octubre 15, 2011

Entre Nubes y Plumas

octubre 15, 2011


El relleno de una almohada puede ser de diversos materiales, incluida la pluma de aves desplumadas. Como suena: habemos gente que duerme sobre los restos mortales de seres voladores.

Hay que tener valor, desde luego para apoyar la cabeza en una almohada de pluma y dejar que la cabeza en cuestión planee a su aire por las regiones ondulantes de los sueños: en mi caso, lo mismo sueño.
Si mi almohada hablase se quedarían de piedra. La única ventaja de mis sueños es que los olvido casi a la vez que los concibo aunque es probable que mi almohada la que lleva acompañándome toda una vida lleve un registro de todos mis sueños ya sean amables o atroces.  En el interior de mi almohada se han tejido laberintos minuciosos, con muros hechos con los despojos de la razón, y esto está ahí menos mal que no se me ocurrió postear.


Cuando duermo en un hotel, jamás logro descansar del todo, porque se me cuelan en la cabeza sueños confusos de los miles de viajeros que han usado la misma almohada que yo seguro. La verdad es que extraño mi cama, mi casa y todo, por eso no concreto nunca los sueños porque no les gusta que les dejes por la mitad.

iré a visitar cada uno de sus sitios mas tarde que temprano y seguramente a otros puntualmente como siempre ha sido. (programada la entrada seguro no me entero de nada)

Deje su mensaje después de la ventanita emergente. No es que ande  nada mas durmiendo sino viajando

Volveré
Estoy tras Bambalinas soñando pero si me sigo de filo despiertenme...



7 solo lo soñaron:

raindrop dijo...

Si las almohadas hablaran, serían ellas las que deberían acudir al psicoanalista.
Una revolución en los tratados freudianos, seguro.

Mientras viajas, puedes estar despierta o dormida, pero seguro que soñando.
:)


besos

la MaLquEridA dijo...

¡Despierta dulce amor de mi vida
despierta si te encuentras dormida
escucha mi voz vibrar bajo tu ventaaaaaana
en esta canción te vengo a entregar el almaaaaaaaaaaaa
perdoooooooooona si interrumpo tu sueño



y ya no me acuerdo que más sigue.

¿Ya te despertaste?


:)

marichuy dijo...

Curioso, al viajar no extraño ni mi almohada ni mi cama. Lo que sí extraño son otras minucias de mi cotidianidad, como el café que uo hago. Aun así, me gusta viajar.

Trovator dijo...

Me gustó mucho la parte de "prestarse" sueños y pensamientos ajenos en otras almohadas... quisiera intentarlo algunas vez :)

Un abrazo!

ѕocιaѕ dijo...

Ya me dejaste pensando con eso de las almohadas de los hoteles D: aunque como viajo en bus por lo regular cargo con mi almohada portátil pero no se me ocurrió ponerla en el hotel =S con razón tuve pesadillas ajenas.

la mis dijo...

¿Habrá compatibilidad de sueños? ¿Te imaginas encontrar a tu hombre perfecto a través del sueño? Y todo por haber compartido una almohada de hotel... wooooow, estaría muy loco, y extremadamente divertido.

BEATRIZ dijo...

Ahora voy a pensar cada vez que duerma en almohadas de hotel, indagaré los secretos sueños...

las plumas del cielo al sueños, bonito.

saludos grandes.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog