junio 09, 2015

Estampidas

junio 09, 2015
                                



Yo jamás seré una runner consumada. Ya saben, como esos mujerones que corren kilometrajes apabullantes que ni el corre caminos podría romper en récords ni con toda la temporada de caricaturas lo que ellas hacen en un mes.  A veces, yendo en tacones con estas calles llenas de defectos temo me tuerza un pie, ahora corriendo antes decía que seguro me rompería el cuello o torcería el rabo.

A veces trato de seguir a algunos que van delante seguro con muchas vueltas al circuito con sus tenis,  me gusta ir observando su pisada y su manera de moverse.A mi la disciplina me cuesta pero la constancia me ha estado coqueteando mucho.

La especie de corredores me parece que ya es familiar,  ya existían desde las cavernas, pero como no estaba metida en el asunto, no me daba cuenta. Ahora veo muchos estilos, pesos y tallas, todos como locos, casi siempre solos.
Ayer como buena cabra loca y sola que soy me percaté que en el km 4 estaba a punto de vomitar los pulmones o el bofe entero. habrá que ir al Cardiólogo.  Luego los huesos y mis pies protestaron y es entonces que deberé pensar en un traumatólogo o que me done alguien cartílago y un masajista guapo.

Por correr tengo certezas de partes de mi cuerpo que no les había hecho caso y que han estado ahí desde siempre.
Liebres, mastines, antílopes, cebras, gacelas o galgos.  (algún día seré como ellos)¿? no pude decidirme en el apodo que quería poner mientras veía a un grupo de corredores pasar por el lado, iban a  su ritmo muy constantes, escurriendo chorros de sudor pero con el semblante sereno juntos en manada.

Después corriendo por la pista de tartán entre un sendero con arbustos, fantaseaba que en una de esas tan espesa la maleza el lobo feroz aparecía, pues ya eran casi las 6:30 y ya casi no había gente, ni despistados (lo digo porque no corren, nada mas miran sentados) desperdigados por ahí.

Decidí dar mi última vuelta al circuito, algo como del tamaño de un conejo gordo se atravesó a no poca distancia corriendo, perdiéndose en un arbusto, luego divisé a otros tres de menor tamaño, siguiendo la misma dirección.  Antes de llegar a ese punto seguí corriendo y atravesó otro mas.

Los bultos con pelo se siguieron de filo por el sendero y en fila la travesía no duró hasta que otro arbusto les sirvió de estación. Ya lo dice el dicho "donde corre uno corren dos"

Siempre bromeo que las liebres me rebasan. Sin mas motivación ¡arrggh!  ¡rataaaas!



8 solo lo soñaron:

Liliana dijo...

jeje con ganas de andar ahí!!!

por cierto, has dicho un masajista guapo????

yo tenía una entrada con ese tema, lo buscaré a ver si te gusta y le doy tu dirección, vale???

besitos =))))

Sara O. Durán dijo...

Sigue corriendo, nunca dejes de hacerlo!
Besos.

la MaLquEridA dijo...

De esas todavía puedes poner pies en polvorosa pero de las de dos patas ¡Huyeee!

Mi Álter Ego dijo...

¿Y qué necesidad tienes de ser una runner consumada? Lo importante es que disfrutes con lo que haces, aunque te rebasen las liebres. Besotes!!!

TORO SALVAJE dijo...

Mientras que no te rebasen las tortugas vas bien...

Besos.

Humberto Dib dijo...

Correr es necesario, nos conecta con aquel que alguna vez tuvo que huir de animales más grandes que las liebres.
Un abrazo.
HD

Charly Hell dijo...

Correr es de cobardes.

Por eso yo no salgo a correr.

Cristian Macias dijo...

pfff me hiciste recordar aquel Gran Colegio de Ciencias y Humanidades Vallejo, donde por las 7 pm hora invierno empezaban a salir algo que les llamábamos Rata-Conejo, créeme eran del tamaño de una liebre... pero bueno sigue estando contigo de la forma que prefieras, ya sea haciendo Jogging, Running, Bicicleta, caminata, Zumba, Fumando un cigarrillo, arrastrando el lápiz, cualquier cosa, en serio pero que estés contigo, que te permita conocerte.

Te mando un abrazo de esos que truenan los huesos..

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog