julio 27, 2016

Super Mau

julio 27, 2016


Existen personas con las que quieres compartir todo, desde un vino delicioso, las galletas que haces o la cuenta de netflix, el ridículo, la confianza, los adjetivos "loca" "rara" tu propio desaliño.

mi amigo (que fue de los blogs y ahora de la vida real) siempre me dice que hay que saber apreciar la soledad,  creo yo que el sabe perfectamente de lo que habla cuando dice que hay que dejar que te rodee y te cuente sus secretos, aprender a no estar solo pero si acompañarte sabiamente con ella. Disfrutar, ser celoso de tu espacio y hasta pasar por iracundo, Ermitaño antisocial.

 Pero como todo, cuando se vuelve promesa de eternidad a el mismo le pesa. aunque no lo admita.

Una vez me contó que pintando el techo, me parece, se desmayó y después de horas se percató que lo lamía en la mejilla su perro y que si hubiera quedado inconsciente o muerto nadie, ni los vecinos se habrían dado cuenta.

Desde que le tengo estoy consciente, que uno siempre necesita de alguien para amortiguar los golpes o los sinsabores, por lo pronto yo siempre pienso que hasta un juego de llaves; siempre falta alguien para reir de tonterias o hacernos burla de alguna situación ridícula  y compartir las penas personales acompañandonos y esos lastres que uno trae atorados desenredarlos  porque aun no estamos en el caso de tener que ir al psiquiatra para poder lidiar con ello

Yo,  ante sus ojos soy medio ingenua y no de esta época,me niego a acatar  que debo apreciar la soledad de puro gusto porque así elegimos. Creo que si te abandonas y eliges tu la soledad a la compañía,  las opciones serán limitadas y no habrá una puerta de escape por la cual salir a respirar. Yo ahora mismo parece que me empiezo a ahogar.

Yo no pasaría el test de popularidad. Tengo tan pocos amigos, que a veces  ni clonando conforme quedaría porque lo mejor creo, es por lo menos tener a alguien, así que te diga las cosas sin oropeles ni empacho, así como él que sea único. Hoy le necesito porque tengo muchas preguntas ahora atoradas en mi garganta y también me parece injusto que uno deba conformarse o esperar, o lidiar con que quizá no haya nadie para ti.

Creo que tengo ganas de reclamarle a alguien.

14 solo lo soñaron:

Celia Segui dijo...

Yo no esperaría. Si tu amigo prefiere la soledad a estar contigo ( no sé si te he entendido bien), es su opción. A veces las opciones de las personas son irreconciliables. La soledad tiene muchos beneficios, no le debes explicaciones a nadie, haces lo que quieres. Pero también tiene sus contras. No hay nadie que te abrace cuando lo necesitas y al revés. A mí me gusta la soledad y cuando deseo estar sola me abstraigo, pero compartir con las personas que uno elige es para mí mucho más bonito, aunque requiere que uno haga compromisos. Hay que poner en la balanza y elegir. Pero si me permites un consejo, elige tú , que no elijan por ti. Si el no quiere lo mismo que tú, busca otro que te convenga más. Si se trata solo de una amistad y no de un amor, entonces es más fácil.
Besos

El collar de Hampstead dijo...

Los momentos de soledad elegida están muy bien.Yo muchas veces soy ermitaña.
Pero otras...me gusta compartir mi tiempo con personas q valgan la pena.
Y las hay.No muchas,pero las hay.

Quizá necesitas un poco de aire Jo,sal.

Un beso.

Holden dijo...

Si te sirve de consuelo, yo no pasaría -nunca lo he pasado- el dichoso test de popularidad. Sin embargo, me importa bien poco: la gente normal se podría morir, que dice una canción.

Cada cual debe decidir si apreciar la tranquilidad o vivir rodeado, ¿no crees? Pero cada uno con sus gustos.

TORO SALVAJE dijo...

Te sientes sola.
Bueno... eso nos pasa cada vez más.
A todos.
Y hay días que resulta insoportable.

Si quieres reclamar yo te escucho.
Y gratis.

:P

Besos.

Liliana dijo...

Tener al amigo que escucha cuando lo necesites es lo máximo, ese con el que puedes sincerarte hasta de lo que no te quieres dar cuenta pero que él ya lo sabe.....le quieres reclamara a alguien? también eso lo puedes hacer, cualquier cosa que se te ocurra!!!!! no sé si te entiendo, yo disfruto la soledad, tanto que a veces me salgo en el carro y agarro carretera!!!! pero bueno, en gustos se rompen géneros.

Apapacho! =))))

Alfred dijo...

Lo de la soledad es muy curioso, siempre había creído que es fácil de adaptarse y de joven la disfrutaba a extremos inconcebibles, coger el coche y largarme fuera sin nadie para dar/recibir el coñazo. Luego encuentras con quien estar y aún manteniendo una cierta autonomía, vives y compartes todo lo importante. En cualquier caso, es una decisión personal e intransferible. Ahora estoy viviendo el peque y no es lo mismo ;)
Estoy con Toro, a veces no importa y a veces se te hace duro. Claro que también influye en como hayas llegado a esta situación, buscada o no.
En fin aquí estamos para lo que haga falta.
Besos.

Chaly Vera dijo...

Cada cual con lo que le gusta, respetando espacios. Pero. existirán momentos dónde cada cual cede espacio.

Besos

mikkonoss dijo...

"...Hello darkness, my old friend, I've come to talk with you again..."
Y hoy me creo y digo que al final del camino no hay nada. Es el caminar caminos, o hacerlos al andar, como decía Machado lo que guarda las respuestas y te las dá, ésas que un día cualquiera harán que creas que simpre las tuviste y entonces, ya no habrá pregunta... Hoy tengo para ti un Abrazo Celta:
"...Que el camino se alce libre,
que el buen viento sople a tus espaldas,
que la luz del sol toque tu cara
y que la lluvia caiga suave en tus campos.
Será hasta otra vez
y que la diosa te guarde en la palma de su mano..."

..y de alguna manera, me descubro queriendo esa "otra vez"

Mientras Leo dijo...

La soledad que hace eco también nos ayuda a encontrarnos. Creo que es bueno aprender a sentirse cómodo en ella. A mi me gusta. Claro que tu también, por mucho que digas lo de la popularidad :-)
Besos

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Un amigo, me decía que era un solitario empedernido. DE verdad hablaba conmigo, porque nos tropezábamos en el café. Yo tomaba tinto, y leía algún periódico. Él fumaba y bebía tinto (café), y un día se acercó parfa que le prestara la página de farándula. Le gustaba el cine. y Ahí fue cuando supe que la soledad, a veces no es del todo la preferencia del que se dice ser un sol. En el cine, lo vi varias con una mujer, en las últimas butacas, hablando a sotto voce. UN abrazo. Carlos

[.A simple girl.] dijo...

Asi me catalogo... ermitaña antisocial...

aveces yo misma me digo que soy demasiado "almeja"

creo que si debe existir alguien para cada uno, pero tal vez del otro lado del mundo, tampoco se porque uno no parece encajar con alguien, pero queda en mi una minuscula esperanza de que tal vez algun dia...

mientras, disfruto de mi soledad y de los pocos que me rodean... (sobre todo los de 4 patas... :)

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

La soledad no es estar solo, sino con uno mismo. Sirve para escucharte, para comprenderte incluso para curar tus propias heridas. La soledad te hace fuerte, incluso a algunas personas les hace feliz.

Me gusta compartir mi vida con mi pareja, pero también necesito mi propio espacio para seguir queriéndome, aceptándome y para ser yo sola. Para mí esto es vital. De hecho lo es tanto que si mi pareja me pidierA que renunciara a mi espacio no podría hacerlo. Porque sin esos momentos no puedo mejorar, ni ser mejor persona.

Cada uno es un mundo, hay que saber aceptarlo.

Un abrazo

Ivanius dijo...

Es bueno tener con quien(es) disipar, invocar y hasta acompañar las soledades. Y conocerlos, también un privilegio.

Ivanius dijo...

Es bueno tener con quien(es) disipar, invocar y hasta acompañar las soledades. Y conocerlos, también un privilegio.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog