abril 20, 2016

Drama, Exceso y Carencia.

abril 20, 2016

Los últimos meses he estado estudiando, acudiendo a un taller sobre liderazgo y diseño organizacional, todo había marchado bien hasta que me pusieron a trabajar en pareja.
No es que yo sea una remilgosa o antisocial, al final de eso se trata cuando acudes a este tipo de cosas. Convivir, interactuar conocer.
La mayoria que va son conocidos, estamos inmersos varios, en un mismo equipo de trabajo. No por ello diré que les conozco bien,  ridiculamente la rutina y las responsabilidades no dan oportunidad a que podamos convivir; sin embargo este tipo de cosas pueden dar esa pauta....

En una junta, un compañero se sentó a lado mio y debajo de la mesa me agarró la pierna, y me desconcertó al mismo tiempo que me senti muy incómoda.   Pasaron meses de la anécdota, me fui molesta, opté por no volver a provocar la oportunidad ni de broma. (¿se dan ustedes cuenta? dije provocar) Sentí de alguna manera que quizá yo habia dado una mala señal para que eso pasara.

Me resultó incomodo ayer, y muy pesado lidiar con las dinámicas puestas por el guía, y sin más obedecer, la trama del taller que se desarrolló perfectamente bien pero poniendome a trabajar con él,  en una de las dinámicas, había ocasion de decirnos cualidades, junto con cosas positivas y este individuo comenzó confianzudamente a decirme cosas que creo no quería escuchar, por su tono.

Las acciones, como las palabras pareciera te resultan nefastas, por la forma de quien vienen,  son convenciones muy simples, pero las palabras son tan contundentes como una cubetada en la cara. No eran malas cosas las que dijo, tal vez dirán - ¡que delicada!,  tampoco se trata que me levantara la autoestima, pero el exceso de confianza ocasionó que odiara estar en ese lugar con el , y que anudado a mi malestar, se permitiera ese derecho de decirlas,  porque ni era la ocasión, ni tenía mi autorización o confanza para permitirlo..

Tenía ganas de irme a casa con muchas ganas de llorar.  Estaba Asqueada, me sentí mal, lejos de halagada; me hacia sentir como si yo hubiera provocado todo en ese tono de confianza por mi manera de ser confundiendo mi amabilidad o cortesía con el exceso de confianza.

Hay quien se cree que te halaga, aludiendo cosas sobre tu cuerpo cuando lo que ocasionan es hacerte sentir  mal. Tal vez alguien se mofará o me dirá que ni me queje, o que me creo mucho, y que eso es mejor a no recibir piropos.  En el peor de los casos, que me lo merezco porque así es el género.  Es quizá es el tono o el fondo de las cosas con sus formas que por costumbre debe ser.

La alusión a lo obvio como el físico me resulta mas grosero, a que se pongan a proferirme de  insultos. Lo que pienso es que sería peor si estuvieramos a solas, lo imagino con alivio y menos mal hay gente alrededor, pero quizá no debería  "soportar" sentirme así, mucho menos ponerme a llorar o sentirme con culpa como una niña.

Amanecí con los ojos hinchados, anoche mismo pensaba que mejor me calmaba por esa consecuencia, pero ni la mugrosa vanidad logró calma


14 solo lo soñaron:

Liliana dijo...

Entiendo tu sentir....recuerda que las cosas se toman de quien vienen!

un abrazo JO ♥

Celia Segui dijo...

Eso se llama acoso. A esa gente hay que pararla. Yo no lo he consentido jamás. No llores, tienes que ser fuerte ante esos tipos. Son cobardes en realidad. Lo mejor, en mi experiencia es decirles cuatro cosas, darles un buen corte y por supuesto negarte a trabajar con él.
Besos y no llores, las mujeres no tenemos la culpa de que haya esos tipos odiosos e impresentables por el mundo.

Holden dijo...

Ahora casi me arrepiento de haberte dicho nada de tus piernas :S

Es una mierda, yo si fuera tú le dejaría bien claro que no puede repetir esa actitud. Y si persiste, hablar con los monitores del taller y denunciar a la policía... no se puede dejar que esta gente de mierda haga lo que quiera.

El collar de Hampstead dijo...

Aléjate de él,además de cerdo puede ser peligroso.

Ánimo Jo,un beso.
Cuídate mucho.

Chaly Vera dijo...

Te agarró la pierna y lo dejaste pasar, en vez de carajearlo, en consecuencia el tipejo creyó que tenia venia para hacer o decir lo que dijo y en esta segunda oportunidad para pararle el carro volviste a callar.
Espero que en la tercera intentona le respondas con un sopapo y luego buscas a un amigo golpeador para que lo busque y lo sacuda.

Beauséant dijo...

Estas cosas cuanto antes se corten mejor, en público incluso, que quede claro porque luego vienen los yo pensaba que te gustaba y demás tonterías..

A esas personas hay que trazarles las líneas desde el primer momento porque juegan con la educación que ellos no tienen.

(lo mismo es un topo que han puesto los del curso para ver si demuestras liderazgo ;) )

Raúl dijo...

Una mentada de madre, una patada en los huevos, un reclamo airado, Un cachetadon,....

Mi Álter Ego dijo...

A la próxima hazle algún comentario en voz alta y déjale en evidencia. Verás cómo no es tan valiente. Un besote, guapa.

TORO SALVAJE dijo...

Joder, que paliza le daría.....
Dile que venga a Barcelona de vacaciones.
Yo me encargo del resto.

Que asco de persona.

Besos.

Loveless dijo...

Que triste relato y que cruel puede llegar a ser el hombre... Saludos

mikkonoss dijo...

Hay tanta miseria humana disfrazada de cualquier cosa en este mundo. Coincido con Toro, aunque más de una vez civilizo lo salvaje y no siempre se bien por que, y coincido con Mi Alter Ego: ponerlo en evidencia, y que tenga que cavar un pozo con sus uñas, para enterrarse.

[.A simple girl.] dijo...

No deberías de soportar eso Jo, bajo ninguna circunstancia es culpa tuya (de que porque eres de tal o cual forma), no dejes que tipos coo este te destruyan el día. Alza la voz y di las cosas que sientes, que no te guta y que no se pase de la raya, sólo así entienden ese tipo de personas, que si no piensan que porque no dices nada, es que te gusta.

Tu tienes los medios y la fuerza interna para ponerlo en su lugar, no dejes que las cosas pasen sin hacer nada al respecto....

Animo linda

Besos !¡

Tania (Sevilla desde La Giralda) dijo...

Hace un tiempo aprendí que si los demás se toman confianza conmigo sin que yo se la de o/y hacen cosas que no me gustan, no es mi culpa es su forma de ser no la mía. Así que ya no me siento mal por lo que dicen o hacen los demás.

También aprendí a decir las cosas asertivamente, antes me las comía yo con patatas y ya estaba atragantada. Porque hay mucha gente que confunde el ser educada y buena, con ser tonta.

Un abrazo.

Ixchel Rocha dijo...

Te doy un abrazo profundo y largo. No estás sola, somos muchas y estamos levantando la voz.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog