisibilidad de la que hablas más de lo que debiéramos. Mi madre y sus amigas tienen setenta y pico y aún ligan y se arreglan y son como niñas a veces.
Y qué es eso de la crisis de los 30 años, si es una edad genial, y los cuarenta y cuarenta y pico también. Los 50 si que acojonan, jajajaja.
Besos!!

Sara O. Durán dijo...

Lo que está para ti... aunque te quites. Así que tú, tranquila. Vive cada decenio de tus "tas" a plenitud. No necesitas que te miren, que todos te miren es muy incómodo. Que te sea suficiente que tú puedes verlos y escojas tú, en vez de ser escogida.
Saludos.

Liliana dijo...

Pues....se volverán invisibles si sólo estaban para que las vieran!

Tú tranquila, que haciendo realidad tus sueños seguro que algo bueno sale de eso.

Un abrazo =))))

El collar de Hampstead dijo...

Yo creo que hay que pasar de expectativas o listones y simplemente fluir,sentir.

No creas que todos los que están a tu alrededor son felices como perdices,eso no es así...hay mucho cartón-piedra por ahí.

Besos,Jo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Dejar que las cosas vengan naturalmente, sin esquivar la fiesta, el teatro, la sala de artes plásticas, el cine, el escribir...alguien se fijará que tienes huella. UN abrazo. Carlos

Holden dijo...

Si te sirve de consuelo, a mi tampoco me funciona demasiado bien lo de los líos esporádicos, Jo. Pero en cambio no estoy de acuerdo con que a cierta edad os volváis invisibles. En mi opinión algunas mujeres que me sacan 10 años son bellísimas, seguro que no mejoran lo presente ;)

Por cierto, mi última entrada te está dedicada

Bitácora de Hache dijo...

Tengo menos de 30, pero mi hermana ha dado el gran salto y se arriesgo al gran "estar sola" y dejar de cumplir las expectativas del resto. Parece ser una decisión difícil y transformadora.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog