octubre 06, 2015

Años de Amigos

octubre 06, 2015
Leí esa frase recientemente - ¿usted tiene los amigos que se merece o se rodea de gente que le tolera?-

Siempre se me queda a menudo en la mente una película de hace algunos años en las que el personaje protagonista debía resolver una situación que como en la vida se presenta repentinamente. Era alguien solitario, sin embargo tenía la certeza de contar con amigos y de decirlo así, sin ningúna duda, con tanta sencillez.

Estoy segura que no todo el mundo puede proferir eso de tener amigos con toda esa convicción. ¿Después de todo que es un puñado de amigos? Es toda una amalgama de detalles simples, momentos, sentires, sobresaltos, aventuras, complicidades, acuerdos, desencuentros, con o sin importancia pero que tienen cierta magia pues te une a varias personas afines o no, con la capacidad de recordar que un par de cosas simples te une a alguien por algo significativo.
La mezcla indefinible de lineas en la que hay montones de detalles, palabras lapsos de vida, lagrimas y risas disperos un poco por todas partes.

Dentro de todo ese mosáico hay quien permanece o es asíduo acompañante, y algunos más nos vamos separando por circunstancias, algunas muy absurdas otras por ley de vida.
Yo tengo los amigos que me merezco pero son quienes me eligen y deciden permanecer a pesar de mis errores o torpezas. Me toleran y cuidan, sin puntos de acuerdo pueden estar en mi sintonía o en lo opuesto.

Un par de ellos no me los merezco y aun teniendo lapsos de no vernos están presentes a veces en los peores  momentos en que crees que nadie acude.

Los defectos van por encima de los cariños, la sinceridad está siempre. Partiendo que somos humanos no es de extrañar que de pronto hagamos algo molesto y ese amigo te dirá cuando la estés regando con la libertad de decir lo que piensan, hasta reprenderte y continuar apoyandote.
 Lo terrible sería que teniendo un puñado de amigos nadie me dijera donde estoy sobrepasando límites en los que hago daño a alguien o en mi pasión o modo de ser, no logro diferenciar cuando se debe hacer lo correcto.
No creo que dos personas puedan ser más felices de lo que yo he sido con todos mis amigos.

10 solo lo soñaron:

Jo dijo...

y los cuento con los dedos de una sola mano

la MaLquEridA dijo...

Te voy a contar un cuento:

Érase que se era en una escuela que no soñé. Acudían a ella niños diversos como en todas las escuelas. Estos niños siempre andaban juntos. Eran joviales, pulcros, encantadores, cultos -no todos- pero sobretodo eran amigos.

En el salón todos ellos tenían un lugar asignado por ellos mismos desde el inicio de curso. IvaniUs -el más listo del grupo- se sentaba hasta delante. Tenía las tareas listas para cuando el profe las pidiera. Usaba lentes, iba muy bien vestido y siempre tenía un libro en la mano. Hiciera lo que hiciera, los libros formaban parte de él.

A su lado se sentaba Pelusa. Una chica de pelo rebelde, de ahí su apodo. Usaba gafas, era muy elegante en su vestir amén de tierna. Cuando era menester tenia una palabra adecuada para el que lo necesitara. Pelusa al igual que IvaniUS siempre tenia la nariz pegada a los libros. Pelusa respiraba letras.

Más atrás se sentaba Lady Jo, la chica popular, esa con la que todas querían ser sus amigas y todos se enamoraban de ella. Vestida a la moda, pasaba la vida entre museos, visitando nubes, carreras. Las selfies y los libros eran su pasatiempo favorito. Con el pelo negro rizado atraía la atención de quien cruzaba a su paso.

Gustaba de acicalarse antes de clase, menudo pretexto para que con el espejo en mano mirara de soslayo a ver si Anarquista seguía prendado de ella.

Al lado de ella se sentaba Mau, su gran amigo. El niño rico al que le gustaba jalarle las trenzas a la niña triste del salón. Jugaba con ella, la correteaba, le enseñaba cosas. Con él la niña triste conoció el valor de la amistad virtual. Su siempre estar cuando lo necesitaba. Aunque para él no fue amistad para ella si. Supo que dos personas de diferente clase social pueden ser amigos solo por querer serlo.

Hasta atrás con los codos en el mesabanco se sentaba El Anarquista. Muchacho solitario amigo de Mau con el que compartió infinidad de cosas.
El Anarquista estaba enamorado de Lady Jo. Todos los días se armaba de valor para robarle un beso pero no se atrevía. Hasta que un día...

Hasta adelante delante lado izquierdo se encontraba La niña triste. Mirándolos a todos, aprendiendo de ellos imaginaba que haber estado con esos compañeros fue lo mejor que pudo pasarle en su vida imaginaria donde las letras formaban la única forma de comunicarse entre ellos.

La Pelusa y Lady Jo arropaban a La niña triste con besos y abrazos salidos desde el corazón.

La vida como en todo pasó. Los amigos cambiaron de aires, de escuelas y de amigos. En ellos quedaron grabadas las risas, los buenos momentos que pasaron juntos. Momentos que al ser recordados a todos les dibuja una sonrisa de satisfacción.

Este es el cuento que construí hace poco, deseo que te guste.

Un abrazo Milady

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Ya lo dijo Alberto Cortés:
Un abrco fragil de papel
parece a veces la amistad,
pero jamás puede con él
la más profunda tempestad
Porque ese barco de papel
tiene aferado a su timón
por capitán y timonel un corazón.

Un abrazo desde estos afectos. carlos

TORO SALVAJE dijo...

Yo no tengo amigos ya...
Se los comió el tiempo.
Y la hipocresía.


No me quejo.
Prefiero la verdad de las cosas.

Besos.

Chaly Vera dijo...

Solo tengo un amigo, él es el unico que se merece mi amistad.


Besos

Liliana dijo...

Los amigos son la familia que uno escoge, son lo máximo!

=)))

Mi Álter Ego dijo...

No sé qué hubiera sido de mí sin mis amigos en muchos momentos de mi vida. Un besote!!!

Rafa Hernández dijo...

Amigos de boquilla y por interés hay muchos. Puedes incluso salir con una persona mucho tiempo, pero en realidad hasta nunca llega a ser amigo. Simplemente que sale contigo o viceversa por divertirse un rato. Los amigos de verdad, son pocos; amistades y conocidos es otra cosa.

Besos.

Humberto Dib dijo...

¿Qué es un amigo? Creo que la última vez que le di ese nombre a una persona fue cuando tenía 13 años... En fin.
Beso.
HD

Mientras Leo dijo...

yo creo que nos rodeamos de las personas que no necesitan tolerarnos para apreciarnos, en los mejores y los peores momentos. Igual que nosotros a ellos
Besos

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog