enero 22, 2011

En Adjetivos Gastronómicos

enero 22, 2011

Mi abuela Paterna siempre decía que una mujer que no supiera cocinar no iba a ser jamás una buena esposa, que no era verdaderamente una fémina, era medio tirana y malvada le tenía manía a mi madre porque mi padre que había escogido a mi madre era profesionista

Alguna vez mi Abuela materna  aunque con distintas costumbres y vivía en otra latitud curiosamente descubrí que tenía la misma idea,  me ponía a calentar tortillas en el comal cuando apenas tenía 7 u 8 años y no importaba si me quemaba,  cuando descubria que yo tenía alguna reacción decía que una verdadera mujer debía aguantarse...  cosa que nunca entendí o creí puesto que cocinar no tenía que ser un suplicio y además no tenía que ser exclusivo de una mujer.

En terminos de mood gastronómico mi mamá no era la mas diestra,  tan ocupada siempre recuerdo que me daba las recetas por teléfono por su ocupación, pero tampoco era una inútil y a veces me pasaba buenos tips a la hora de hacer una salsa o marinar una carne.  y se que abunda allá fuera cualquier cantidad de mujeres super capaces e inteligentes y que, por no cocinar se les pueda juzgar duramente supongo que tendrá que ver con gustos o curiosidad instalada en tus genes o creatividad o disposición.

Yo siempre temí sinceramente caer  en las clasificaciones que mis Abuelas tenían: La floja,  (reina de el congelado o las maruchan), la Bruta (que no entiende de recetas o todo se le quema), La Princesita  (que mejor se hace manicura) o la Fugitiva de la cocina (se desentiende y paga comida rápida)
Supongo que yo termino siendo a veces el melange de todas esas, a veces implica tiempo y esfuerzo apersonarse en la tarja para elaborar algo, a veces necesitas algo más práctico sin quebrarte la cabeza  y no necesariamente impresionar... y bien es cierto que hay términos tan raros que necesitas aparte  de un libro de recetas un diccionario para poder decifrarlos.

a veces te hace falta motivación o un buen comensal, no sé supongo que por tradición o la influencia de alguna literatura o película que vi en adjetivos gastrónomicos siempre es mejor saborear algo acompañado ya no de un buen manjar sino con alguien mas.

a menos que seas canibal y el manjar que tienes enfrente sea tu comensal.


ñam :P


15 solo lo soñaron:

Jolie dijo...

y como aqui nada es comestible... me paso a retirar
si alguien quiere acompañarme traigase sólo un tenedor

Mariposa Errante... dijo...

Hola:

Pues yo se cocinar poco, pero, pero, pero, lo que hago me queda HARTO DELI-DELI.

Apenas hice una sopa de medula, y dijo el Amore Mio que me quedo ARTO DELI-DELI.

Besos.

Mariposa Errante.

tnf25 dijo...

Coincido con que a falta de un buen comensal o motivación uno se aleja de la cocina, pero la verdad es que es un arte cocinar aunque sea solo para si mismo…por lo pronto voy a prepárame el desayuno…tu gustas?

besos!!!

La Diabla dijo...

awww cosinar!!!
lo amo! jeje y creo que tambien ronda en mi cabeza eso de que una debe saber cosinar aun que sea poquito... para sobrevivir ya de perdida! jejeje
Pero a mi realmente se me da mas cuando las personas para quieres preparo algo me mueven sentimientos! snif!
Saludos Jo!

marichuy dijo...

Crecer con la abuela tiene la ventaja de que una aprende a cocinar. Al menos eso me pasó a mí: gracias a mi abuela le tomé amor a la cocina.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Otro ratito más por tus cosillas. Tus letras, geniales.

Saludos!

Yuria dijo...

La cocina y yo no somos muy íntimas. Me defiendo y sé que lo hago bien, pero con placer: nooooo. Mi pareja se mete mucho, menos mal.

Un beso.

LAGARTO dijo...

la cocina para mi es sin duda un espape del estres me relaja mucho cocinar.

ѕocιaѕ dijo...

A mi me gusta cicinar, lo disfruto es relajante, pero eso de limpiar lo que usaste eso no me gusta pero ni modo hay que hacerlo.
Ahora todos debemos saber cocinar aunquesea poco, no porque seas mujer porque sie ers hombre pues también les da hambre, ya es para sobrevivir, comprar comida todos los días esta caro.

arcademonio dijo...

...entre fogones te hallo...entre aromas especiados que te envuelven te huelo...te contemplo...te degusto...te envaso al vacio para no perder tus propiedades...infinitos besos de bolsillo para mi princesa azteca...

Kiddo dijo...

Yo no soy muy buena cocinera, peor cocinar, si que me gusta.

En todo caso el que tiene hambre, se come lo que le sirvas, pero, creo que nunca conquistaría a alguien por el estomago ¬¬

Abrazo.

Lucercita dijo...

Ahh yo soy de las princesitas sin lugar a dudas :)

@actvservidor dijo...

Habría, querida, que ser invitado a tu mesa, entonces; o mejor aún, cocinar juntos -o aprender de ti, en realidad-.

saluos!!

La Maquinista Yey★ dijo...

Sinceramente la cocina y yo no somos buenas amigas, pero a veces hacemos un pacto y sale bien!!!

:D saludos!!!

BEATRIZ dijo...

Yo aprendía a cocinar porque me gusta saber lo que me como, no tanto por el ritual de creatividad que luego me produce una sensación de aprehensión, cuando algo algún platillo bien terminado y se ve lindo, no quiero que nadie meta mano, así que disfruto mucho comer en restaurantes, es un ritual verdaderamente social para mí.
Un día de estos estuve pensando que seguramente un compositor de música disfruta de manera diferente al escuchar música, igual que un chef disfruta de manera distinta el arte de la comida...al fin, son formas de apreciar los placeres por medio de los sentidos, preguntame de ideas descabelladas!
Un abrazo más porque lo pueda alguien necesitar, hoy lo necesito yo. Así que te mando uno grande.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog