junio 23, 2011

Cuando regresa la Lluvia

junio 23, 2011

 Caminando por viejas calles uno se anima a sortear el camino con un buen par de zapatos
 

Este año la primavera tuvo una despedida con una gran ovación que se escuchó en la madrugada con el aplauso de la lluvia.   Últimamente me gustan todos los poemas aunque demasiados hablen del desamor de la ausencia y de la espera.
No me identifico con esas super mujeres que llaman la atención, creo que aún cuando nunca lo hubiera preferido soy de esas que pasa desapercibida fácilmente.  No me dejo llevar por el eximio o el adjetivo insulso,  odio los clichés que muchos dictan o se recetan por la moda y buscan ser reconocidos usando marcas, oliendo a diseñador o andar teñida de un tono en la ropa o en la cabellera.

Entre los dramas de la vida cotidiana creo que los mios comparados con otros son de región 4 vivo en un País donde la violencia está hecha un caos y no necesito contar más aunque me dedique a la Publicidad... No hay realmente algo que cambie el story board, yo no luzco perfecta últimamente porque creo que alguien se ha encargado de dibujarme ojeras y además no tengo sonrisa colgate aunque ultimamente hay simples cosas que me hacen reir y me reafirman una constante manía por ser testigo sobre lo que el verano va colocando a su llegada.




El agua alivia el cansancio físico acumulado y el olor a flores y la brisa, sosiegan un corazón que escuece con el de tierra mojada..
Yo tan normal, que mi vida transcurre entre un cristal que enmarca la ciudad, escaleras de 40 escalones y en medio de juntas y 3 paredes donde pienso que es mejor el verano para caminar por calles sucias (a veces las unicas armas de una mujer son sus dos piernas), abordar buses y andar bajo el amparo de edificios y luces que hacen su aparición en el reflejo de los charcos...entre los trayectos o los viajes que me endosan y sin chistar porque esas son las circunstancias hará bien dejar el abanico y conseguirse un paragüas cuando tras el cristal se asomen las gotas


Hace tiempo Elijo caminar despacio, orgullosa un tanto distraída y a veces desganada, acompañada de ellos fumando, enderezada por lo tiesa de estar sentada tanto... contenta o cabizbaja ensimismada o bajo la lluvia, muchas veces sola nunca Altiva, acelerada siempre... y una que otra vez descalza como si fuera una niña cuando nadie me ve sobre la alfombra de la oficina.




11 solo lo soñaron:

Jo dijo...

Hoy me voy a dormir mientras llueve afuera mientras yo quiera llover por dentro mientras el, duerma afuera... sin mi

Prosperidad dijo...

No brincas los charcos porque ya eres una mujer hecha y derecha!!! que escribe de manera maravillosa...me parece que tu crees que pasas desapercibida..pero no creo que sea asi..una mujer fuert e, guapa y con lindos zapatos siempre llama la atencion..

Jo Grass dijo...

Pues yo creo que de vez en cuando hay que volver a pisar los charcos, a romper las convenciones y a lucir hermosa y no pasar desapercibida; regalarte un poco de seguridad y autoestima. Y está claro que eres fuerte, bella y decidida, solo que todas, en algún momento, nos sentimos débiles, vulnerables o mal queridas.
besos

marichuy dijo...

"Llueve en mi corazón. Como llueve sobre la ciudad",
dice Verlaine.

Y a veces así pasa, pues la lluvia tiene esa particularidad de ponernos melancólicos, tristones. Me gusta que llueva peor la verdad no me gusta empaparme.

raindrop dijo...

Para mí, los días nublados del verano son los mejores días nublados de todo el año.
Será por el contraste, no lo sé, pero se recibe algo que se necesita cuando todo se confabula para que no lo tengas. Y eso es lo que me gusta.


besos

CRUDO dijo...

porque sera que la lluvia inspira, solo cuando llueve me nace escribir cursilerias, algo tiene que trasforma, por lo menos aquí en mi tierra disfrazada de ciudad cuando por dentro vive un desierto.

Dean dijo...

A mi me encanta la lluvia, pero la última vez que la he disfrutado no he salido a saltar charcos sino que me he quedado mirando y escuchando, como si ya no fuera el protagonista sino un simple espectador.
Un saludo.

tnf25 dijo...

Aquí también llueve, y si como dicen después de llover el agua se evapora y va las nubes para en otro lado volver a llover, ponte atenta que un poema de amor y amargura, unos besos y dos abrazos marrones van en camino para ti…

ѕocιaѕ dijo...

Dudo mucho que pases desaercivida con esos perfectos zapatos que te ayudan a marcar el paso firme a y andar por ahí, podrá ser masoquismo pero ah como se disfruta el desahogarnos mientras la naturaleza parece hacer lo mismo mientras no para de llover.
Podrá estar hecha un caos la ciudad pero el que puedas ser consciente de todo y aprecies entre lo malo y lo bueno te hace no solo ser espectadora de una realidad, si no cómplice del cambio que ésta pudiéra tomar.

Len dijo...

Bueno coincido con todos arriba, los días lluviosos son los mejores, tu post, bueno en sí ya lo estaba, pero me puso muy melancolica, ver a las personas correr bao la lluvia, escuchar el interminable caer de las gotas y bueno pensar en aquella mujer que pasa desapercibida y yo creo que ese tipo de mujeres son de las más especiales porque la vanidad no las opaca, pero bueno igual una debe tener seguiridad e sí misma, es lo más importante, y bueno serán varios días de seguir encerrados en la melancolía y esa espera de un algo que siempre trae el verano!
Un gustazo leerte!

la mis dijo...

daría todo por intercambiarte tus días lluviosos y nublados de verano por estos 45 grados de viento caliente sobre mi cara, parece el tufo del diablo, lo juro... y estoy empezando a enojarme.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog