mayo 20, 2016

Promulgar lo Inevitable

mayo 20, 2016
                                                

Mi madre últimamente, habla mucho de la muerte, pareciera que desde hace tiempo se anduviera despidiendo.
Tiene las puntadas que coronan un día con fragmentos jocosos o que pareciera podré hilar en algún momento como una colcha de pactchwork para taparme con ella y convertir el mañana en algo positivo.

A veces, resulta trágico que alguien cercano sea quien habla de la muerte con tanta tranquilidad, como si fuera una amiga a la que está esperando hace tiempo. Seguramente antes, escuchaba a mis abuelos o a otras personas mayores hacerlo, pero quizá no ponía tanta atención.
He decir que jamás he sido tan cercana a mi madre, no es cuestión de cariños sino de circunstancias, aún así con el paso del tiempo, conforme me fui haciendo adulto la relación mejoró tanto que parece muy poco el tiempo ahora que he disfrutado con ella. De mis raíces es lo único que me queda.   Hubo ya episodios en los que da instrucciones precisas de como, en donde y para que serán ciertas cosas...
A veces, no quiero pensar en ello.  A veces, con ironía y con risa acatamos sus recomendaciones y muchas otras le decimos que no queremos que nos diga eso e insista

Hace unos días he encontrado en su escritorio unas cajas pequeñas de madera decoradas con un crucifijo y en el interior un rosario.  Pensaba que las tendría para regalarselas a alguien, cuando me ha dicho mi hermana que ha encargado que cuando se muera,demos esto a las personas que vayan a compartir el duelo.

Anticiparse es quizá una costumbre terrible que tenemos, y ya no sé si solo en mi familia. La anécdota de las cajas con el rosario en realidad me hizo reir, y ha sido una risa tan grande como el dolor que será de solo pensar martirizandome un poco. Nada menos ayer me vio llegar y sin saludarme ha dicho que esos zapatos están bien para el funeral pero si llueve, que no se me ocurra, quien quiere pensar en morirse tan premeditadamente.
 ¿será que llegamos a una edad en la que la muerte es lo de menos?  Yo siempre dije que quería morirme a los 40 y ya me pasé por un año; algo tan natural, para mi que mas de uno me mira cuando lo digo con ojos incrédulos como esperando que fuera a decir mejor que voy a darles la noticia de casarme o la llegada de mi primer hijo. 

A veces llega tan de  improviso que seguramente me muero yo primero que ella y para rematar ni siquiera estaré vestida adecuadamente o quizá con unos tenis y mallas de correr.


8 solo lo soñaron:

Liliana dijo...

jeje me has recordado a mi mamá, que casi veinte años duró diciendo que tal vez esta fuera su última navidad, es muy probable que con la edad vayas viendo la muerte como algo natural, como también es natural que tu no lo quieras ver, cosas de la vida Jo....

Apapachos ♥

Amapola Azzul dijo...

A mi madre aveces tb le pasa igual.
A veces me resulta espeluznante.

Con la frualdad de la que habla del tema.
No obstante como tengo rschas tan malas de ánimo me pasa que a veces pienso que podría morir yo primero.

Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Quién sabe cuándo llegará su momento!
O el nuestro!

Lo de las cajitas me ha erizado la piel agggg

Un abrazo Jo.

TORO SALVAJE dijo...

Tú serás la muertita más deliciosa del cementerio.

Besos.

Mientras Leo dijo...

Pues yo eso de morirme no tengo ninguna gana de probarlo. Tampoco miedo, la verdad. Pero mejor vestida con unos bonitos zapatos
Besos

Holden dijo...

Casi mejor que la muerte me pille vestido para correr que desnudo y en alguna situación complicada de explicar a mis padres, me temo :D

En cualquier caso, yo espero que sí, que en algún momeno la muerte sea lo de menos y poder disfrutra de lo que me quede. Y como el médico me quite el chato de vino, le va a llegar la muerte a él con bata y estetoscopio xD

Alfred dijo...

Hay que estar preparado y con el vestido adecuado a punto.
Besos.

Raúl dijo...

Cada día te pones y me pones mas sensual...

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog