septiembre 06, 2011

Macarron Camembert

septiembre 06, 2011



Érase una vez una idea macarrón, una idea delgada, una idea filiforme, contra anoréxicas. La idea  parecía siempre como un amasijo de hierros herrumbrosos retorcidos, que no saldrían a la luz ni avanzarian pero por dentro estaba viva.

Esta idea que unos creen escuálida decía que el conocimiento era uno y que estaba enmarañado. Que todo tenía que estar al servicio de la gente para que la gente viviera bien y tuviera mucho tiempo para leer cocinar y hacer el amor. Pero la idea, tenía muchos y poderosos enemigos incluso ya establecidos en los guiones de cuentos de antaño.

Una de ellas era el mal sazón, el tiempo y el fastfood.

A unas mujeres no les gustaba la idea,  no les gustaba el desorden, el barullo, el caos de los utensilios y el sopor de el vapor que sueltan los pocillos sobre la hornilla.

En cuanto algo se salía de la normalidad  otras señoras con uñas adornadas y postizas daban respingos y saltitos pues se ponía tan delicadas con cara de "cuantascalorias"

Como la idea no gozaban del beneplácito de ciertas personas, tampoco gozaba del beneplácito  por ejemplo del rey del orden,  de la corte de camisas limpias, ni del establishment, ni de la nomenklatura, ni del obispado que solo consumia carne roja, ni de la santa inquisición de libros de recetas, ni de los banqueros vigilantes de presupuesto.

Por fortuna  al paso del tiempo había ideas macarrón aquí, allá, un poco más allá, al fondo a la derecha, arriba, abajo, por todos sitios y hasta la salsa bechamel a bae de maizena hizo su aparición.

Un día se pusieron de acuerdo todas las ideas macarrón y dieron un salto cualitativo enorme y convirtieron el mundo en un amasijo interestelar macarrónico, donde las personas normales que no eran hadas, ni reyes, ni intelectuales orgánicos, ni obispos, ni banqueros, ni inquisidores vivían felices y comían perdices. También comían macarrones,por supuesto y los cocinaban suculento en una receta para dos.








10 solo lo soñaron:

Jo dijo...

* 180 gr. de macarrones.
* 100 gr. de espinacas frescas.
* Una caja de Crème de Camembert de 150 gr.
* 1 diente de ajo.
* Una pizca de orégano.
* Aceite de oliva virgen extra.
* 50 gr. de queso parmesano rallado.
* Pimienta.
* Sal.

a fuego lento en un cazo, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, añadimos la crema de Camembert, un ajo pelado entero, salpimentando y aromatizando con un poco de orégano y nuez moscada Una vez mezclados los sabores los macarrones al dente con espinacas estan listos para vertirles la salsa blanca con el ultimo toque de parmesano

Prosperidad dijo...

Con un casillero del diablo o un nebiolo para no ser exigente..mmm que rico

Rojo... dijo...

Que me has antojado de lo rico que se miran.

Slds

€$T0P€$ dijo...

Y yo que creí que hablabas de mi postre favorito, y pensé en una maravillosa receta de macarrons salados con camambert :/

Dean dijo...

Mira que soy malo para la cocina, pero lo voy a intentar.
Un saludo.

la mis dijo...

válgame! tan temprano y ya me abriste el apetito, y es que decididamente este plato se ve para chuparse los dedos. Sin duda lo intentaré!

BEATRIZ dijo...

Pase por Mexico y me acorde de ti lady Jo.

Tu platillo se ve exquisito, la idea del macarron se lee con sustancia.

Saludos.

ѕocιaѕ dijo...

da hambre comentar por aquí, uno aprende una receta nueva y de paso un pocquito de historia culinaria.
Apunto la receta.
Saludos Jo

raindrop dijo...

Es uno de los preámbulos a una receta más interesantes que he leído hace tiempo
:)


besos

marichuy dijo...

La sazón, dicen, no se aprende ni con el mejor Chef del mundo.

Me hiciste recordar a una chica de la Universidad a quien decían Spaguetti, dada su extrema delgadez, y la pobre se pasaba comiendo macarrones con queso dizque para engorar.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog