febrero 16, 2015

Andròmina

febrero 16, 2015

Amanda Cass "friendship"

a Olenka dechaussé: y su corazón Marinero

Siempre he creído que los objetos tienen historias que a la par si no son recordadas, quedan en el olvido sin ser apreciados.  En sí no son los objetos, sino la historia que acompaña a esos objetos y que forman parte de nuestra vida a lo largo del tiempo.

Entre mudanzas y remodelaciones me he visto embestida y entre tantas cosas y enceres yo buscaba una cama.  No había logrado encontrar una a mi gusto.
Hablando del tema con personas de mi familia surgió la idea de mi tía que existía una vieja cama que podía restaurar y dármela, era un mueble antiguo el cual había pertenecido a mi bisabuela y, que siendo así ella no tendría objeción de que me quedase con ella.

Dudando accedí a sabiendas que no sabía en que estado estaría, sin embargo animada y confiada en menos de un mes la mentada cama llegó a casa.
Existe una palabra bien bonita en catalán, que alude a los objetos cuando han sido amados, es Andròmina, y justo así le llamé, por la circunstancia de ser un objeto con antecedentes importantes, su cabecera angosta, pero larga tanto como su historia familiar, y su tamaño que solo la caoba de un árbol podría ocupar.
El restaurador quién se la había llevado por partes contó días después, que por el material de la misma y su estructura en la base y estilo, había sido construida y tallada a mano y su particularidad eran los maderos de Barco antiguo que sostienen la base. Apenas mencionó ese detalle en el discurso, me dio mucha emoción.
Entonces me fui enredando en que en ella podría hacer cuanta alegoría me plazca, subir provisiones, navegar, ahogarme...

Sin dudar alguna leyenda con viníl en la pared estará justo encima de la cabecera, adosada a la pared apostando  humanizarla en el sentido con la conexión indisoluble con mi familia y  ligada a ella, la madera del Barco y su historia.

La emoción, el sentimiento y la pasión son las cosas que otorgan un significado a algo y perduran, algunas cosas serán especiales por el cariño que guardes pero también auténticas por la manera en que se hacen.  Las personas somos las que creamos las historias y es a propósito de la cercanía, los vínculos o el intimismo de ese par de conversaciones, que se ha convertido en especial pendiente contar, no de un objeto que podría ser simple como una cama, sino de la historia que trae consigo le da un sentido y significado.

Por los  maderos de barco de la cama, creo que está hecha para navegar entre sueños de brisa marina. Ya solo me falta un cuadro de Sorolla, pues cada vez encuentro a mas personas con alma  o corazón de marinero.




10 solo lo soñaron:

Jo dijo...

La libertad de vivir la vida navegando desde mi corazón marinero en una cama con alma de Barco

raúl fdz pacheco dijo...

con una cama así seguro que vas a tener unos sueños maravillosos, despertar del mar, llena de sal... el día luego no podrá tener más sabor :)

Mi Álter Ego dijo...

Me gusta mucho la expresión. No la había oído nunca. Es bonito tener objetos con historia, y más si formas parte de esa historia en cierta manera. Un besote!!!!

Charly Hell dijo...

Qué de historia tendrá esa cama. Me ha encantado la anécdota.

Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Las personas son las que creamos las historias. Que bien.
Que bien que hayas encontrado lo que buscabas.

TORO SALVAJE dijo...

Creo que has sido generosa con el significado de Andròmina.

andròmina


1 f. [LC] Moble, estri, etc., atrotinat, inútil. Ens hem de desfer de totes aquestes andròmines.
2 f. pl. [LC] Embolics, males arts. És un vell carregat d’andròmines.

Mientras Leo dijo...

La memoria de los objetos y lo smarineros de corazón. Qué bonito
Besos

taty dijo...

Mira, ¡pero qué texto tan bonito y qué imágenes tan poéticas!

No sé qué me conmueve más, la historia familiar o el origen de la cama, ese barco que vio tanto azul alguna vez.

Espero que tengas muchos sueños bonitos en esa cama. Yo hoy me voy de aquí sonriendo :)

Un beso!

Darío dijo...

Seguro que tu casa está amueblada de emociones... Un abrazo.

Espera a la primavera, B... dijo...

Tengo un amigo que hace esculturas en movimiento hechas de materiales reciclados. Yo lo tengo en el móvil como Raül Andròmines porque son de lo más destartalado y al mismo tiempo están tan llenas de vida que se las puede llegar a querer.
www.ferroluar.com se llama su página.

A casa som molt d´andròmines, de tenir objectes vells que no llancem perque d´alguna manera sabem que encara viuen.

Al japó tenen una cosa semblant, un terme anomenat wabi sabi, amb el que es donominen les coses que són perfectes en la seva imperfecció.

Petons

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog