junio 13, 2012

Libros,idas, leídas y Cocina

junio 13, 2012



El corazón sabe bien dónde está si se lo preguntan, puede ser tu lado de la cama, el sitio donde creciste algún aroma de un platillo o algún par de libros que leiste.
Anatole France decía que era imposible leer todo lo que un colecionista tenía en proporción de todo lo que podría comer en su vida aunque fuera en una hermosa vajilla.



Dicen que los libros son mundos posibles, y la realidad nos muestra que es tan sólo un capítulo de la vida cuando se trata de mudarse,  es todo un suplicio dignos de contarse en una pila de anécdotas que incluso, hasta los amantes mas fervientes de los libros tradicionales bendecirán la era digital,  pero antes de ver un sitio posible, y llenar el espacio con otras cosas enceres y chunches personales antes que las paredes me fijo en el tamaño de la cocina y en ciertas cosas como estantes y ventanales...

Las ultimas semanas buscando un sitio en el corazón de la Ciudad, varios vendedores coincidieron en 2 premisas: No animales, No objetos muy pesados por el tipo de sitio o edificación no calculada para ellos y sobre todo ligado a esos objetos "no demasiados libros"

Para mi los libros no tienen finales reales, tan sólo imaginarios y por eso son necesario llevarlos con uno, bajo el brazo, viajando, en el bolso o como acompañante para beberse un café en solitario. Yo asumo culpa que muchos los compro y ni los he abierto del empaque original (contradictorio)... No se si es manía que escudo en la falta de disciplina,  sinceramente tampoco tengo tantos si los tuviera sería rica o tendría que ser rica para poder comprar tantos o todos los que me gustarían incluyendo una enorme cocina.
 Sin embargo, no creo que podría vivir sin un par de ellos aunque tuviera que llenarme de cajas por su causa o utensilios justo para cocinar mientras espero algo leyendo por cocinarse o para devorarse
 Aunque el final de ciertos libros leídos son tristes, o porque se terminaron los platillos, su belleza hace olvidarme de la realidad, que no es tan bella y es que a veces uno se refugia entre sus páginas o busca un nuevo lugar para amortiguar cosas incluyendo hasta guardar vicios, recuerdos o manías por género o color de diferentes tamaños, alturas, sabor y texturas
siempre se me apilan cosas que me parecen deliciosas en una librería o en la cocina...


11 solo lo soñaron:

Jo dijo...

si usted se deprime cocine... si quiere soñar lea y si quiere ambas cosas...
pruebe a saber cuanto pesa su caja de libros y utensilios de cocina... algo terapeutico uno siempre encuentra

Marite Alarcón dijo...

Qué rico que es leer... no sabes cómo me gustaría tener el tiempo del mundo para leer todos los libros apilados en mi mesa de noche... libros en páginas estancadas si poder ser terminados por mis sedientos ojos.

Lindo post... los finales están en nuestra mente, eso me quedó grabado.

Beso!

Ruben Angel Flores Camacho dijo...

Busque en el hígado, en lugar del corazón. Dicen que es más aguantador.

LAGARTO dijo...

leer y cocinar dos buenos vicios que nos mantienen vivos

mientrasleo dijo...

Hago ambas cosas, incluso tengo un famoso arroz quemado por ponerme a leer y olvidarme de apagarlo a tiempo (igual que una pizza que se quedó con forma de galleta...)
Besos

Kiddo dijo...

Tambièn hay libros de recetas que pesan màs que una piedra y nunca consigues todos los ingredientes, jiji. Deberìa modernizarme.

Beso.

El hombre del traje gris dijo...

yo soy mas que un pésimo lector, pero algunos que he leido si se me ha hecho comodísimo que esten en formato digital.
De hecho ando esperando mi tablet pa poder leerlos mas comodamente que en el cel o en su momento la palm...

Andromeda dijo...

Hermoso paralelismo entre cocina y lectura, para mí los placeres sensoriales tangibles que aporta la primera bien pueden complementarse con los imaginarios pero no menos intensos que emanan de la obra literaria. El último libro de este tipo que leí fue "El vientre de París": los aromas del mercado parisino de los tiempos de Zola inundaron muchas de mis tardes. :)
¡Un saludo!

Juanjo dijo...

No demasiados libros????????...jamas iria a un sitio a donde me dijeran eso
Los que amamos los libros sabemos apreciarlos y quererlos
Un besazo para la guapa lectora

ѕocιaѕ dijo...

Una buena comida para un buen libro, eso suena muy bien.
Incluso los libros de cocina hay muchos muy interesantes.
Es cierto cuando me deprimo cocino =)

Saludos Jo

Juan dijo...

No hay nada mejor que empezar el dia leyendo tu post y escuchar tu seleccion de musica que me encanta. Un besazo.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog