octubre 19, 2015

Sin Relojes

octubre 19, 2015





 Hace tiempo leí algo sobre León Felipe y escribía: "porque no es lo que importa llegar solo ni pronto, sino llegar con todos y a tiempo", mi sabiduría popular me advierte que la prisa y mi constante impaciencia con muchas de las cosas, no es buena. Y aunque ya corro por deporte nada más ya no me sale eso de dar pasos cortos.

Casi nunca en lunes puedo darme el lujo de vestirme despacio;  hace poco estaba pensando en eso de que nadie se saluda, nadie tiene tiempo para pensar en nada más que en salir, llegar al trabajo, y el tiempo que falta para salir y el tiempo que falta para llegar ya se nos fue el tiempo

Mis peores pesadillas son las de no alcanzar a llegar a los lugares, correr hasta no poder más, quedar a unas dos bocanadas de aire y ver cómo se aleja el tren a donde debía subir. Justo como películas de esas donde huyes porque alguien te persigue y justo cuando van a atraparte logras abordar y se cierran las puertas.
 Por donde yo viví antes, ví un milagro que salvará al mundo o al menos me devuelve un poco de fe: Un niño de unos 7 años espera en una plaza, llega su padre y el niño, hermoso, lo saluda besándole …

Todos los días recuerdo  la ruralidad de la anécdota porque en donde vivo hace falta equilibrar las emociones.

Bueno, ya lo dijeron, no es lo mismo andar sin prisa que perder el tiempo. Y el truco está, quizá, en aprender a manejar el estrés. Muévete tan aprisa como sea necesario, pero ten en cuenta que no puedes agregar minutos a la hora, si el tráfico te atrapa y se ha hecho tarde, se ha hecho tarde.

En un artículo que leí hace tiempo sobre la orientación del carácter cibernético, el autor decía que la vida moderna y sus máquinas nos permitían ahorrar tiempo y ese tiempo era "matado" impunemente porque no sabemos ni qué hacer con él. A menos en medio de lunes caóticos puede que desees que no se termine por todo lo que tienes que hacer.



8 solo lo soñaron:

TORO SALVAJE dijo...

Si, ganamos tiempo para aburrirnos más rato...

Besos.

El collar de Hampstead dijo...

Me pillas en día en que he salido un montón de veces de casa,un día de diez alarmas en el reloj.
Y todavía no he terminado...
:S

Besos.

Chaly Vera dijo...

Antes corria y no llegaba atiempo. Ahora ya no corro y ni me importa llear a tiempo. Pero, simplemente salgo mas temprano que de costumbre y preparo en la noche lo que llevare.

Besos

Sara O. Durán dijo...

Desacelera cada vez que te percates de ello. De todas formas llegarás a tiempo a todas las metas y de manera más elegante. No te dejes envolver por la vorágine, porque te pierdes de muchos detalles hermosos con tanta prisa.
Un beso de anís.

Rafa Hernández dijo...

Sin prisas pero sin pausas; despacito y con buena letra. Ya sabes el refrán; vísteme despacio que tengo prisa. En esta vida si se lo monta una bien tiene tiempo para todo; a todo o a casi todo puedes llegar a tiempo, y de todo o casi todo llegar a cansarte.

Besos.

Darío dijo...

Nadie se detiene en el instante, en la eternidad y la belleza del instante. Se corre para huir y sé que no es tu caso... Un abrazo.

Sicilia dijo...

También pedimos menos horas de trabajo pata trabajar más.
Soy ordenado en mi caos...
Beso
S

Liliana dijo...

No sé, hoy es un mal día para mi.....despacio que llevo prisa!

=))))

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog