abril 04, 2011

Bonsai Revenge

abril 04, 2011


Cuando era un pendón de 7 años me pensaba que la vida adulta era simple, sencilla y fácil sin tener que pedir permiso a nadie... follar más (o bueno coger, a secas) tener dinero ( dinero a secas) elegir y divertirse,  porque crecer para mi implicaba una serie de actitudes, actividades y tenores que a uno  le urgía llegar a esa etapa para tomar oportunidad casi brincando apenas la frontera de la mayoría de edad.pensando que no habría responsabilidades.

Recordé los días de escuela y todas esas cosas en las que uno habla a veces cuando se fija metas como correr o hacer ejercicio pero es demasiado perezoso para cumplirlas,  Luego están aquellas otras que deberían dar más flojera por lo que resultan en banalidad (comprar en zara Home) y pasas por alto consecuencias o responsabilidades aun siendo soltera de que debes llenar tu refri, antes de llenar de cojines tu sala

Cuando niña me trepaba a los árboles  Al estilo ecológico o a la uzanza primitiva sin prohibición que bueno sería vivir asi...aunque la incomodidad sería poder ir al baño o no sufrir descalabros.  En el colegio había un compañerito japonés que un día me dijo al verme trepada como chango en un árbol, que por ser petit siendo adulta yo seguramente viviría en un bonsai se echó a reir como con cuerda y me pareció cero guay :(  el comentario, se alejó lo bastante y subida ahi pues era imposible volar para alcanzarle sin el riesgo de descalabrarse.

Si me decidiera por el estilo ecológico sin romperme mas la crisma solo habría que depender mas que de un jardinero, unos cuántos tijeretazos sin seguir tendencias estilos o modas, cuidar un poco la plaga y dar mantenimiento a las ramas no como cuando en el rococó abundaban hasta laberintos o estatuas brillosas y garigoleos que solo era una exarcebada pretensión que daba miedo.

Recuerdo que de los regalos  prometidos de niña, una casa de muñecas siempre pedí y lo que recibí a cambio de la mansión que yo quería con diminutos habitantes fue una casa del árbol, asi que años mas tarde A los 13,  pensé que la edad adulta suponía fundamentalmente comprarte lo que tu quisieras, y elegir sin depender de nadie incluyendo los juicios de los adultos de "lo mas conveniente"o lo que resultaba "caro"

Hace unos días coincidí con ese antiguo compañero mio oriental,  hoy en día prominente Arquitecto y charlamos un poco antes de abordar le pedí un par de consejos y recordamos ciertos pasajes de aquel entonces,  noté que apenas me alcanzaba yo enfundada en tacones del numero 11 y quería estallar en carcajadas y vengarme haciendo alusión al comentario de hace unos años sobre el bonsai.  Debería haberle dicho ese apodo,  pero como iba con su hija supongo que sería una salvajada y una afrenta en su honorable y petit persona.

12 solo lo soñaron:

Jo dijo...

hoy debo llenar permisos y formularios catastrales, pagar impuestos o hacer arrreglos notariales
contratos incluidos asi sean para el gas o el albañil para poder decorar o ampliar mi casa

aun cuándo no necesites tanto porque tu eres de talla mediana incluyendo el tamaño de el tacón :P

Dean dijo...

Creciste, pero sigues siendo esa niña inquieta y agradable, un poco responsable, un poco loca; pero sobretodo sigues siendo tu.
Un saludo.

Juan dijo...

De pequeño siempre se tienen unas ideas que cuando llegas a mayor ves la cruda realidad. Es lo que tiene el convertirse en adulto a la fuerza. Un besazo.

basilio dijo...

Que bonito cuando eres un niño sin responsabilidades. Solo te ocupas de que no se te pase la hora de la merienda o de ver la película de moda que pasan en ese momento. Tus tareas del colegio etc. Deseas por todos los medios ser mayor porque te crees que tienes un mar de posibilidades de ser alguien importante, de tener, de poseer. Pero no sabes nada de lo que se te viene encima. Bueno, me estaria alargando un montón contándote anécdotas. Por cierto no creo que seas capaz de subirte en esos zapatos y manejarlos como si tal cosa.... o sí?

the81swriter dijo...

Saludandote desde el otro lado del mundo. Conociendo tus posts y ya en la lista de mis marcadores del explorador.

ѕocιaѕ dijo...

Hola Jo
Cuando crecemos nos llevamos el desencanto de nuetras vidas, ahora esta más pesado y aunque tiene sus ventajas a veces pareciera ser solo una recompensa a tanto trabajo xD.
Tal vez seas de las privilegiadas que al llegar a viejos ya no piden ni ofrecen permisos.
Un abrazote

La Maquinista Yey★ dijo...

Comentario un tanto al margen: Ame tus zapatos!!! :O y si de niña los hubiese visto obvio pediría ser grande ya y usarlos! ahhh y también follar! ah eso! jaja

Kiddo dijo...

Solo diré lo que no debería borrarse nunca de nuestras mentes:

"Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad"

Que fácil sería todo si desde niños entendieramos eso, seguro no nos urgiría tanto crecer.

Un abrazo, querida Jo.

kika dijo...

Cuanta inocencia en nuestros sueños y deseos de pequeño!!
Nuestra urgencia de crecer pasa justo cuando ya estamos fuera de los límites de la inocencia.

la mis dijo...

no existe revancha mala ni que nos sepa amarga... pero casi nunca nos hace felices, ¿será?

la MaLquEridA dijo...

Eres una niñota que usa zapatos del 11 y que juega con muñecos pero esos muñecos ya vienen con vida propia y les da por alejarse a buscar otros juegos

Trovator dijo...

Ahhh esos recuerdos de infacia y poca responsabilidad.. y los encuentros con el pasado, de tales fechas, muy bonito.

Tacones, lindos tacones.

Un abrazo!

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog