septiembre 21, 2015

Pérdidas Traperas

septiembre 21, 2015

"Con el maullido despiertan las auroras,
y del ronroneo hasta se duermen las estrellas"


Los ojitos de panchito son verde esmeralda
justo como dos joyitas para colgarte cuando te mira. Le gustaba comer todo el tiempo y por eso se hizo enorme, tanto que a cada rato te avisaba si vacío estaba el plato de modo conveniente.
De pequeño vivió en azoteas y eso hizo que su temperamento en vez de cauto pareciera cobarde y asustadizo. Al final me gané su confianza y sigiloso pero con cariño marullaba a lado mio. "Panchito" su nombre derivó de mi general Francisco Villa, centauro del Norte, que según decían andaba en campaña durante la revolución con sus dos viejas a la orilla.
y es que Panchito Vivía con dos Gatas.

No se si fue su temperamento, o vil galanura que los gatos se gastan solos y a veces se lanzan en su aventura y se les olvida el camino, se van sin dejar rastro, justo como esos revolucionarios que decían que iban por cigarros y ya nunca regresaban.
Andaba muy campante con mis tres gatunos revoloteando por mis pies para dormir, para barrer, para comer, tan confiada que tenían siempre una ventanita abierta para mirar el mundo o retozar en la terraza si el sol daba por ese lado. Panchito era personalmente como un niño todavía. El cartoncito del papel de baño lo enloquecía, los  ratones de tela rellenos de felpa y las tiras de los vestidos o el mantel que acababan como faldas de hawaiiana entre sus garras.  Era un consentido porque le acicalaban los bigotes y lo masajeaban si andaba tirado de panza yo, o las dos gatas.

Aún quisiera pensar que Panchito va a regresar, seguramente flaco y medio asustado pero, mi tranquilidad me supera y frustra porque mi intuición dicta que no va a volver.  Parece siempre que mis pérdidas importantes ocurren en Verano para que todo el otoño me la pase melancólica y no ande fuera de estación.
Lo que más lamento de esta situación es que con estos climas y estaciones y la temporada de cuetones y fuegos artificiales, tan disfuncional el animo se vuelve y llueven diluvios, de tal manera que no hay donde resguardarse, el agua se cuela y arrastra todo y solo pienso en mis gatos perdidos.

A ratos me acuerdo de Panchito sonriendo pero sinceramente esto llorando,  lo ando escribiendo.  Para cerrar con broche de oro que al final no es ta tan triste este relato y para la sorpresa, en estas fiestas patrioteras, Panchito desapareció y dos días después para ser justos el día 13 día de los niños héroes, nacieron 7 gatitos y 5 son igualitos a el.


¡Justo hace diez días, que no vuelve, pero Panchito donde puso la bala salieron 7!

8 solo lo soñaron:

Sara O. Durán dijo...

Si por P. Villa el nombre, hizo honor al nombre hasta en sus casas. Que según el mito, tuvo muchas esposas. Lo que lo has de extrañar, snif! Esperemos que ande por ahí .
Feliz semana, abrazo fuerte

TORO SALVAJE dijo...

Jo, que está pasando con las mascostas?

Que vuelva por favorrrrrrrrrr

Besos.

Chaly Vera dijo...

Que buena punteria.

Besos

Liliana dijo...

O como el papá de Memín Pingüín !!!!

qué pena, espero que vuelva.....

Besitos ♥

Mi Álter Ego dijo...

Yo creo que volverá. Ha salido a vivir una aventura pero enseguida vuelve, ya lo verás. Un besote!!!

Espera a la primavera, B... dijo...

No te imaginas lo que te entiendo...

Besos

Mientras Leo dijo...

Mira que da pena, yo tuve una... pero ya no más, duele
Besos

taty dijo...

Si te dejó a los retoños entonces no es que se ha ido por completo.

Un abrazo.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog