noviembre 21, 2011

El Hombre de Hojalata

noviembre 21, 2011


Hubo una vez que a la menor provocación de debilidad o error un amigo me castigó expulsándome de su vida de modo abrupto y sin mucha explicación... y fue entonces que yo me creí ese cuento de ser patética, necesitada e insegura victima...
Después con el paso del tiempo me di cuenta que no era yo todo eso que me creía, tampoco tenia que hacer malabares o asumir cierto papel para ser aceptada. Ser yo misma ya era insufrible y no tendría porque soportarme 
Y no lo culpo en la diatriba de lidiar con uno mismo uno debe asumir consecuencias, el por su bien debia ser seguro y un tanto hostil en la superficie de la armadura por muchas razones de vida.

Me di cuenta que el cariño sirve para aminorar ciertas molestias o contratiempos durante la busqueda de nosotros mismos en el camino y sin sonar a cliché barato creo que si no obtenemos algo durante el trayecto incluidos los afectos, uno a veces se escama o termina convirtiendose en alguien super rígido, duro e inflexible a causa de ser herido... que a bien se oxida tanto como para terminar descorazonado o lleno de enojo.

Con el tiempo aprendí poco a poco a retirarle a las personas esos polvos mágicos y curativos que hacian que mi tristeza se desvaneciera. Descubri sin querer que aferrarme a otros era el reflejo de mi falta de conciencia y amor propio
Depender de los buenos momentos y de las personas a veces deja un vacío aún mas profundo que ya no estuve dispuesta a soportar.   Hoy después de interminables pleitos conmigo misma, de toparme con paredes infranqueables ... Despues de todo eso se lo que quiero. Soy alguien que sabe lo que es capaz de dar y recibir, en justa medida aunque no sea a la par y puedo guardar la distancia prudente para no entorpecer el camino de nadie aunque no lo entienda o no me guste...
y aunque inevitablemente vuelva el miedo o yo misma a veces me ponga solita una armadura.
Se que si tengo corazón y el también.

17 solo lo soñaron:

Jo dijo...

Y Extraño a Mau aunque esto ya no lo lea...
hoy me siento una muñeca de trapo... (y ademas fea)
....

Sergio dijo...

Es algo de lo que nunca he dudado, incluso con la coraza muy abollada.

raindrop dijo...

De todas formas, el apego que termina creando el vínculo es algo esencial en nuestro ser como humanos.
Lo demás son devenires en ese proceso de crear vínculos.
Y sé que decir esto no resulta muy útil cuando las hojas de las emociones cubren el tronco de sentimientos...

besos

Virginia dijo...

Necesitamos, nos necesitan, nos necesitamos mutuamente. Es algo que nos hace más humanos.
Pero no dejes que tu felicidad dependa de los demás, constrúyela en ti misma.
La coraza protege, pero también pesa mucho...

Anarquista Superestrella dijo...

Amm... ¿A cuál Mau?

Ok, ya...

Honra el pasado, vive el presente, planea el futuro...

Muchas veces, en la vida, hay que reconocer a aquellos que dieron un pedacito de lo mejor (o peor) de sí. Por muy barato, y por mejor cliché que ésto parezca, siempre hay que permanecer de frente y, eso si, firme.

¿Ceder? ¿Qué? ¿Acaso arrebatamos algo que no era nuestro o -sin quererlo -recuperamos algo infranqueable que de cualquier forma nos pertenecía?

Recuerda lo que dice Sabina: Pierdes con mi perdición aunque muchas veces no sé si eso aplique a un corazón de hojalata o, en su defecto, a un corazón de hijoputa...

Como el mío, quizá...

Cheers...

Jo Grass dijo...

A veces los desengaños con otros, no necesariamente amorosos, ayudan a poner luz en nosotros mismos, porque nos obligan a reflexionar y modificar ciertas cosas, para bien o para mal.

Trovator dijo...

Ese corazón lo tenemos.. a veces algo oculto por el temor que nos contagia el león... pero está ahí... lo he visto :)

Me recuerda también la canción "Hombre de Hojalata" de Lazcano Malo :) Muy bonita.

Un abrazo!

la MaLquEridA dijo...

Ese hombre de hojalata tiene el corazón muy sensible por eso se pone una armadura para que no lo lastimen ni se lastime él mismo, yo lo sé.

Como también sé que Lady Jo tiene un corazón que esconde para que nadie lo dañe, eso también lo sé.

Yo sé muchas cosas buenas de ellos.

Amaranta dijo...

Muchas veces necesitamos armaduras, para proteger nuestros corazones de las lanzas, eso no quiere decir que luego de la batalla nos quitemos la armadura y nos pongamos el vestido de princesa para disfrutar el baile!

Juan dijo...

Por supuestisimo que tienes un super corazon. Y de fea, lo dudo y mucho. Un besazo.

Lara dijo...

Hoy he descubierto tu otro blog y he de decirte que me ha encantado dejar de ser un hombre de hojalata. Y revivir tantas cosas con esta fantastica canción... The promise

Marité dijo...

Los amigos que se van, quedan en algún lugar del corazón por si acaso... solo por si acaso.
No te sientas de trapo, xq eres todo menos eso. Eres una muñeca pero de las que se sueñan.
Besos mi Jo!

la mis dijo...

Tú sólo deja que el corazón lata a la frecuencia de tus sentidos.

arcademonio dijo...

...buen descubrimiento el tuyo...tras capas de hojalata oxidada se oculta un corazón latiente...a veces de mármol...bello, suave y helado...infinitos besos para tus bolsillos...

marichuy dijo...

Como alguien a quien también le han retirado el habla y, peor aún, el afecto, te entiendo. Y no sé qué decirte, es difícil entender nuestras muchas contradicciones: seres imperfectos que tendemos a juzgar a los demás desde nuestra atalaya de la... infalibilidad. Triste.

ѕocιaѕ dijo...

Hasta que conocemos a alguien con quien no sentimos seguros de no usar una armadura.
Hay que cuidar ese corazón Jo pero no dejes que el frío de esa armadura lo llegue a dañar =)
Un abrazote

basilio dijo...

eres grande Joi

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog