diciembre 13, 2014

Instinto animal, y el impulso humano

diciembre 13, 2014

Cuando regresé esa noche a casa no pensé con que iba a encontrarme y las decisiones que tenía que tomar...Bodoque agitado y nervioso me ladraba desde la puerta ... Merengue y Salvatrucha no se asomaban.
Subí a la terraza sin abrir la puerta  principal, aventé mi bolsa, me di cuenta a pesar de la poca luz que todo estaba lleno de sangre.

Salvatrucha postrado, no levantaba mas que su cabeza. En cuanto me vió se esforzó en levantarse, merengue corrió a esconderse, como si fuera consciente de lo sucedido, el ambiente se sentía agitado y es cuando supe que el había ocasionado ese caos

Llamé al veterinario.regaños, gritos, manotazos, frustración...Ahí me quedé con trucha a lado hablándole y acariciándolo en el piso. Sentí tanto frío, que en cuanto me quedé ahí se pegó a mi cuerpo colocando su hocico en la palma de mi mano.
Hace meses todo el mundo me reprochó que no durmiera a mi perro, trucha no se encontraba fatal. Ni su ceguera le impedía andar por todo lugar de la casa, incluida subir a la terraza donde con merengue y bodoque se iba  a tomar el sol.

Mientras no lo viera impedido salvatrucha seguiría vivo. Aunque me digan egoísta.

Sigo extrañando a mi perro y sigo muy dolida. Quería sacrificar también a Merengue.
-mejor volveré mañana y así lo piensas-. dijo el doctor...
Moví la cabeza en negativa, - no lo voy a pensar, mañana quiero que venga a matarle.-

El enojo y la tristeza me hizo mantener la idea hasta después de horas de enterrar a trucha... pero con vergüenza acepto que necesitaba desquitar mi descuido, ese confiarme de que se llevaban bien a pesar de que Merengue daba trazas de querer ocupar liderazgo. Truchita era por ende el mas viejo y su jerarquía era evidente, pero eso el instinto no lo tiene en cuenta. 

Hace tres días subí a acariciar a Merengue, no había querido ni verlo, mi tristeza, el enojo, la culpa y frustración son tan grandes que me aplastan y me acordaba de lo sucedido cada que iba a dejarle de comer y el trago amargo no se me pasa.
Merengue tampoco sabe como reaccionar, cuando lo acaricié no sabia acercarse... mirándome con miedo y desconcierto esa noche entre llanto y gritos seguramente estaría mas confundido...
Han pasado 8 días y me sigo sintiendo culpable de dejar a mis perros tanto tiempo solos, sentir tanto enojo y tristeza al grado de haber pensado matarlos a los dos uno por necesidad y otro por decepción. 

Hoy sé que en el mundo existe esa clase de personas a quien algo así le va tocar una fibra cargada de responsabilidad más allá de mis impulsos,  la gente buena se ocupa de los que no tienen un futuro, porque de no hacerlo me daría de bruces contra la evidencia de que esas personas no existen. 
El doc hizo lo correcto,gracias a el hoy no me sentiría peor ni seria incongruente por mi amor a los animales  por lo que pasó antes de dormir a  Salvatrucha o después de matar a Merengue.   Merengue está conmigo no es malo. Sólo necesita sentirse amado, mimado, y único tal como lo fue mi querido Salvatrucha que nunca olvidaré

5 solo lo soñaron:

taty dijo...

Abrazos. No es una situación fácil.

Mi Álter Ego dijo...

Todos tenemos nuestros momentos de debilidad donde nos dejamos llevar por nuestros instintos más primarios. Es muy valiente por tu parte el reconocerlo. Un besote.

Arcaisx3 dijo...

...Salvatrucha y Merengue son muy afortunados por tenerte!!!

Charly Hell dijo...

Vaya, lo siento mucho.

Un beso.

basilio dijo...

Siento lo de tus perros Joi.
Son decisiones dificiles de tomar pero a veces como es tu caso hay que tomarlar y cuanto antes mejor para que no sufran más.
Hay perros muy agradecidos. Cuando estas enfermo se tumban a tu lado en la habitación haciéndote compañia las horas que haga falta, y te chupan la mano y la cara. Y sobre todo la mirada de un perro es algo especial. Solo les falta hablar.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog