marzo 14, 2012

Café Macchiato

marzo 14, 2012
Durante unos segundos se miraron el uno al otro como si ella quisiera decifrar las proporciones exactas de su mirada y  el las precisas para hacerle un excelente café.

Durante semanas no hubo la ocasión que le atendiera pero ella iba con asiduad buscando la casualidad. Esa mañana salió temprano de casa sin ganas de recorrer el trayecto por los baches, los semáforos, las miradas groseras y los viejos carcamanes en bicicleta con donaire de don juan. Estornudó pensando que su salun ultimamente pareciera estar en riesgo, antes de atravesar la puerta de cristal del lugar se acicaló. Entró y el aroma del café de el interior le dió valor para avanzar hacia el mostrador.  Se abría paso entre la gente segura con esos stilettos de 10 cm apenas se acercó esperando encontrarle y como no sabía su nombre ni el  conocía el café que de costumbre pedía era una buena oportunidad para hacer platica

Durante los segundos que se miraron, el olvidó los secretos del mejor café del mundo. En su lugar sintió un ligero vacío en el estómago y su pecho se aceleró. Desvió su mirada nervioso un poco turbado y apresuró el pedido para lograr atenderla Su compañera se le adelantó le dirigió una mirada tiránica cuando el derramó leche en la pequeña barra y terminó de concluir la orden puesto que el ya tenía bastantes problemas distraido y nervioso con la mirada clavada de esa mujer detrás de el... sólo alcanzó a oir macchiato. Después el chico tomó el vaso humeante de café y lo llevó entre sus manos temblorosas hacia su mesita. En el costado del vaso destellaba su nombre: Mónica.  Y es ahí que no sólo logró comprender muy bien porque esa mujer lo ponía tan nervioso, sino que le infundía un temor inexplicable. Al verle sorber el café preparado por el, tuvo tan sólo un destello de días remotos más felices, al mirar su expresión de agrado, sonrió.
Ella miró sus ojos de chico deslumbrado parecidos a la inocencia y un ligero bigote de espuma dejó en el borde de su boca relamiendolo coquetamente,de pronto dejó asi al descubierto y por tierra la imagen femenina y delicada que había logrado insertar al entrar al lugar cuando dijo con una voz fuerte y masculina:
-si tan sólo el amor fuera así de placentero-.


El ya no pudo mediar palabra mas que ofrecerle una servilleta, algo de pronto se rompió dentro de el chico Barista inexplicable, o tal vez sí con toda razón en expresso se fué de ahi :




7 solo lo soñaron:

Juanjo dijo...

Me encanta el cafe macchiato y el expresso.Me habria encantado estar en esa cafeteria
Besos con espuma

raindrop dijo...

Situación de extraño impacto...

Por mi parte, no soy nada de cafés.

muacks!

LAGARTO dijo...

neseito cafe ..urgente , salidos jo y pues ya tambien nos seguimos en face y twitter jajajaja

Abismo dijo...

Los mejores momentos del día con mi café... pero si encima fuesen así... :)

Besos abisales

aina dijo...

Qué cerca te he notado ahora, rodeada de café.

la MaLquEridA dijo...

El cafe es mi placer prohibido, lo necesito pero no puedo tomar snif.

marichuy dijo...

Seducción de miradas... y de aromas. Me gusta la idea.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog