marzo 05, 2014

Novatos perdidos y Confusos

marzo 05, 2014

Recuerdo mucho a mis abuelos maternos, había días que discutían diariamente. Creo porque discutir era, de alguna forma romántica, su forma de relacionarse. 

Discusiones en la mesa por cualquier tontería concerniente a la ensalada, a su hora de llegada, a el café, etc.. 
Discusiones en la sala por su pedidera de comer de mi abue, y ella ya recostada en su reposet. 

 Discusiones de si la agarraba del brazo, o de la mano, de la sombra de la sombrilla.

Cuando mi abuela estaba tendida enferma, mi abuelo dejó de discutir para calentarle los pies bajo las sábanas.  Es una imagen que no podré borrar jamás de mi memoria: mi abuela poco a poco se fue apagando pero le gustaba tener su boca pintada, adormecida, cada vez más hundida en su lecho, y su marido y uno de mis tios, acariciándole los pies para que no se le enfriaran. 

Ojalá los aneurismas se curasen como los resfriados. Mis abuelos paternos en cambio nunca más discutieron (Cosechas de 1900) durante más de 50 años dejaron de hablarse. Recuerdo a mi abuela paterna, sobre todo con ese semblante siempre frio y duro en el rostro como de cartón darle la bendición a mi abuelito y nunca entendí porque uno es que espera hasta el lecho de muerte de alguien para darle muestras de dulzura.

Hay ciertas certezas que no me responden a inquietudes constantes sobre todo de mi generación. Conozco a demasiada gente que termina todo en un pis pas, por una discusión absurda. por discusiones ridículas. Pocas veces ví besarse a mis propios padres, pero se que de querían, igual sé que lo hacían mis abuelos maternos. Una vez creo que le pregunté a él y dijo que el no besaba a mi abuela porque se desgastaban sus bocas...
Quizá el tenía una mejor explicación para eso, pero no creía que una niña de 8 años la entendiera, o quizá es que ya treinta años después y ellos enterrados sigo constatando de que quizá en el amor todos somos principiantes

Muchos de mis amigos y yo con una hilera mas grande o mas corta cadena de desastres amorosos los míos desde 2005, muchos por impacientes, otros por egoistas, algunos mas por intolerantesy otros por infantiles...

no sé si tenga que ver con vinculos y valores de antaño para que las parejas aún enojadas y con rencores se mantenían juntas o como dice carver -no tenemos puta idea del amor- Narrar la travesía amorosa siempre y saber que lo menos importante sea el Destino aunque añoremos siempre que alguien nos caliente los pies o tenga muestras de dulzura y todo lo que conlleva.


10 solo lo soñaron:

Marite Alarcón dijo...

Me he imaginado la historia de tu abuelita con tu abuelito calentándole cada noche los pies, y ese corazón que aún latía estoy segura por quedarse a su lado... ese amor verdadero no solo existe en los cuentos de hadas. Y aunque a veces uno piense que las discusiones son lo que más abunda en la relación, se puede equivocar.

Un beso mi sis!

TORO SALVAJE dijo...

Hoy al primer problema salta todo por los aires.

No sé si está bien o mal pero suele ocurrir así.

Besos.

Sylvia dijo...

No sé que es mejor, si la versión antigua del siempre juntos o la de ahora de no aguantar nada y cambiar en un abrir y cerrar de ojos.
No creo en parasiempres ni tampoco en pensar las fechas de caducidad antes de comenzar...
Quién sabe el destino...
Besos

Charly Hell dijo...

Me has provocado un nudo en la garganta. Ese quererse sin demostrarlo, ese soportarse sin aguantarse, ese cariño soterrado y no manifestado... Nuestros mayores están hechos de otra pasta de la que nosotros nunca llegaremos a ser (por suerte o por desgracia).

Un beso.

Alexander Strauffon dijo...

Me hiciste recordar a mis abuelos maternos, también. Inolvidable como funcionaban como una unidad y buscaban ser adaptables a pesar de ser tambien muy diferentes, como en tu relato.

g dijo...

Tiendo a creer que no tenemos idea de nada, y del amor menos aún. Caminamos hacia el infinito, queremos alcanzar lo que nos queda ante los ojos, cuando lo realmente importante es lo que pasa a nuestra vera,... el ahora, y ya bastaría con eso.

Misterio dijo...

Es profundo... me encanta...

Es difícil el amor, y hay tantas clases de amores como personas o parejas existen...

Cada uno es como es y ama a su manera. Pero... no siempre nos aman de la manera que nos gustaría... sin que por ello dejemos de amar.

Creo que tus abuelos se querían, y quizá mucho más que esas personas que lo demuestran a todas las horas...

Tienes un premio en mi blog Misterio.

Muchos besos.

Cristian Macias dijo...

Era un amor de antaño, quizas ahora sea de diferente forma un poco mas materialista, aunque no hay que generalizar...

Me imagine la historia de tus abuelos...

kika dijo...

No importa si es breve. Yo prefiero que tengamos la valentía de romper lo que está quebrado y cada uno ser feliz por su lado, que los años antiguos donde había que tolerarlo todo,más que por amor, por respetar tradiciones absurdas.

Mis abuelos están juntos y los quiero mil. Pero la viejita le perdonó demasiadas porque ella suele decir "a los hombres hay que sufrírselos". Uff.. yo paso.

la MaLquEridA dijo...

Las parejas de antes se amaban en silencio, sin mostrar su amor más que a ellos entre cuatro paredes. Las de hoy son hechas de otra pasta pero es lo que hay con todo y los pies fríos.


Cuídese Lady Jo.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog