noviembre 29, 2012

Tomando Pista Aterrizaje

noviembre 29, 2012



En los últimos dos o tres viajes que he hecho he llevado libros de Terry Pratchett, de Marc Levy, Robyn Sisman,  siempre me hacen reír. y a pesar de vencer ciertas alturas, resulta que tengo miedo... no, miedo no. Respeto al avión. Hace tiempo que llegué a la conclusión de que tener miedo o pánico no tiene ningún sentido. Si quiero viajar y ver mundo voy a tener que subir en avión, no hay más.
saltar en paracaídas agarrada de un arnés, no es lo mismo que alguien mas lleve el control de tu vida.

Hablé con expertos asiduos colegas y amigos que en vez de ser Diseñadores, Abogados o Publicistas deberìan ser agentes viajeros, sé como funciona un avión en circunstancias normales y de crisis, así que me voy habituando a los ruidos y demás cosas "divertidas" que suceden a bordo de un avión incluyendo sus bolsas de aire. . . De todas formas, aunque pasé de un estado de pánico a uno de miedo y, de éste a uno de respeto, me gusta estar distraída en los trayectos, sin pensar todo el tiempo dónde estoy. Y por ello los libros son perfectos.  Si no es alguno de esos con humor inglés  (en algún momento se me acabarán), me vale cualquier libro sencillo y directo con tintes de humor. Las guías de viaje, alguna revista temática sobre comida, cine o hasta fitness... pero no leo nunca cuando estoy esperando para embarcar.
Prefiero pasear por el aeropuerto, ver tiendas de forma desinteresada , controlar los horarios de los vuelos, localizar la puerta de embarque, observar a la gente... sobre todo eso y hasta inventarme alguna historia ya sea por su fisonomía, lo que viste, lo que trae cargando de equipaje etc...

Leo en el avión, pero una vez que acaba el proceso de despegue, cuando suena la "campanita-todo-va-bien". Tampoco me sumerjo en la lectura y paso todo el trayecto leyendo: como, descanso la vista, veo la revista de la compañía aérea, miro por la venta y respiro hondo, confieso que a veces me da por llorar mirando por la escotilla, porque en esos trayectos dónde te da tiempo por y para pensar te acuerdas de todo...

Observo a las azafatas para ver si se comportan con normalidad, camino... Y al final me doy cuenta de que no he leído tanto en el avión como esperaba, sino lo que necesitaba para relajarme.
 Cuando estoy en casa leo por las noches, antes de ir a dormir y prácticamente todos los días y es ahí mi cama dónde siempre he terminado mis libros. Por poco que sea; estando de viaje es diferente: te pasas el día caminando, viendo cosas, llenando la mente de lugares y costumbres nuevas...

Así pues, siempre llevo un libro y con eso tengo suficiente, llendo por carretera cierta amiga me dijo que sólo llevo a pasearlos, pero me agrada acompañarme de ellos durante el viaje, a veces es como sentirme protegida o camuflajeada aunque sólo los abra de vez en cuando...

Nunca los acabo. Viajando no quiero terminarlos...


11 solo lo soñaron:

Sergio DS dijo...

Cada vez que vuelo acabo por no leer más de 5 páginas del libro que llevo a cuestas, aunque también es cierto que los vuelos (a veces en un par de escalas) no superan las 2 h cada uno. Me gusta observar a los pasajeros, las azafatas, la prensa si te la facilitan o la revista de la compañía, y sobre todo curiosear por la ventana.
En tren sin embargo me empapo del libro, supongo que lo empleo para soñar, en el cielo ya ando en las nubes.

Juanjo dijo...

Me siento totalmente identificado con esta entrada puesto que me ocurre exactamente igual que a ti, asi que te comprendo perfectamente
Besazos guapa

[.Λɀuʟ mэlaиcølîa.] dijo...

Los libros siempre acompañan aunque a veces sólo lo hagan literalmente (en la bosa de mano o en la mano misma)...

También leo por las noches en mi cama, creo que es para mi el momento más privado de mi día...


Bss

Marite Alarcón dijo...

Me gusta volar xq me recuerda a mi papá. Él siempre me narraba paso a paso lo que iba sucediendo en el avión, y me hacía sentir tranquila, a veces me llevaba a la cabina y era perfecto. Los momentos más "crítico" son el despegue y aterrizaje, siempre me dijo. Pero en su voz, todo sonaba seguro.

Amé esta entrada Jo.

Un beso!

Alejandro Aparicio Morales dijo...

Es genial acompañarse de libros i más cuando viajas, yo tambien respiro muy fuerte cuando voy en el avión, y por lo general me la paso viendo a las azafatas. muy bueno leerte, saludos.





Alejandro Aparicio en Escribidores y Literaturos
http://escribidoresyliteraturos.blogspot.mx/

mientrasleo dijo...

Yo tampoco termino libros en el camino, me da miedo que acaben en una olvidoteca... por eso ahora, en el lector, meto unos treinta para diez días de viaje. Así siempre tengo algo por leer y eso hace que me asegure de llevarlo conmigo.
Besos

Abismo dijo...

Mi abuela decía... el miedo no evita el golpe ajajajaj así que por que preocuparse??

Besos abisales

basilio dijo...

Las pocas veces que he subido a un avión por lo general no puedo leer por el hormigueo que me recorre todo el cuerpo de los nervios.
La última vez que subi a un avión para ir a Gran Canaria tenia una señora a mi lado con un rosario en la mano antes de despegar, en el asiento de la otra ventanilla vi como un señor se persignaba con mano temblorosa, y la verdad llegué a pensar visto lo visto que podia ser cosa del azar el que llegara vivo a mi destino, asique como para ponerse a leer...

moderato_Dos_josef dijo...

Sí, yo tbién le tengo respeto al avión pero como dices sin el no podríamos conocer el mundo en que vivimos. Es un invento fabuloso y fundamental. en cuanto al recurso del libro, es bueno. pese a todo nunca consigo leer concentrado mucho tiempo en el avión...

Un saludo!

Boris Estebitan dijo...

Hola, que pases un lindo fin de semana, un gusto visitar tu lindo blog, te invito cordialmente a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un escrito mio titulado “El corazón extraviado”, saludos :)

Sara dijo...

La verdad que yo al principio me preocupaba pero ahora no lo hago mas porque siempre e pensé que saldría ileso o que nada me paria pero no hay manera de evitar que pase nada , igualmente es el medio de transporte mas seguro del mundo aun, y se saca tan de manera tan simple como entrar a una pagina y encontrar un lugar donde diga reserve su boleto de avion de interjet en de forma simple o algo asi.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog