mayo 24, 2011

Complicidad se escribe Cada Dìa de la Semana

mayo 24, 2011


Me pregunto si jugamos nosotros o es la mano del tiempo la que juega. El tiempo contra el destino.

El tiempo que llevamos jugando contra el destino que manipula lo que nos pasará. Qué partida interesante… A menudo pienso que es el tiempo el que parece jugar y recrearse en ese juego y de pronto nos sorprende, nos elimina o nos hace jaque mate y està el encontrarse con ciertas personas o te mantiene ahi como en reserva o stand by.

Lo último que hizo no se si el azar, el destino o la divina providencia fue llevarme hasta un lugar, y enredarme en un destino. Mis pasos rumbo a los que vislumbro trazos,  siempre dejan tras de sí un sonido maravilloso y no va a resultar fácil dejar de oírlo, a veces avanzo y de reojo ahi esta eso que me tironea del hombro como dàndole un tenor distinto o un sabor especial en medio de mi tedio

Hay huellas que se pierden en la arena; pasos rodeados de tierra, piedras, pasto...; hay ecos que martillean la conciencia, que nos recuerdan de dónde venimos, a dónde vamos... Pero yo caminando hacia donde me lleven mis pasos a veces me encuentro en encrucijadas o en sitios que no me he planteado antes con alguien extraño pero tan conocido por lo que descubro en el.

Seguro que, con verbo grácil y de encantador de serpientes, con quien tejo complicidades por escrito me contestara: que lo que unen son las ausencias, lo que se disfruta es cuando deja el brazo para que no me caiga.  Si le agarro no le suelto ni en sueños y ahi estamos de nuevo en el mismo escenario o distinto contexto pero siempre protagonistas. No se si jugando o construyendo vìnculos que a bien no se a donde llegaran.

y Así nos quedamos unidos (no se hasta cuando) enganchado de mi Brazo o de mi mano o de un dedo o de mi sonrisa o de mi cabello o de mi sorpresa o de mi desconcierto o de mi fantasìa, con esa turbadora facultad de adornar los momentos complicados o diarios y aburridos con las más acertadas palabras.

9 solo lo soñaron:

Jo dijo...

y entre esas se dibujan ojeras o sonrisas

la MaLquEridA dijo...

El destino te hace creer que lo manipulas cuando es él el que mueve los hilos.

la mis dijo...

y entonces te hallas escribiendo sobre ese maldito que hizo que estuvieras acá... quejándote de él, y justo ahora, siento que ríe, mucho.

CRUDO dijo...

Pues tu date, mientras haya de donde agarrar, pss a provechar, no importa porque o como se den las cosas

raindrop dijo...

Sacas una carta y unas dobles parejas se convierten en un full... y la vida, ¿seguirá con su trío o lo habrá mejorado a poker?

Hay que apostar para descubrir el juego

;D

besos

Yuria dijo...

Es que el tiempo nos va imprimiendo unas características de jugador.
Un beso.

kika dijo...

Uno sola va tejiendo sus propios hilos. Sólo que cuando se equivoca o da un paso en falso, quiere desesperadamente echarle la culpa a algún otro...

El tiempo, el destino, el karma son sólo forma de evadirnos.

basilio dijo...

A veces nuestro destino esta donde menos te lo esperas. Quizás la persona con la que compartiras una nueva vida la tienes ahi mismo, la puedes tocar pero no te atreves a estirar el brazo y tocarla.
Ese tren que se marcha o ese avión que despega... y tu te quedas en tierra suele pasar. Solo hay que saber cual es la puerta por la que debes entrar, o cual es la nota del piano exacta para no desentonar la rolita.

marichuy dijo...

El tiempo es todo y nada, creo. También que él siempre, o casi siempre, juega con ventaja.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog