octubre 04, 2012

Blasfemias con Vino

octubre 04, 2012

Dicen la clave está en los ingredientes.

Muchos amigos cercanos suelen declararse escandalizados ante la mera noción de mezclar el vino con otros ingredientes (líquidos o sólidos). Lo consideran un acto vil contra las buenas costumbres de un enófilo consumado, o, peor aún, una censurable blasfemia.

Llamados ponches comunmente son unos de los tragos mas famosos del mundo.  Mucha gente piensa que son bebidas típicamente mediterráneas que comenzaron a elaborar campesinos para poder aprovechar los productos de la tierra como el vino y las frutas y además resguardarse de los calurosos veranos de tiempo de cosecha.

Teorías narran que el origen de estas bebidas con vino y frutas no son españolas sino que se piensa que provienen de las Antillas cuando eran colonias británicas a finales del siglo XVIII. Otros dicen que proviene de Portugal que no se hagan mas bolas. 

El Clericot, es una bebida muy parecida al vino espumoso, con un toque dulce, pero con el buen sabor del vino. agradable al paladar, ideal como aperitivo para charlar con los amigos.

Hay sangrías y clericots blancos y tintos, se sirven en jarras, con cuchara, para detener el paso de los sólidos, muchos entes mortales como yo preferimos los trozos de fruta y hielo en los vasos. Se puede añadir azúcar, Y nunca sobran unas dos copas generosas de algún destilado fuerte, como brandy, ron o algún aguardiente. 
Sabe mejor si se utiliza un vino joven, de colores y aromas vivaces.  Dependiendo del país y las costumbres, la preparación incluye cítricos (como naranja y/o limón), y frutas blancas, como peras, manzanas y duraznos.   Es vital beber la sangría  o el clericót recién preparado para evitar que el alcohol y el azúcar fermenten la fruta.   Finalmente, para reducir densidad, es conveniente agregarle agua o soda, y –dependiendo del calor– algunos cubos de hielo unas sombrillas, una vista, una buena compañía y risas ;)

     Sangría                                                    Clericot

1/2 Litro de Vino Tinto                 1/2 litro de Vino blanco, sidra o Champagne
1 Taza de Azúcar                          1 Taza de Azúcar
Zumo de 4 Limones                      Zumo de 4 limones
Hielo al gusto                                Hielo al gusto
Rodajas de naranja                        Fruta picada
Fruta picada                                  (melón, manzana, papaya)
un refresco de limón                     un refresco de manzana o agua mineral
o agua mineral
un chorrito de brandy


La Sangría (su nombre) se debe al color del vino habitualmente rojo y robusto con un tono morado, muy común en toda la costa mediterránea de España, muy parecido al color de la sangre
Para aplacar la sed producida pro los calores estivales nada como un clericót o la inigualable sangría
Casi se podrían parecer a la venganza, que se deben servir bien frías pero yo no mezclo el vino con palabras y actitudes tan feas porque  eso si son verdaderas blasfemias.

Salud!






13 solo lo soñaron:

Jo dijo...

En una jarra grande se mezcla la fruta picada, el vino, (a la mitad de la jarra) el zumo de los cítricos, el hielo y variará el orden según sea sangría o clericot.

estas bebidas combinan con casi todo tipo de comida o para retozar una tardecita debajo de un parasol.

no olviden que parte de la decoración en el vaso es la rodaja de naranja o limón y la cucharita de madera!

El hombre del traje gris dijo...

mmm yo pensaba que el clericot se hacia con tinto... yo no le veo la blasfemia, a mi me parece muy bueno :p

Marite Alarcón dijo...

Peeeeero, la sangría de vino blanco es rica tb!!!

Uy ya me provocó!!!

Marite Alarcón dijo...

Veo que es parecido al Clericot, perooooo, este va con Sprite!

Sergio DS dijo...

Mi suegro guardaba como oro en paño una botella de Vega Sicilia que le regaló un cliente para una ocasión especial y que utilizó por error su madre para un guiso... el pollo salió buenísimo.

Juanjo dijo...

La sangria la conocia de sobra.De hecho he sido autor de algunas memorables.De el clericot no habia oido hablar nunca...sera cuestion de probarlo
Besazos guapa

Zereth dijo...

De las mejores bebidas calientes que he probado ha sido una infusión con cítricos y especias, y obviamente vino.

Es mortalmente delicioso, justo como para estar ya en la cama dispuesto a rendirse ante Morfeo, o algun otro acomedido y dejar que pase el invierno.


mientrasleo dijo...

Hoy no puedo comentar demasiado. No me gusta el vino... salvo con peras confitadas.
Seguro que para alguien es una blasfemia, pero para mí es pecado
Besos

marichuy dijo...


Será idea mía, pero el Clericot me marea más que el vino solo: es tan rico, fresco y en apariencia ligero... que ni lo sientes. :P

Charly Hell dijo...

No me desagrada el ponche, ni otro tipo de bebidas preparadas con vino y algo más (como la sangría o el calimocho) pero yo como mejor aprecio el vino es solo, fresquito y con una tapa de queso y/o jamón iberico. Mmmmm,

Ciao

ѕocιaѕ dijo...

Tengo que hacer alguno de esos, creo que vi más "accesible" el Clericot, en serio que me los antojaste. La verdad que de vinos no sé nada pero la sidra al menos sí se me hace familiar jajaja

Saludos, Jo!

La Maquinista Yey★ dijo...

Pero el mejor ingrediente son las: risas :D

Juan dijo...

A mi que si me gusta el vino no es que me escandalice por mezclarlos, lo que si es verdad que un buen vino ya de por si es un placer el probarlos y no mezclarlo con otra cosa, sin embargo que decir de la sangria que si es especial y muy refrescante. Un besazo.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog