abril 25, 2013

Apanicada

abril 25, 2013





Mi abuela me contó una vez que algunas personas los ven como amuletos de la suerte y expresiones de generosidad.  En mis clases de Historia del Arte recuerdo que en la caligrafía china la palabra "abanico" tenía el mismo sonido que el  caractér de "bondad".   Hace unos días moría literalmente de calor, no sabìa si andar desnuda a mitad del medio día y tener que correr a vestirme si alguien llamaba a la puerta.

Si viviera en la época Victoriana tal vez ayudaría a comportarme,  decir las cosas de un modo elegante, pero hay ciertos comportamientos en algunas personas que me hacen recordar cosas.
Esa es la verdad, no hay nada menos lógico que la verdad, esos esqueletos que trae uno guardados salen y las llevamos a posibles relaciones.  A veces no te fijas en lo que dices, o te fìas menos en confiar tan rápido.

Un abanico tiene multitud de secretos pero tambièn de significados tanto como en las relaciones, llenas de detalles, vicios, moldes, supuestos, señales... Un abanico podía ser una obra de arte, crear símbolos de estatus, ser un accesorio para el teatro o la danza y hasta servía para rechazar o filtrear con alguien, cuando se crearon hace 3.000 años, los abanicos fueron simplemente para bloquear el sol y para refrescarse,  pero con los años evolucionaron, cosa que no sucede con nosotros las personas.

Cortamos y las cosas terminan sin aclarar ni indagar. A veces las personas seguramente estamos agotadas de intentar incluso rectificando algo que llevaba aparentemente un buen rumbo y se convierten en automático en amores perdidos *o cobardes* que no llegan a ser historias...
La vida a veces parece un péndulo entre dos abismos. Siempre debes entre elegir o seguir...
soportar el calor o refrescarte. No encuentro el significado ese de sentirse apanicado por ciertas cosas

3 solo lo soñaron:

Marite Alarcón dijo...

Como siempre me dejas pensando... estoy en esas que no sé si seguir o elegir... mejor me apanico...

Un beso sis!

Genosma dijo...

Quién tuviera un abanico que al agitarlo solo hiciera volar los malos recuerdos. El truco está en darle más peso a los buenos. Y no es fácil.

mientrasleo dijo...

Aquí es un complement habitual el abanico. en verano están en todas partes y todas las mujeres llevamos uno en el bolso
Besos

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog