febrero 06, 2008

Playa suicida

febrero 06, 2008
primera parte:

El pueblo habìa cambiado mucho desde la ultima vez que fuimos todos en familia con mi padre. La línea de la playa estaba cubierta de grandes edificios blancos, enormes adefesios de ladrillos gigantes hechos de cemento y vidrio que miraban directamente al mar, tan cuadrados y grises como búnkers. Y a sus pies como hormiguitas, montones de bares y changarritos anunciando con cartulinas fosforecentes baratas sus calamares y ensaladas con letras estridentes para llamar mas la atención sobre todo con las faltas ortográficas.

El fin de semana se vislumbraba largo así que, que mejor escapar de la rutina y hacer algo diferente esta vez. Me senté sola en la terraza del único bar que encontré abierto y pedì un vaso de vino tras otro, estaba decidida a beberme 33 vasos como mis 33 años. Pero no puedo recordar a ciencia cierta en realidad cuantos me bebi, debo haber perdido la cuenta. fui bebiendo vasos y vasos lentamente, mientras miraba aquella enorme extensiòn de color crema que era la playa haciendo juego con el color del agua y el cielo y conforme pasaban las horas ese mismo paisaje iba cambiando de color.

Ahora entendìa un poco mejor como hacían los impresionistas.

El cielo fue tornandose alternativamente celeste, luego añil, azul indigo, cobalto, azulón , violeta. y el mar tornose color botella, luego esmeralda y al final verdinegro. La arena adquirió un matiz cremoso con gris por añadidura entre ocres, castaños y pardos rojizos.

Creo que comenzé a sentime mareada pues el paisaje de pronto lo miraba cual caleidoscopio en un delirio cromático. Finalmente cayó la noche y todos los colores se fundieron en uno solo, salvo algunas farolas que alumbraron mi camino de regreso a la cabaña en el camino y la verdad no pude contener las ganas de contar las estrellas que me tope, el cielo estaba fantasticamente plagado.

Debieron pasar un par de horas y tenía frio, claro con mis treinta y tantos encima no pude hacer demasiado, Me asomé por un ventanal y no había ni una alma en la playa, solo yo, la arena, el agua y todas las estrellas asomadas como vigilándome; habìa unas sutilisimas lineas blancas que las olas iban dejando marcadas a la orilla, hechas de espuma, que se deslizaban y desaparecìan al unìsono de la otra que le seguia. Empezé a pensar que podría caminar hacia el agua, caminar y caminar hasta que ya no tocara el fondo y ahogarme sin más.

Como alfonsina storni o como Virginia Woolf (que cursi, lo se), Morir joven y con elegancia.

Si resistes la natural urgencia de salir a la superficie y respirar, la muerte por asfixia en el agua es la menos dolorosa de las que existen. Es incluso placentera. Una muerte dulce. La carencia de oxigeno produce alucinaciones y uno se va desvaneciendo en una especie de extasis, sin enterarse. He oido decir que algunas personas practican el sexo con la cabeza metida en una bolsa de plastico, incluso con mascaras de gas puestas, porque la carencia de oxigeno multiplica por diez la intensidad del orgasmo. !Que bizarro! pensé

Entonces el mar serìa mi ultimo amante. Las olas me darían el beso de la muerte. Lamerìan dulcemente todo mi cuerpo y asi seria el final.

Como me las gasto de soñar demás también supuse que llegaría a un país submarino donde el animo amedrentado, los malos pensamientos, la depresión dinamitada, las deslealtades, las traiciones, los rencores, los amores perdidos o desafortunados, la amargura, la melancolìa y las ganas constantes de llorar no tendrían cabida. Miraba con ganas la paz que el mar proporcionaba y que la muerte puede poder proporcionar. Pero sabía que aunque entrara al agua, no iba a tener el valor de ahogarme y sinceramente sentía un intenso deseo de acabar con todo, pero no tenía fuerza de voluntad necesaria para acabar realmente. No tenía ninguna razón por la cual divagar si seguir viviendo, pero tampoco sufria demasiado o con la suficiente intensidad para determinar mi destino de un modo fatal y dejar de respirar por voluntad propia.

Aún me quedaban delante años si me ponia optimista y delante de ellos hombres a los que no entendería y todo un mundo desbaratado con el que tendría que lidiar a diario, relaciones humanas o carnales si bien me iba ...en fin.

No tenia miedo , no me daba miedo morir. No se que me pasaba por la cabeza pero en realidad lo único que me daba miedo era seguir viviendo

Lo siguiente que recuerdo es despertar entumecida, con la boca seca como corcho y un repicar intermitente en las sienes. comenzaba a molestarme la luz de el sol que ya estaba bastante alto en el cielo y tocaba ligeramente el borde de la cama rozando mis dedos de los pies y las piernas, la arena caliente seguramente que parecìa un nido acogedor a esa hora del día . Me quedè dormida, con la conciencia embotada por el vino y el hipnótico murmullo de las olas y de pronto abro los ojos otra vez, con unas subitas ganas de ir al baño!... menos mal no fue cerveza. corri estrepitosamente, beber en exceso perjudica.

Es malo andar tan sola, en dias feriados emborrachándose sin nada que hacer y tan dispuesta siempre a soñar tan raro, a ser tan rara en si, y soñando con agua
necesito un novio urgente y un baño

(to be... continuará)

7 solo lo soñaron:

Anónimo dijo...

vaya, pero debes aclarar el novio no debe ser celoso, para no volver a caer en las garras del control

que guste de tus paseos tranquilos de playa en fin de semana aunque estemos en pleno carnaval. (pareces tranquila) que beba un buen vino y que te despierte antes que aparezca el sol

y sobre todo que te lea como a virginia woolf y a alfonsina, eso si de alfonsina pasa solo que no sea menor que tu, sino mucho mayor
no es por nada pero los hombres mayores cumplimos con todos los requisitos si abres convocatoria yo me inscribo..

Fernando dijo...

Porque la prisa en llegar, si al final lograremos el mismo destino? Si el tiempo, el solo, se encarga de envenenarnos poco a poco...Quizas es cuestion de orgullo y yo no entiendo de esas cosas.
Y a quien le dejamos hacer estas cronicas: A los que escriben los letreros en las playas con faltas ortograficas?
Creo en las reacciones en cadena. Mas de una pieza del domino se caeria y uno que otro suicidio solidario no podria descartarse.

Baakanit dijo...

Jolie, t'est reelment joli.
Hay mucha intensidad en tus escritos, uno palpa esa soledad que te envuelve. 33, para poder contarlos hay que alquilar a un contable y sentarlo en la mesa.

Cuando visites NY, tendrás a alguien que te acompañaría en la "vevida" como dicen esos letreros.

Como dice Fernando, luego quién nos escribiría?

To be continuará es la solución, hay que seguir, como sisifus, empujando la piedra hasta la cima, aunque se nos caiga colina abajo miles de veces.

Ciao

basilio dijo...

Hay que joderse la cantidad de colores que viste cuando estadas pedo. El cielo celeste, añil, cobalto. La arena cremosa, parda rojiza.. Con las cosas que tienes pendientes de hacer, y sigues pensando en lo más fácil(ahogarte).
Los cobardes son los que se ahorcan, y los que se pegan tiros, y los que se tiran desde los puentes y se ahogan voluntariamente. Que bonito, verdad?. Eso es lo más fácil. No te interesa nada? Piensa en positivo, en la cantidad de cosas bellas que te rodean. El amor te vendrá cuando menos te lo esperes. Eres super joven y guapa. Lo sé porque conozco tu lado bueno de las fotos jaja, tu sonrisa llena de dientes, tus huellas digitales.
(lo siento por los demás que dejan sus comentarios, que no conocen nuestra complicidad)
Oye, me ha gustado lo del polvo con la bolsa de plástico, o meterte una goma de butano en la boca (menos mal que no es por el culo). Te propongo que nos bañemos en una playa paradisiaca y que me cojas del cuello e intentes ahogarme, al mismo tiempo que yo...
(solamente de pensarlo se me bajan los calcetines solos) Asique no te ahogues todavia y concedeme ese capricho tonto. Besotes

Defeña salerosa dijo...

Todos tenemos días así. Hoy fue un día particularmente malo para mí.

Me pasa lo mismo con el vino.

Ash, quisiera expresarte palabras de aliento, epro no las tengo ni para mí.

Voy a leer la continuación...

Jane dijo...

wowww me transportaste a la playa que padre ha de ser tener un cumple asi,, nada mas quitandole las gans de ya no estar aqui... estas super joven todavia te falta un buen de camino y de historias por vivir y de gente por conocer.
saluditos!

Carolin dijo...

Ay Dios! ya somos dos, me siento tan identificada con tus letras, hay días raros en donde la soledad pica más que el sol. A veces un traguito cae bien, yo lo hago, pero te entiendo la soledad a veces cansa.

Abrazos!

Joe's books

Elogio de la vagancia
Tacones en el armario
El vicio de la lectura
Noticias del Imperio
The Name of the Rose
Mujeres de ojos grandes
Aura
The Death of Artemio Cruz
The Book of Laughter and Forgetting
The Joke
Immortality
Laughable Loves
The New Drawing on the Right Side of the Brain
The Last Nude
Art and Fear: Observations on the Perils (and Rewards) of Artmaking
The Art Book
The Scrapbook of Frankie Pratt
Concerning the Spiritual in Art
Griffin and Sabine
Color: A Natural History of the Palette


Joe Toledo's favorite books »

Juntos codo a codo Somos mucho más que un blog