julio 28, 2014

Un poco Crepuscular pero, es mi Fantasía

julio 28, 2014


Esta fantasía en algún sueño guajiro se la conté 
seguramente a Ivanius frente a una taza de café.

Retirarse a un refugio en el que sólo estés rodeado de libros es una de esas fantasías recurrentes que me vienen a veces, por la culpa de leer a a unos de ustedes, recurrentemente cuando llego de espiar el anaquel particularmente especial de "entre montones de libros".   Esas fantasías que a uno se le vienen a la cabeza es porque se siente una agotado un poco y en vez de tener malos pensamientos buscas en que entretenerte... aunque imágenes mentales hay siempre y alientan en el veraano aunque nublado y todo ande uno acalorada siempre... cof cof.
Necesitas apartarte, a veces para leer necesitas de un lugar favorito, algo cómodo y hasta celosamente guardado por ti, para umergirte en el universo libresco, tan acogedor, y  capaz de proyectarte hacia lo desconocido (claro no incluyan esto si van en metro).   En mi caso esa fantasía adquiere unas características determinadas: si voy a las librerías paso de largo de los booms, los betsellers y últimas novedades, (a veces, porque mi presupuesto no alcanza)el interés de ser muy selectiva ya me viene de familía con casi todo pero con los libros creo que uno tiene que estar abierto a cualquier posibilidad.
Bueno, luego viene el asunto de la cantidad, de cuántos libros necesita uno en ese refugio. Hay seguramente más de un escritor que se puede pavonear de su biblioteca de 30.000 volúmenes, pero hay que tener en cuenta que esos escritores casi podría decir que son las espinacas de todos los días como el Popeye aquel, inclusive otros más, capaces de desarmar y armar un kalashnikov con todo y ojos vendados y no podría adquirir ni una copia al menos yo seguramente de uno de esos con una biblioteca tan modesta ni baratita    
En estos días donde se supone que el verano está colmado de cosas que hacer, yo sigo trabajando, y es ahora que las obligaciones o las responsabilidades  me hacen fantasear y envidiar a todos los demás. Y pienso en que podría releer mis clásicos, si tuviera tiempo, o aquel libro al que siempre he querido volver o que tengo abandonado.  2 que 3 hasta en edición especial y hasta Joyce se sentiría orgulloso pues, a la postre no dudaría hoy en encerrarme con su Ulises para volver a disfrutarlo a pausas nuevamente.
En lo que respecta a mi fantasía particular supongo que un número de libros razonable para una sola vida y una carretera transitable hacia una librería o biblioteca pública colmarían mis necesidades, tal vez no es falta de hambre de leer, o dinero ni evitar el engorro o la fatiga.  
Eso de la acumulación para unos se soluciona usando un aparato de esos ahora que caben en una mano, pero hoy que  tengo que mudar una parte de mi casa a la planta baja, pienso en el alivio de no tener bibliotecas al estilo Alejandria.



10 solo lo soñaron:

Jo dijo...

"Los libros son objetos solitarios,
sólo se cumplen si otro los abre,
sólo existen
si hay quien está dispuesto
a perderse en ellos".

Angeles Masttreta

TORO SALVAJE dijo...

Está bien tu fantasía.
Leer a diario es vivir mil vidas.

Besos.

Mientras Leo dijo...

Gracias.
Me gusta tu fantasía. En la mía los libros que me acompañan son como los amigos, se cuentan con una mano
Besos

la MaLquEridA dijo...

¿Mi fantasía? Pasar por la mente de los demás por un instante. Un recuerdo efímero que no deja huella como si de un pasquín se tratara y ser olvidada como si nunca hubiese existido. Así como es, como soy. Sin cara, sin cuerpo, sin imagen, solo letras redactadas en mala prosa.


Cuidese

Darío dijo...

Como un lobo hambriento y sus presas, en una biblioteca así uno va de un libro a otro con desesperación y quizá, nunca obtenga mucho beneficio...tranquilidad y viento seco...

kika dijo...

Reconozco que me agrado la imagen de tu refugio. A mí los libros en cantidades enormes me tientan demasiado. El año pasado estuve en una librería en Buenos Aires casi 5 horas. Parecía una Biblioteca Romana!! Leía un trocito de cada uno mientras elegía (no podía pagar por todos) y cada rato los iba cambiando estableciendo nuevas jerarquías, sentada en los taburetes, las escaleras, el suelo...salí con 12 y sentí como si abandonara a todo el resto!!!

Saludos!

Lucifer dijo...

Lo hermoso es que tenemos toda una vida y la oportunidad de ir coleccionando libros como margaritas en medio del camino.

Los libros son viajes sin boleto de retorno.

Saludos.

basilio dijo...

Creo que si vinieras a la Biblioteca donde trabajo estarias todo el día como una lapa pegada a la silla leyéndo todos los autores clásicos y modernos.
Más de 1/2 millón de libros estan
colocados en depósitos con orden por supuesto esperando a que alguien los abra.
Los autores Iberoamericanos los tenemos todos.
Yo me limito como sabes a mecerlos y pasearlos por la sala de lectura que no se les duerman las piernas.
Mi bronceado playero casi se me esta quitando ya mi Yo.

Francisco M. dijo...

Hola Jo, unas hermosas palabras que nos trasladan al universo lector.

¿Qué sería de nosotros sin los libros y más aún en vacaciones si cabe?

Muy bellas líneas, sigue así.


Un abrazo,
Francisco M.

Cristian Macias dijo...

Es una gran fantasía y seria un gusto enorme poder cumplirlo... por ejemplo en el metro cuando no traigo libro casi me vuelvo loco, me ayuda a evadir parte de mi realidad...

un abrazo

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog