junio 17, 2012

Entre el vacío y la Totalidad

junio 17, 2012
No deja de ser curioso, cuando pienso en días festivos donde se celebran cosas que se imponen por costumbre o por llenar huecos... y entonces, la tristeza dormida se vuelca entre los huecos que retumban.

Pienso en las pequeñas contradicciones de aferrarse a lo perdido más que lo que está por venir por lo que implica sin separar sílabas. "Porvenir. Hace unos días me quejaba de que en mi casa siempre me encontraba con una línea de hormigas persistentes,  saliendo quién sabe de dónde y llendo a varios sitios atestando mi casa. Decidí no acabar con ellas, al tiempo creo que hay una convivencia cercana y cotidiana.  Al final creo que es su persistencia la que las ha hecho que yo respete su presencia.

Mucho me temo que la palabra persistencia está en algo implícita a la presencia de los insectos, ¿qué es sino persistencia lo que los mantiene aquí, vivos, en este planeta?
y la persistencia es eso que lleva a convertirse en una metáfora del agobio, eso que nos trae a cuenta que precisamente lo mínimo, lo aparentemente u oculto, lo no resuelto, siempre terminará cobrando una forma punzante.

Esa línea de hormigas ahora mismo me insiste en señalar los residuos de un primer momento de escritura en la niñez, hacia dibujos y cartitas para mi mamá o mi papá. No conservaba ni uno solo hasta que hace unos días mi Madre me mostró un folder amarillo y medio viejo con algunos dibujos de mis hermanos y mios.
No recuerdo nada aunque por los trazos obvia decir que buscaba plasmar en ellos, pero tengo todavía en mi memoria el gozo de sentirme hábil y cómoda en aquella natación de trazar y colorear los patrones generales que poseen "niños normales"

 No lo sé, pero vuelvo a esta imagen ahora que quiero justificarme al escribir. No dejo de escuchar, en un loop sonoro, muy campante, justificándome y sintiendo que no está de más explorar estas formas.

Escribirle a alguien que ya no está.
Digo todo esto cuando de lo que en realidad quiero hablar es de la distancia que se impone entre nosotros cuando estamos vivos, esa realidad que se vuelve insoslayable  no hay forma de escritura que contenga esa distancia y el mito que las ausencias no son del todo tales, cuando todo lo corroe por culpa de ciertos dias mucho mas que el día de su muerte. Que los recuerdos son imposibles de matar, porque algunos su presencia nos hace sentirnos menos solos...
como esa hilera de hormigas....

¿Feliz? Día del padre. Tal vez tu eres el que sonríe ahora.

12 solo lo soñaron:

marichuy dijo...

Toda ausencia es dolorosa. Un dolor que nunca es sentido en igual intensidad por las partes involucradas. El padre ausente nos duele de distinta manera. Yo extraño al padre con el que no crecí y sólo aprendí a conocer en la adultez y en la distancia. Es duro. Añorar al padre que nos fue arrebatado por la enfermedad es tanto o más doloroso pero, creo, distinto.

aina dijo...

Sí, como marichuy soy de la opinión que duele más perder algo que has conocido, pero Jo, como dices en el otro post...mientras te acuerdes de él, seguirá estando un poquito vivo.

De todas formas, te dejó un buen legado: todo lo que eres, lo que te enseñó, lo que te mostró,...fuiste una hija afortunada y muy querida. Y eso nada ni nadie podrá quitártelo.

Un beso.

Abismo dijo...

Te digo lo mismo que te puse en el comment del apartamento...
Y ánimooo!!

Besos abisales

El hombre del traje gris dijo...

tal y como lo dijiste, hay que aprender a vivir con dias como estos...

Marite Alarcón dijo...

Tenemos mucho con común... Creo que nadie nos prepara para vivir sin alguien a quien tanto quisimos, quien tanto nos dio, la vida misma no es poco no? Pero es cierto, hay días que quisiéramos sacar del calendario, pero no es posible; días que quisiéramos blindarnos de escudos protectores, pero no existe alguno tan potente... solo nos queda cargar la mochila y seguir.

Un beso Jo... compartimos el mismo sentimiento hoy... como aquella fila de hormigas.

Marite Alarcón dijo...

:) siempre :) al cielo

basilio dijo...

En mi casa de campo he aprendido a convivir con hormigas, escarabajos, saltamontes y un montón de insectos más uqe purulan libremente por cualquier parte de la casa con la confianza de que saben que no les voy a poner un pie encima.
Suelo invitarles a salir simplemente cogiéndoles por las alas o por su pequeño cuerpo arrojándoles de una patada amistosa en sus traseros.
Joi siempre que se acerque una fecha señalada con referencia a tu papá, el corazón te dará un vuelco y te acordaras de él. Los seres queridos no se mueren nunca para los que estamos en la tierra, y seguro que se te caera una lagrimilla traicionera pensando en él. Feliz dia Jo

escarcha dijo...

que triste post! y que cierto es todo lo que dices! hay fechas que traen más congoja que festividad.

tienes un blog muy interesante, un placer pasar por aqui.

saludos

te dejo la dirección del mio
y te invito a pasar cuando quieras
www.elblogdeescarcha.blogspot.com

LAGARTO dijo...

la ausencia duele y nos hace apáticos

Kiddo dijo...

Las personas que nos aman jamàs se van del todo. La tristesa es vàlida porque es parte de extrañar. Un abrazo mi Jo.

Juanjo dijo...

Bonito texto jo.los recuerdos lo son todo...nosotros somos nuestros recuerdos
Besos guapa

mientrasleo dijo...

No me preocupan demasiado los días que marcan ausencias, sino las sillas que se miran un día cualquiera y se ven vacías y parece que es la primera vez que no hay nadie sentado en ellas...
Un beso enorme

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog