diciembre 18, 2015

8 señales

diciembre 18, 2015



Prohibido guardar deseos en el bolsillo.

Prohibido clavar mariposas en el corcho.

Se permite tararear en clase, en la oficina, en la iglesia.
 
Se permite patalear cuando no guste la función.

Prohibido contar estrellas mirando al techo de tu casa.

Prohibido hacer caso a los que leen las líneas de la mano.

Se permite cambiar los sentimientos a diario.

Se permite desear, acariciar, desaparecer.

 

Juan de Dios García

11 solo lo soñaron:

Mi Álter Ego dijo...

Me apunto a lo de tararear y ¿por qué no? también a cantar a voz en grito. Besotes!!!

Chaly Vera dijo...

Se permite cambiar los sentimientos a diario.

Liliana dijo...

Prohibido guardar deseos en el bolsillo....prohibido!

=)))

TORO SALVAJE dijo...

Eso es.
Libres como pájaros.

Besos.

Holden dijo...

¡Qué maravilla! Muy bonito :)

g dijo...

Debería estar prohibido también cortar las alas a los que sueñan, porque los soñadores no pueden estar en todo.

EmeM dijo...

Se permite cantar en el coche. A gritos. Como si no hubiera más coches. Como si solo hubiera canciones.
Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Se permite volar...
Besos!
: )

Alexander Strauffon dijo...

¡Prohibido autosabotearse!, habría que agregar. Vaya que serviría tener grabado ese pensamiento desde infantes.

Hola, me llamo Julio David dijo...

Me recordó el poema "cambios de nombre" de Nicanor Parra.

Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Me gusta lo que se permite
Besos.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog