octubre 11, 2010

La Partida de Ajedrez

octubre 11, 2010
La escena transcurre entre paredes cubiertas de tapices y techos de madera artesonada. A la derecha una amplia chimenea, en cuyo frontispicio aparecen pintadas las armas de la casa.  Frente a a chimenea, a la izquierda una gran ventana con vidrieras emplomadas al puro estilo medieval.  En un ángulo de la estancia se abren dos contrapuertas una conduce a las habitaciones interiores y otra da a una escalera.  Escabeles, sillones de alto respaldo, cojines blasonados, doseles de seda, bancos y arcones de madera tallada y en el primer término de la izquierda una mesa con un juego de ajedrez.
A finales del siglo XIX el artista italiano Gerolamo Induno pintó este cuadro e ilustra la elaboración de escenas de género donde mostraba la cotidianeidad burguesa y en la representación de escenas sacadas de la literatura de la época.  Induno fue uno de los más conspicuos representantes del arte del Risorgimento y tomó una escena de un libro conocido de Francisco Villaespesa

Cuenta la historia de que Renato, era un viejo señor feudal,   que tenía una hija: Yolanda. Ambos viven aislados en un castillo en los Alpes. Pese a la insistencia de su padre, Ella rechaza tomar marido y vive dedicada al cuidado de su padre y al juego del ajedrez en el que se ha convertido en una experta.

Un día, la monótona vida del castillo se ve rota por la llegada de un antiguo camarada de armas de Renato, el conde Oliverio de Fombrone, y su paje Fernando. Éste es un joven apuesto y valeroso pero su orgullo molesta a Renato. El enojo de éste alcanza su cenit cuando el joven le dice que aprendió los difíciles movimientos del ajedrez y que nadie le supera en dicho juego. 
Decidido a dar una lección al paje le insta a jugar contra su hija bajo cierta condición si gana tomará por esposa a su hija pero si pierde perderá la vida:
La partida pronto toma mal cariz para Fernando quien rápidamente pierde una pieza. Pero Yolanda, mientras juega y conversa ocasionalmente con el joven, se va enamorando de él. Comienza a advertirle sus jugadas débiles, pero al darse cuenta de que ni aún así va a lograr Fernando superarla, empieza ella misma a hacer jugadas flojas hasta quedar en una posición desesperada.  Yolanda, temiendo quizá la insistencia de Renato, mueve ella misma una pieza de Fernando y se da jaque mate. 


11 solo lo soñaron:

Jo dijo...

El drama ha terminado esta vez la contrapartida tiene un final feliz

la mis dijo...

si tan sólo nuestra vida fuera un juego de ajedrez...

Sigilo dijo...

¿Qué se le va a hacer? A veces movemos las piezas y lo que logramos es precisamente Perder la partida. Por acción o inacción. ¿Quien dice que no es una partida?

Dean dijo...

Las chicas suelen mover la ficha definitiva, aunque al principio de la partida no se haya querido ni siquiera emprender el juego; de todas formas es sólo una partida y ya habrá otros tableros y otras estrategias.
Un saludo.

Kiddo dijo...

En el amor aveces cedemos el triunfo, pero no es el único aspecto. Yo lo hice por un amigo, se quizo medir en fuercitas en mi contra frente a una de sus pretendidas, cuando se vio inminentemente a punto de ser vencido, me hizo un a seña referente a ella. Le cedí el triunfo, sabiendo que era yo quien perdía menos.

Un abrazo Jo.

Mariposa Errante... dijo...

Hola:

No siempre se puede dar jakkke.

Besos.

Mariposa Errante.

marichuy dijo...

Nada como el egoísta placer de darse jaque mate uno mismo, jeje.

la MaLquEridA dijo...

Final de telenovela.

Ivanius dijo...

¿Será porque en tal partida del amor el único resultado perseguido por ambos era el jaque?

Javier dijo...

es momento de saber cómo movemos nuestras fichas...

Simbad de la Porra dijo...

pero terminó ganando.

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog